Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Motivos para huir de Barcelona en julio (I)

Motivos para huir de Barcelona en julio (I)

Advertising

En avanzado quede esta cita de Catulo: "Diariamente la maldigo: ¡pero que me maten si no la quiero!". Amamos Barcelona con locura. Su gente, las calles, el buen tiempo, restaurantes, bares y ahora en julio, festivales como el Grec o el Cruïlla. Pero la urgencia vital de tener ya vacaciones y varios motivos tan antipáticos como verídicos me hacen creer que quizás va siendo hora de huir unos días de la ciudad.

1. Tolerancia turística agotada: Podemos hacer cientos de quejas razonadas sobre el turismo, pero cuando te das cuenta que te irrita que un turista se detenga repentinamente para hacer una foto de una farola de la calle Avinyó, es que tu paciencia ha llegado a su límite. Huye de Barcelona antes de enloquecer.

2. Aún no has llegado a mitad de mes y no te queda dinero: Entre el Festival Grec, el Cruïlla, las cenas al aire libre, las cervezas en terrazas, y todo lo demás, no tienes un céntimo. Ya se sabe: "Barcelona és bona si la bossa sona". Nosotros añadimos: "Si la bossa no sona, fuig de Barcelona".

3. No pisarás la playa: Entre semana no puedes ir porque trabajas y cuando llega el fin de semana preferirías subir a Montserrat de rodillas al mediodía antes que restregarte con millones de británicos chamuscados para conseguir plantar la sombrilla en cualquier playa de la ciudad.

4. Transporte público, deporte de riesgo: La temperatura del metro es la misma que la de la Base rusa de Vostok, en la Antártida: -89.2º. Teniendo en cuenta que la temperatura del andén es la de una sauna finlandesa, las posibilidades de supervivencia que tenemos después de un trayecto rutinario son mínimas.

5. Eau de orina, el perfume del verano: No es que sea una particularidad de julio, pero se sabe que con el calor los olores, especialmente los más desagradables, se acentúan. Al anorak que hay que llevar para sobrevivir a las temperaturas gélidas del metro hay que sumarle una máscara anti-gas homologada para cruzar el Gótico sin desmayarse.

Share the story
Últimas noticias
    Advertising