Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

¡Móviles prohibidos en vacaciones!

Por
Pau Roca
Publicidad

Si os hablan de la nomofobia lo más seguro es que no sepáis qué es. Es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil. La enfermedad del siglo XXI, dicen. El término, que es una abreviatura de la expresión inglesa 'no-mobile-phone phobia', fue acuñado durante un estudio realizado por la Oficina de Correos del Reino Unido y el país donde hay más afectados por este pánico es España. Es donde hay también más adicción adolescente a internet: el 29% de los jóvenes de entre 18 y 24 años aseguran que no podrían vivir sin el móvil. Los síntomas de este trastorno son sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza, agresividad y dolor de estómago. De acuerdo, suena muy mal, pero tampoco hay que ser apocalípticos ni dramáticos, simplemente ser conscientes de que el móvil no puede ser imprescindible en nuestra vida y hay que saber hacer un uso racional de él.

Ahora que vienen las vacaciones de verano desconectaremos del trabajo y de la rutina diaria -o lo intentaremos- y uno de los puntos más importantes para lograrlo es prescindir del móvil. Ni WhatsApp, ni Facebook, ni Twitter, ni correos, ni aplicaciones. Dejar el maldito aparato en un cajón y no mirarlo más que en caso de extrema necesidad. Parece imposible, pero para eso hay empresas como Into The Tribe que quieren ayudarnos a hacerlo realidad con una de las primeras Digital Breaks que se harán en el Estado.

Las Digital Breaks se estrenarán en Cataluña este mes de mayo y el plan es una escapada de 2 o 3 días, en este caso al Penedès, con grupos pequeños, en entornos de ensueño... y móviles restringidos. Y restringidos significa que sólo se pueden hacer llamadas en caso de extrema necesidad. Cuando se llega al hotel los organizadores bloquean los móviles para "desconectar de la vida digital y volver a conectar con las personas que nos rodean y la naturaleza. Una oportunidad para tener un mejor equilibrio entre la vida real y virtual ", dice su fundador Vincent Dupin. Reducir el estrés y la ansiedad de los teléfonos móviles haciendo que, por ejemplo, la gente deje de mirarlos mientras come. Parece una tontería, pero es uno de los momentos preferidos de los móvil-adictos (¡y potenciales nomofóbicos!) para evitar cualquier tipo de relación verbal y centrarse en la pantalla del IPhone.

En los Digital Breaks que propone Into The Tribe, las escapadas antimóvil se complementan con salidas a vela, yoga en un jardín tropical, talleres para aprender a hacer pan y jabón, a tocar el djembe y pasear, por ejemplo, entre los viñedos del Penedès. Un paréntesis sin móviles que os costará entre 200 y 300 euros. Pues qué queréis que os diga, quizás es buena idea y muchos (me incluyo) lo necesitamos.

Últimas noticias

    Publicidad