Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Reducir mesas... o cerrar
Noticias / Ciudad

Reducir mesas... o cerrar

terrassa cavamar

Casi la mitad de las terrazas de Barcelona se verán afectadas por la nueva ordenanza del Ayuntamiento, que puede hacer que reduzcan en un 60% sus dimensiones (en algunos casos más). Se trata de un hecho muy grave, dicen, en tanto que la mayoría de estos establecimientos funcionan gracias a los beneficios de las terrazas. Ya no sólo se pone en peligro la temporada de verano de estos locales y miles de puestos de trabajo en los próximos meses, sino que afecta a la supervivencia de muchos bares de la ciudad. Esta es la conclusión a la que llega el Gremio de Restauración de Barcelona al ver que el gobierno de Colau tiene en mente agilizar un proceso que ya puso en marcha Trias para revisar las distancias que las terrazas deben mantener con vados, árboles o fachadas.

Y es que el asunto muy en serio. Hasta 1.470 establecimientos de la ciudad (de los más de 4.000 afectados por la ordenanza) han recibido ya la notificación del Ayuntamiento de reducir sus terrazas ... o cerrarlas. Porque, todo sea dicho, es cierto que desde hace casi diez años (justo cuando se puso en marcha la ley anti-tabaco) los bares y restaurantes de la ciudad decidieron ocupar las calles con sus mesas. Quizás deberían haber controlado el asunto entonces, ya que en los barrios más turísticos esto se multiplicó. Sin embargo, la nueva ordenanza afecta a toda Barcelona, ​​y no sólo en los barrios más frecuentados por turistas. Con la nueva ley, algunos establecimientos deberán reducir el número de mesas hasta en un 80%. Y qué dice el actual gobierno? Pues que quieren ponerse al servicio de los vecinos y de su comodidad. Y los hosteleros? Que son los vecinos quienes más consumen en las terrazas de los bares de la mayoría de barrios, a excepción de los barrios del centro donde hay más turistas.

Sea como sea, vienen días movidos en el sector de la hostelería: empresarios de bares y restaurantes de Barcelona anuncian movilizaciones sin precedentes para paralizar una ordenanza que puede marcar un punto de inflexión en la ciudad.

Advertising
Advertising