Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Rutas por Barcelona en bicicleta
Michael Mueller

Otoño sobre ruedas: cuatro rutas en bicicleta para disfrutar de Barcelona

El comienzo del frío no es una excusa para no salir a rodar: con la protección de los accesorios para cuello y cabeza de BUFF® y estas recomendaciones, las calles serán vuestras

Time Out en colaboración con BUFF®
Publicidad

Barcelona ha cambiado mucho en los últimos años, y ahora es una ciudad plenamente adaptada al uso de la bicicleta. No sólo se ha incrementado el número de kilómetros de carriles bici, sino que la gente también ha cambiado su mentalidad en cuanto al transporte, y la bicicleta se observa como un medio para moverse saludable, limpio y divertido. Eso ha propiciado que, de manera no planificada, muchos ciclistas –tanto de los que salen a rodar por carretera como los que no salen de la ciudad– visualicen el plano de Barcelona como un mapa de rutas posibles para hacer ejercicio o, simplemente, disfrutar de la ciudad y de sus paisajes mientras circulamos durante un rato.

Esto es lo que os queremos recomendar: cuatro rutas urbanas sin salir de Barcelona –como mucho, adentrándonos un poco en la periferia– que podréis alternar en diferentes días o semanas, cuando os apetezca coger la bicicleta y salir a dar una vuelta. Ahora alguien dirá que el clima ya no es tan agradable como en verano, pero quien hace deporte y le gusta la bici sabe que esa no es ninguna excusa. En primer lugar, porque el otoño en Barcelona es benigno, apetece salir, y también porque abrigarse con estilo y sin descuidar ninguna parte sensible del cuerpo –gorro para la cabeza, un tubular para el cuello– es posible gracias a la amplia gama de productos de la firma BUFF®, especializada en accesorios para deportistas urbanos.

BUFF® acaba de lanzar la campaña Elevate Your Ride, en la que presenta su nueva línea de accesorios para cubrir el cuello y la cabeza de los ciclistas necesitados de protección contra el frío: piezas de tejido elástico, como Original EcoStretch, que eliminan la humedad y protegen contra el viento, el frío y el sol, ideales para todo el año y muy prácticos, por lo tanto, en los cambios de estación. Los complementos BUFF® están pensados para todos los momentos del ejercicio: el calentamiento –es importante empezar con una protección firme–, el tiempo de máximo esfuerzo y la distensión posterior. La vida urbana normalmente nos obliga a tener horarios incómodos, y muchos deportistas deben entrenar a primera hora de la mañana –incluso cuando no hay sol– o al final del día, cuando las temperaturas bajan. Y en ese aspecto, los productos BUFF®, como DryFlx®, que cuentan con elementos reflectantes, son altamente útiles. Y una vez bien equipados, vamos a conocer esas rutas.

A la orilla del mar
Michael Mueller

1. A la orilla del mar

Barcelona está bendecida por un litoral extenso, y una ruta típica en bici consiste en recorrer la línea de la costa. El punto de partida puede ser variable y podemos dar tantas vueltas como queramos, pero podríamos empezar al pie de la montaña de Montjuïc, en la plaza de Drassanes, continuar hasta encontrarnos con la estatua de Colón, tomar el carril bici del Moll de la Fusta, enlazar con la calle del Doctor Aiguader hasta Port Olímpic (para evitar así el gentío de la Barceloneta) y luego seguir el paseo marítimo hasta llegar al Besós. Evidentemente, podemos ampliar la extensión de la ruta y seguir hasta Badalona y Montgat o, en dirección contraria, hasta el Prat, aunque estas extensiones son para ciclistas expertos y aquí os proponemos una ruta lúdica y urbana. La ventaja de esta ruta es que es llana, amplia y, si la hacéis por la mañana, también es cálida, pues tendréis el sol a la derecha. En todo caso, protegeos de la brisa marina con un tubular Original EcoStretch.

A la orilla del río
Foto: Shutterstock

2. A la orilla del río

Desde hace un tiempo, los márgenes del río Besòs están perfectamente arreglados para poder pasear, correr y circular por ellos. Por tanto, el entorno se ha convertido en una nueva zona en la que hacer deporte es agradable. Cubríos con vuestros accesorios BUFF® y lanzaos a explorar. Si lo deseáis, podéis ir enlazando rutas, porque esta sería la continuidad lógica de la anterior, si termináis en el Fòrum. Lo mejor es que encontraréis un carril bici asfaltado y de doble sentido que sigue el curso del río a lo largo de 5 kilómetros. Otra ventaja de este recorrido es que nos acerca a zonas de la ciudad alejadas del centro, donde hay calles amplias y una densidad de tráfico baja, como la parte de Bon Pastor y, más hacia el interior, Poble Nou, que son barrios muy agradables y que nos permiten llegar hasta el centro si seguimos las indicaciones que conducen a la plaza de las Glòries.

Publicidad
Vistas desde la altura
BUFF®

3. Vistas desde la altura

Si nos interesa pedalear en subida, tenemos varias opciones de montaña. Hay una ruta muy típica, que es la que recorre la Carretera de les Aigües, pero si no queréis moveros por donde estará todo el mundo, hay un par de opciones interesantes. A muchos ciclistas de nivel avanzado les gusta hacer la subida al Tibidabo, como preámbulo para rodar más adelante por Collserola y quizá, incluso, cruzar el macizo hasta llegar a la zona más abierta y natural de Valldoreix y Sant Cugat. Es una ruta fresca, así que no dejéis de equiparos con un tubular DryFlx®. Y también está la opción, más apta a todo tipo de ciclistas, de subir y bajar Montjuïc, donde las carreteras son amplias, hay zonas de llano y las vistas son imponentes. Una ruta inteligente para evitar el tráfico sería entrar por la Zona Franca –y no tanto por plaza de Espanya, subiendo hasta el Poble Espanyol–, por ejemplo desde el Sot del Migdia, al final del carrer del Foc, que conduce por el paseo Olímpic y permite salir por Poble-sec. Por supuesto, esta ruta no estará completa si no se conquista la cima del castillo.

Rectas urbanas
Michael Mueller

4. Rectas urbanas

Si lo que os interesa es rodar sin mucha interrupción sin salir de la ciudad, una de las mejores zonas es la parte norte de la Diagonal. Usad un tubular BUFF®, no solo para el frío sino también para protegeros de la polución. No hace falta pedalear hasta llegar a Sant Joan Despí (en esa zona, además, el tráfico se complica). Así que un punto de inicio sería el Parc de Cervantes, desde donde recorreríamos toda la zona universitaria y el primer tramo de la Diagonal hasta llegar a la plaza de Francesc Macià. Esta es una ruta muy utilizada por los runners, ya que hay un carril amplio, una cierta tranquilidad y mucho espacio para moverse en línea recta. Una vez en Francesc Macià, hay varias opciones: seguir hasta Glòries por el carril bici de la Diagonal, o elegir un desvío alternativo, como la calle Urgell hasta llegar a Gran Vía, que ofrece un recorrido recto igual de interesante entre la plaza Universidad y la Zona Franca, donde podréis optar por subir a Montjuïc y hacer la ruta anterior. Y así, volver a empezar.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad