Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Nadal
Foto: Shutterstock

7 tips para deshacernos de los residuos navideños sin dañar el planeta

Incluso los activistas del reciclaje pueden tener dudas en algún momento sobre cómo separar determinados materiales y residuos. Casi todo es reciclable, ¡solo hay que saber cómo!

Time Out en colaboración con Generalitat de Catalunya
Publicidad

A lo largo de las fiestas de Navidad es probable que nuestra casa se convierta en un post-party eterno en forma de papeles de regalo, cajas, embalajes, restos de alimentos y bebidas, piezas de juguetes, electrodomésticos que ya no funcionan y una serie de objetos que confirman que las fiestas van viento en popa. Aunque lo ideal es intentar reducir los residuos en el momento de hacer las compras –ajustando bien las cantidades, apostando por opciones sostenibles y de proximidad, eligiendo tiendas de barrio, etc.– también es importante saber reciclar correctamente y depositar cada cosa en su lugar correspondiente.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es si realmente lo que tenemos entre las manos es un residuo con una vida útil completamente terminada. Si es un electrodoméstico viejo, ¿existe la opción de arreglarlo? ¿Podemos dar una segunda vida para otra función a los embalajes y cajas de los productos? ¿Podemos conservar o congelar ciertos alimentos? ¿Es posible tratar de vender o incluso regalar algunos utensilios que nosotros no necesitamos pero que quizás otra persona sí? Si la respuesta a todas estas preguntas es no, significa que sí, que nos encontramos delante de un residuo y que debemos deshacernos de él de la forma correcta. Y si no sabéis cómo, siempre podéis consultar la web de la Agència de Residus de Catalunya. En todo caso, tomad nota de estos tips para hacerlo debidamente.

Mensaje en una botella
Foto: Shutterstock

Mensaje en una botella

La red está llena de webs de manualidades para dar una nueva vida a vuestras botellas de plástico y, con un poco de gracia, convertirlas en archivadores, macetas o portalápices, entre otros. Si las manualidades no son vuestra pasión, debéis saber que las botellas de plástico, las latas y los briks deben tirarse al contenedor amarillo, y las de vidrio al verde. Intentad elegir siempre envases grandes con el fin de reducir los residuos: ¿por qué no comprar una cerveza de litro para una reunión de grupo en vez de un montón de quintos? ¿O una pizza familiar en lugar de varias individuales?

A vueltas con el café
Foto: Shutterstock

A vueltas con el café

Ni que decir tiene que el mejor café es el que se compra a granel y se prepara recién molido, pero también sabemos que en la actualidad la realidad no siempre es esta. ¿Y las cápsulas de café? Todavía hay mucha gente que cree que deben tirarse al contenedor amarillo, cuando lo mejor que podéis hacer es depositarlas en los contenedores específicos de los que disponen las diferentes tiendas. En el caso de no tener una tienda cerca, hay que mirar cuál de los puntos limpios más próximos los aceptan, ya que cada vez son más los que lo hacen. Si utilizáis la clásica cafetera italiana, el café irá al contenedor de los residuos orgánicos.

Publicidad
Una balsa de aceite
Foto: Shutterstock

Una balsa de aceite

¿Sabíais que el aceite que se utiliza para cocinar y se descarta debe guardarse en una botella y llevarlo a un punto limpio? En Navidad se utiliza un montón y todavía hay mucha gente que sigue arrojándolo por el fregadero, un gesto muy contaminante.

¿Y las servilletas?
Foto: Shutterstock

¿Y las servilletas?

Siempre es mejor utilizarlas de tela, pero, si no es el caso, se deben depositar en el contenedor gris, el de los restos orgánicos, en el caso de que estén usadas. Las servilletas que no se han utilizado se pueden tirar en el contenedor azul, con el resto de papeles.

Publicidad
Con los juguetes no se juega
Foto: Shutterstock

Con los juguetes no se juega

Un error habitual es tirar los juguetes de plástico en el contenedor amarillo. La realidad es que todos aquellos juguetes que no sobreviven a la Navidad, o aquellos que decidís tirar para dejar sitio a los flamantes juguetes nuevos, deben depositarse en el punto limpio. Otra opción interesante es darlos a alguna organización que pueda hacer un segundo uso.

Espejo roto
Foto: Shutterstock

Espejo roto

Es usual que la vajilla de casa sea la primera en sufrir los excesos navideños. Todas esas tazas, vasos y platos rotos no se lanzan al contenedor verde, como tampoco las bombillas, los espejos y los ceniceros. Estos residuos deben llevarse al punto limpio más cercano.

Publicidad
Cada cosa en su sitio
Foto: Shutterstock

Cada cosa en su sitio

Los objetos que están hechos de dos materiales diferentes suelen dar lugar a confusiones a la hora de reciclarlos. En todos los casos, lo que hay que hacer es serapar los materiales y depositarlos en los contenedores correspondientes. Si no es posible, lo mejor es llevarlos a un punto verde o tirarlos a los residuos. En el caso de las botellas de vidrio, hay que quitar el corcho o el tapón y tirar solo la botella al contenedor verde, y por lo que respecta a los botes (de salsas, legumbres, etc.) se tiene que tirar el tapón al contenedor amarillo y el bote al verde. 

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad