Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Nadal trencat / Navidad rota
Foto: Shutterstock

5 motivos para visitar el punto limpio después de fiestas

Que el punto limpio se convierta en vuestra segunda casa durante las fiestas de Navidad y, sobre todo, cuando acaben: cuando llegue la hora de deshacerse de todo lo que se ha estropeado, o que ya no necesitáis, y que pueda ser reciclado

Time Out en colaboración con Generalitat de Catalunya
Publicidad

Terminan las fiestas y en los hogares se agolpan un puñado de objetos y residuos que recuerdan que la Navidad ha dado mucho de sí. Quien más quien menos ha renovado armarios, juguetes y cocinas gracias a los regalos que han traído los Reyes y Papá Noel y se encuentra, cuando llega enero, con un montón de electrodomésticos, objetos viejos, juegos y ropa que ya no necesita, además de las clásicas luces de Navidad estropeadas, pilas, decoración navideña que ya no se reaprovechará y mucho más. Aunque es habitual que mucha gente acabe dejando en la calle todos estos restos de la Navidad, y que a menudo, llegado enero, los encontremos junto al contenedor gris a la manera de un inquietante escenario postapocalíptico, la mayoría de estos objetos que nos recuerdan que la fiesta ha terminado tienen un lugar en los puntos limpios.

Barcelona cuenta con una extensa red metropolitana de puntos limpios, que se puede consultar en la web de la Agència de Residus de Catalunya, que reciben y almacenan de forma selectiva todo tipo de residuos y productos para que puedan volver a ser utilizados, sea a través de reparaciones o mediante un proceso de reciclaje que permita recuperar y reutilizar los materiales que los componen. Hay tres tipos de puntos limpios en la ciudad: fijos, móviles (vehículos de recogida itinerante según un calendario) y mini puntos limpios (los llamados puntos verdes de barrio), para que toda la ciudadanía tenga al alcance un lugar donde poder reciclar con facilidad todo lo que no tiene cabida en los distintos contenedores. Si visitáis el punto limpio después de las fiestas, debéis tener en cuenta todos estos aspectos.

Se hizo la luz
Foto: Shutterstock

1. Se hizo la luz

Luces de Navidad que no funcionan, fluorescentes, lámparas de vapor de mercurio y bombillas se deben llevar al punto limpio, así como las pilas y baterías usadas, aunque también hay puntos específicos de recogida de pilas en diferentes lugares de la ciudad. ¿Habéis cambiado la batería del coche durante las fiestas? También debéis llevarla al punto limpio, al igual que los neumáticos pequeños y los aceites de motor.

Cambio de armario
Foto: Shutterstock

2. Cambio de armario

Si los Reyes os han traído un arsenal de ropa y cosméticos para empezar el año con un aspecto renovado, debéis saber que en los puntos limpios hay un contenedor específico para depositar ropa y zapatos, así como cosméticos. De hecho, el inicio de año es un buen momento para hacer un cambio total de armario, deshacernos de lo que no necesitamos y empezar 2022 dejando atrás nuestro antiguo aspecto con la ayuda de un punto limpio.

Publicidad
Obsolescencia programada
Foto: Shutterstock

3. Obsolescencia programada

Tostadoras, altavoces, panificadoras, yogurteras, móviles, tabletas, equipos de música que ya no usáis, exprimidores, raclettes que han dejado de funcionar, estufas de baño, ordenadores, relojes digitales... Son muchos los pequeños y medianos electrodomésticos que han sido relevados estas fiestas y su lugar, siempre que no se les pueda dar un segundo uso, es el punto limpio. Si tenéis que tirar una impresora, también podéis llevar al punto limpio los cartuchos de tinta y los tóners.

Chapa y pintura
Foto: Shutterstock

4. Chapa y pintura

¿Tenéis pensado aprovechar la Navidad para hacer obras en casa? Si vuestro plan es pintar alguna habitación, instalar enchufes, restaurar armarios o cualquier otra ambiciosa obra de bricolaje casero, debéis tener en cuenta que pinturas, barnices y cables eléctricos de todo tipo también se deben llevar al punto limpio, así como aerosoles y sprays.

Publicidad
Las excepciones
Foto: Shutterstock

5. Las excepciones

Pero atención, porque a pesar de que casi todo se puede llevar al punto limpio o se puede reciclar en los diferentes contenedores, siempre hay excepciones. Vigilad con determinados residuos industriales que pueden ser tóxicos y peligrosos, y atención también con los medicamentos y residuos sanitarios: existen contenedores específicos habilitados en muchas farmacias (lo que sí podéis llevar a los puntos limpios son las radiografías). Tampoco tienen cabida los restos de madera, escombros, muebles y trastos y residuos orgánicos, salvo las cápsulas de café, sean de plástico o aluminio, que sí se pueden llevar.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad