Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

3 propuestas para no desperdiciar alimentos estas fiestas

Que los nervios de ejercer de chefs para familia y amigos no hagan que acabemos comprando en exceso, planificando mal las comidas y derrochando un montón de alimentos durante las fiestas de Navidad. ¡Cocinar con sensatez es posible!

Time Out en colaboración con Generalitat de Catalunya
Publicidad

Navidad es una época del año que invita a los excesos en todos los ámbitos: gastronómicos, etílicos, económicos... ¡incluso sentimentales! Sin embargo, esto no quiere decir que haya que tirar la casa por la ventana, olvidar la cordura que os caracteriza el resto del año y acabar malgastando recursos innecesariamente. Así pues, no es necesario renunciar a estas semanas de hedonismo sin fronteras que brindan las fiestas, sino, simplemente, y como propone la Agència de Residus de Catalunya, planificar y diseñar bien las compras para disfrutar de una Navidad espléndida y, al mismo tiempo, reducir residuos, lo que también notará vuestro bolsillo.

Uno de los ámbitos donde el desperdicio es más evidente durante la Navidad es la alimentación. A las comidas en familia se añaden las reuniones de grupo de todo tipo, los amigos invisibles con compañeros de trabajo o de aficiones…: un continuo de encuentros alrededor de una mesa bien surtida que suele acabar con un montón de alimentos y envases en la basura. La buena noticia es que esta situación es fácil de evitar si se ponen en marcha una serie de gestos que le permitirán comer muy bien sin desperdiciar ni una miga de pan. En el caso límite de no poder aprovechar los restos de comida, hay que recordar utilizar el contenedor marrón de fracción orgánica. Pero, para no tener que utilizar los contenedores ni una sola vez durante las fiestas, tomad nota de estas tres ideas.

En casa, sentido común
Foto: Shutterstock

1. En casa, sentido común

Planificación es la palabra que debéis grabaros a fuego a la hora de diseñar los menús de Navidad. Hay que tener muy claro qué se comerá y las cantidades por persona, e intentar comprar solo según lo previsto. Huir del menú infantil y que los niños coman lo mismo que los adultos servirá también para ahorrar tiempo, dinero y recursos, y ellos estarán encantados igualmente: la visita de Papá Noel y los Reyes les suele hacer perder el apetito. No es necesario diseñar comidas eternas para comer bien: con un aperitivo, un primero, un segundo y un buen postre casero será suficiente. Si a pesar de la planificación sobra comida, no dudéis en congelar lo posible o darle una nueva vida: ¿por qué no hacer unas croquetas o unas empanadas con las sobras del pavo? ¿O unos buñuelos o un carpaccio si queda marisco? Si lo que le ha sobrado son turrones, siempre podéis preparar una buena mousse que se puede decorar con barquillos troceados. 

Restaurantes con principios
Foto: Shutterstock

2. Restaurantes con principios

Cada vez son más las personas que celebran las fechas señaladas y otros encuentros navideños en el restaurante, y se rinden al placer inigualable de quitarse el delantal por un día. ¿Se puede ser sostenible fuera de casa? ¡Por supuesto que sí! No pedir más de la cuenta y llevarnos las sobras de comida y vinos son los primeros pasos a seguir cuando visitamos un restaurante. Elegir, en la medida de lo posible, establecimientos sostenibles que trabajen con productos de proximidad y con proveedores locales también es una decisión que tenemos al alcance para una Navidad más sostenible, así como apostar por platos elaborados con verduras y legumbres en detrimento de aquellos que tienen las carnes como protagonistas, así como de aquellos que llevan productos exóticos llegados de muy lejos.

Publicidad
'Delivery', placeres a domicilio
FOTO: Shutterstock

3. 'Delivery', placeres a domicilio

El 'take away' y 'delivery' han llegado a nuestras vidas para quedarse, y quien más quien menos se regalará un homenaje en casa durante la Navidad. Solo dedicando unos minutos a informarnos podremos escoger opciones sostenibles tanto en lo que respecta a la materia prima como a la forma de envío o embalaje, que cada vez más suele ser compostable en este tipo de empresas. No pedir vasos o cubiertos si ya los tenemos en casa es otra manera de reducir residuos, así como apostar por tamaños más grandes en vez de individuales.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad