Las 5 mejores películas de submarinos de la historia

El 5 de diciembre se estrena 'Kursk', una película claustrofóbica e hipertensa dirigida por el danés Thomas Vinterberg. Aprovechamos el estreno para entrar en los mejores submarinos de ficción. Iniciamos inmersión en 3, 2, 1...
Kursk
Por Time Out en colaboración con A Contracorriente Films |
Advertising

Muchos de vosotros recordaréis la historia del Kursk, el submarino de la flota rusa que en el año 2000 naufragó en el mar de Barents. Ninguno de sus tripulantes fue rescatado con vida. El cineasta danés Thomas Vinterberg, conocido por títulos tan controvertidos como 'Festen' (1998), dirige un guion de Robert Rodat –guionista de 'Salvar al soldado Ryan', de Steven Spielberg– que recrea las últimas horas de aquellos hombres que se enfrentaron a la muerte en el fondo del agua. Aún emocionados, aprovechamos que 'Kursk' se estrena el 5 de diciembre para recordar las mejores películas de submarinos de la historia del cine.

The abyss

'The abyss' (1989), de James Cameron

Mucho antes de 'Titanic', a James Cameron ya le interesaba el cine de catástrofes acuáticas. A finales de los 80 dirigió esta película de ciencia-ficción que tiene lugar durante la Guerra Fría, cuando un submarino nuclear americano, con la bodega cargada de misiles, naufraga cerca de las Islas Caimán tras chocar con un objeto no identificado. La armada decide enviar una división, con Ed Harris en cabeza, para destruir todos los secretos navales que yacen en el fondo del agua, sin siquiera imaginar que en el camino se encontrarán con un ser paranormal. El uso de cámaras sumergibles fue revolucionario.

Life aquatic

'Life aquatic' (2004), de Wes Anderson

Una de las obras maestras del director de 'Gran Hotel Budapest' es esta aventura anfibia, en la que Bill Murray, Anjelica Huston, Cate Blanchett y otros tripulantes de primera línea se embarcan en un submarino amarillo fantasioso, el Belafonte, e inician un viaje subacuático en busca de un tiburón gigante con la piel tigrada y luminosa. La película es un homenaje a Jacques-Yves Cousteau, el mítico oceanógrafo del gorro rojo, y a sus viajes a bordo de su nave 'Calypso', pero también es una parodia de Moby Dick y la obsesiva ira del capitán Ahab.

Advertising
Das boot

'El submarino' (1981), de Wolfgang Petersen

No podía faltar en la lista una película bélica ochentera. Esta cinta alemana, claustrofóbica y letal, ocurre en el interior de un submarino nazi que en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, sale a patrullar desde el puerto de La Rochelle. En su interior, los hombres se debaten entre maquinaria oxidada que bombea sin parar, crujidos metálicos y gritos de emergencia. Es terrible la escena en la que torpedean el convoy británico y después emergen a la superficie para contemplar cómo arde, mientras una neblina roja va empañando el paisaje.

Yellow submarine

'Yellow submarine' (1968), George Dunning

El animador George Dunning recreó el universo psicodélico del 'Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band' de los Beatles en esta película alucinante, llena de colores flamantes, que parecía diseñada bajo los efectos del LSD y donde sonaban grandes hits como 'Nowhere man' y 'Lucy in the sky with diamonds'. Empezaba en Pepperland, una ciudad policromática y sinfónica perdida en el fondo del mar, que se veía amenazada por las tropas invasoras de los Blue Meanies, sus eternos rivales, que querían pintarlo todo de azul. Un submarino amarillo salía en busca de ayuda y llegaba hasta Liverpool.

Advertising
K-19

'K-19: The Widowmaker' (2002), de Kathryn Bigelow

Todas las películas de Kathryn Bigelow tienen un aliento infernal. En 'Detroit' recreó los disturbios violentos y la tensión racial que se apoderaron de Detroit en 1967 como si estuviera dirigiendo un relato de terror. En la oscarizada 'En tierra hostil' filmó la Guerra de Irak con una cámara que parecía asfixiarse en cada plano. Y en 'K-19' nos introdujo en las tripas del primer submarino nuclear que botó la URSS durante la Guerra Fría y nos hizo sentir como si nos hubiera tragado un cachalote de hierro. El protagonista, por cierto, era Harrison Ford.

Advertising