Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 'Un verano ardiente', de Philippe Garrel
Un verano ardiente

'Un verano ardiente', de Philippe Garrel

Es la primera película del director francés que se estrena en España

Por Josep Lambies
Advertising

Siempre le hemos atribuido una juventud de opiáceos y jeringuillas, corrosiva y pasada de vueltas, que acabó en seco con una terapia de electroshock. No se sabe cuánta verdad hay en esto. Pero sí que es cierto que Philippe Garrel estuvo mezclado con los círculos de la Factory. Uno de los primeros trabajos que se le conocen es un retrato filmado de Nico, que fue su compañera sentimental durante casi diez años.

¿Qué tiene que ver la primera imagen de Monica Bellucci en 'Un verano ardiente'?
Siempre me ha gustado filmar la belleza de las mujeres. Lo hice con Nico, en los tiempos de The Velvet Underground, pero también con Mireille Perrier en el principio de 'Elle a passé tant d'heures sous les sunlights' (1985). No soy el primero. Lo han hecho algunos de mis cineastas preferidos, como Cassavetes con Gena Rowlands. Y lo hizo Proust. Es como ir a un museo. Monica Belluci es como una madonna de Ticiano.

Quizá porque has renunciado al blanco y negro de rigor.
Esto es una cuestión de producción. Si fuera por mí, quizá hubiera rodado en blanco y  negro, pero cuesta mucho que te compren una película si no es en color.

A esto se le llama hacer de la necesidad virtud.
Hay artistas que utilizan el color más allá de la estética, que lo convierte en una cuestión moral. Bergman en 'Gritos y susurros' con el rojo. O Antonioni con 'Il deserto rosso', también con el rojo.

En 'Un verano ardiente' hay tres generaciones de Garrel.
Sí, y fue la última aparición de mi padre, Maurice Garrel, en una película. Yo era plenamente consciente mientras rodábamos. Murió justo cuando acabábamos el montaje, en junio del 2011. Aquel septiembre vimos el film en Venecia y cuando llegó su escena tuve una sensación muy fuerte. Fue como encontrarme con un fantasma.

No es la primera vez que unes a tu padre y a tu hijo en un film ¿Por qué?
Con mi hijo Louis es diferente. Yo le di su primer papel en el cine en 'Les baisers de secours' (1989), cuando tenía seis años. Rodar con él es como quedar para desayunar, una actividad mundana. En 'Un verano ardiente' hay jóvenes desorientados, como 'Les amants réguliers' (2005). ¿Qué hay de ti, de tu pasado?
Es una película dedicada a mi mejor amigo, Frédéric Pardo, un pintor que murió en 2005. Nos movíamos en los mismos círculos. Él tuvo una relación larga con la actriz  Tina Aumont, que salía en una de mis películas, 'Les hautes solitudes' (1974). Era un mundo pequeño.

¿También 'La frontière de l'aube' (2008), la inmediatamente anterior, era un in memoriam?
Pero aquella estaba dedicada a otra persona. El tono era completamente diferente.

En 'Un verano ardiente' hay una fiesta, muy parecida a la de 'Les amants réguliers'.
Porque es la misma coreógrafa, Caroline Marcadé. Ya habíamos trabajado juntos en 'Salvaje inocencia', en el año 2001. Había visto alguno de sus espectáculos de danza, y me gustaba porque no trabajaba con bailarines profesionales, sino con actores. Esto es nota en 'Les amants réguliers', con el 'This time tomorrow' de The Kinks, y se nota aquí. Hay una fuerza diferente.

¿Quiénes son los actores?

En general, alumnos míos. En 'Les amants réguliers' había cerca de 45. Ya te lo he dicho, me gusta trabajar con gente que conozco.

También hemos hablado de tu padre. Le estás dedicando una película, ¿me equivoco?

No te equivocas. Se llama 'La jalousie'. Hablo de cómo lo veía y sus relaciones con las mujeres cuando era pequeño.

La crítica

Un verano ardiente

5 de 5 estrellas
Cine Drama

Inédito en nuestra cartelera durante más de cuatro décadas, Philippe Garrel es sin duda uno de los directores más importantes del cine francés. Así que toca celebrar el estreno, por fin, de una de sus películas en nuestros cines. 'Un verano ardiente' contiene buena parte de sus obsesiones: la fragilidad de las relaciones amorosas, la evocación de los que no están y el compromiso político. También hay una ruptura: maestro del blanco y negro, Garrel firma un excelente trabajo sobre el color. 'Un verano ardiente' se abre con el cuerpo desnudo de Monica Bellucci sobre unas sábanas de terciopelo azul y da paso a un accidente narrado con muy pocos medios. Todo queda dispuesto para un relato íntimo y doloroso, protagonizado por el hijo del cineasta, Louis, y con una breve aparición de su padre, haciendo de fantasma. Murió poco después del rodaje.

Recomendado More from Christmas

    More from Christmas

      También te gustará

        Advertising