Alice Sara Ott, en L'Auditori

La joven referente del piano será la invitada de honor durante toda la semana
Alice Sara Ott
Alice Sara Ott
Por Marta Porter |
Advertising

Con sólo 25 años, la alemana de ascendencia japonesa Alice Sara Ott es un referente del piano a nivel mundial. Estos días ofrecerá tres conciertos en L'Auditori: el Concierto para piano núm. 1 de Liszt con la OBC, un recital con Mozart, Schubert y Mussorgski, y un concierto de cámara con la famosa Trucha de Schubert.

¿En cuál de estos formatos te sientes más cómoda?
Son todos diferentes. El recital se corresponde con mi último disco con Deutsche Grammophon y en este formato estoy sólo yo en el escenario, así que tengo que interactuar más con el público. El de Liszt es el primer concierto para piano que toqué en público cuando tenía 14 años, y es una pieza muy especial para mí. En los conciertos de orquesta, debo estar pendiente de muchas cosas: del director, de los músicos y, por descontado, de la música. Lo mismo sucede con la música de cámara, donde tengo que escuchar con mucha atención a los otros solistas. Ahora estoy esperando con interés la colaboración con los solistas de la OBC. No puedo decir que prefiero un formato u otro, cada uno es especial en su sentido.

¿Qué son los proyectos Rhapsody in the School y Yellow Lounge que promueves?
Rhapsody in the School es un proyecto en el que los artistas van a las escuelas a hacer conciertos y a explicar la música y sus compositores. Creo que es un proyecto muy interesante porque anima a los niños a tomar parte de ella. La mayoría de los estudiantes nunca antes había escuchado música clásica. Después de la actuación, hablando de compositores y de la vida de los músicos, los estudiantes pueden conectarse a la música y ser más curiosos. Es un procedimiento similar al que se hace con el pop. En general, la música clásica no la suelen escuchar en sus casas, y piensan que sólo es para gente de clase alta. En cambio ahora algunos de ellos vienen a mis conciertos, y me siento muy feliz de que el proyecto haya abierto una nueva ventana a los estudiantes. Y Yellow Lounge son conciertos de música clásica en formato de club. Cuando toqué por primera vez tenía 19 años y estaba muy nerviosa. El público estaba sentado en el suelo, al lado del piano de cola, mucho más silencioso que el público habitual de la música clásica y muy atento a lo que hacía. Pensé que les gustaría que tocara obras populares de Liszt o Chopin, pero muchos me dijeron que preferían a Beethoven. ¡Me sorprendió!

Tu hermana también es una gran pianista. ¿Qué os llevó a las dos hacia la música?
Mi madre fue una gran influencia. Teníamos un piano en casa y escuchábamos mucha música clásica. Cuando yo tenía tres años, mis padres me llevaron a un concierto de piano en Munich y fue entonces cuando decidí que quería ser pianista. Mona y yo hemos tocado varias veces juntas

Ganaste tu primer concurso de piano a los siete años y un día decidiste no competir más.
Los concursos son una buena oportunidad para prepararse y actuar delante del público. Cuando gané estaba muy feliz, pero después pensé que no quería competir contra nadie por la música

Tocas descalza.
Simplemente, me siento más cómoda y probablemente el público ni se da cuenta, porque los pies están cubiertos por el vestido. También me gusta porque no tengo que llevas zapatos de concierto cuando viajo.

¿Puedes equilibrar el trabajo y la vida privada?
Parece difícil, pero es realmente fácil siempre que seas feliz con lo que haces.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com