Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right El clavecín de Christophe Rousset
Christophe Rousset

El clavecín de Christophe Rousset

Nos transportará a las cortes europeas del Barroco con su clavicémbalo

Por Marta Porter
Advertising

Hace apenas un año, Christophe Rousset nos visitó como director de orquesta en la producción liceística 'Las bodas de Figaro', de Mozart, con un más que notable éxito. Ahora vuelve dentro del marco del Festival de Música Antiga, para mostrarnos su faceta de clavicembalista en un recital. Fundador de uno de los grupos más prestigiosos en la interpretación de música antigua, Les Talens Lyriques, Rousset es uno de los directores más respetados en este repertorio a escala mundial. Sin embargo, su incursión en el mundo de la música se produjo gracias al clavicémbalo, instrumento del que acabó convirtiéndose en un virtuoso.

"Cuando era joven soñaba con ser arqueólogo, supongo que por eso me dediqué a la música antigua - explica-. La idea de descubrir cosas nuevas era un motor muy importante. Ahora, cuando toco el clavecín, siento que recupero un sonido perdido, un repertorio musical que lleva siglos escondido, y siento esa misma excitación inicial. No hay sensación mejor que la de revivir obras que no se han escuchado durante siglos ".

En esta ocasión, Rousset interpretará una serie de obras que entroncan con algunos de los compositores y clavecinistas más relevantes de la corte de Luis XIV y de otras cortes europeas. Un repertorio barroco lleno de contrastes, de luces y sombras que se interrogan sobre la vida y la muerte, como la 'Pavana en Re menor' de De Chambonnières, la 'Suite en Fa mayor' de Couperin, la 'Suite en Re' de De Anglebert y la 'Suite XIX en Do menor' de Froberger.

A los 52 años, este músico nacido en Aviñón ya forma parte de la segunda generación de clavicembalistas y directores que han dedicado su vida a redescubrirnos el repertorio barroco con instrumentos originales. Rousset se siente heredero de una tradición iniciada por el gran Gustav Leonhardt, con quien estudió. "La técnica idiomática del clavecín la descubrió Leonhardt, fue él quien creó la escuela holandesa en La Haya de la que han surgido excelentes intérpretes y donde yo estudié. Leonhardt me descubrió un mundo nuevo y siempre le estaré profundamente agradecido ".
Después de estudiar en La Haya, Rousset regresó a Francia y en 1991 fundó la orquesta Les Talens Lyriques, un conjunto que saltó a la fama en todo el mundo después de la grabación de la banda sonora de la película 'Farinelli', que vendió más de 600.000 ejemplares. Con Les Talens Lyriques, Rousset ha podido combinar las dos vertientes de su formación, el de clavecinista y el de director de orquesta.

Según Rousset, en Francia, la voluntad gubernamental ha permitido dar a conocer la música antigua y hacerla enraizar entre el público. "Ya hace años que se creó un movimiento muy fuerte en defensa de la música antigua. Francia ha conseguido formar un público muy amplio y activo gracias al Ministerio de Cultura y el Centro de Música Barroca de Versalles, que hacen mucho trabajo para la difusión de este repertorio ayudando en la producción de muchos conciertos y en la grabación de estas producciones, y también en la radio, que se ha convertido en una herramienta muy importante para la difusión de este repertorio".

Esto ha permitido que, en la situación de crisis económica mundial, los músicos del país vecino sufran menos que en otros lugares. "Sí que hay crisis, pero muchos de nosotros resistimos. Yo tengo una agenda bastante llena y muchos compromisos futuros. Si las instituciones resisten, nosotros resistiremos". Lo demuestra el hecho de que después del concierto de Barcelona inicia una extensísima gira por Canadá y Estados Unidos que combinará con conciertos en París, Londres, Viena, Bruselas y el Festival de Edimburgo.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising