La Gran Duquesa de Gerolstein

Música, clásica y ópera
3 de 5 estrellas

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que esta actividad aún se hace.

Al estreno de 'La gran duquesa de Gerolstein' acudieron zares, emperadores, reyes, príncipes, marajás y sultanes. Todos en París para asistir a los festejos de la Exposición Universal de 1867. Todos en el teatro para aplaudir una farsa antimilitarista de Jacques Offenbach. Música ligera para un libreto quizá no tan inocente: tres años más tarde estalla la guerra franco-prusiana y la opereta bufa es prohibida.

El trabajo de la joven Companyia Bratislava (cuatro intérpretes y un pianista) es una reducción radical de una obra que suele verse en escenarios majestuosos como el Châtelet de París. Ajustado a sus magras posibilidades de producción, el montaje que han estrenado en el Teatre Gaudí es, a  cambio, una fiesta de ingenio, diversión y vitalidad escénica. Su energía burlona y clownesca recuerda a la exhibida en sus inicios por Comediants, Dagoll Dagom, incluso el Lliure de 'La bella Helena'. Gran trabajo de mímica, excelente coreografía de Jordi Ribot Thunnissen, y una desinhibición interpretativa que transforma una opereta de la Belle Époque –y sus dificultades– en un cómic 'underground'.

Una versión que gustará a los que conocen la historia de la insaciable zarina Catarina la Grande (que ascendía a sus soldados por sus servicios horizontales); a los que se ríen con las desventuras de los Fritz y Otto en las trincheras del Sturmtruppen de Bonvi; a los que consideran 'Sopa de Ganso' de los hermanos Marx una obra maestra. Para todos y cada uno hay un momento de homenaje, guiño y diversión.

Publicado

Detalles

También te gustará
    Últimas noticias