Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los locales más frikis de Barcelona

Los locales más frikis de Barcelona

De copas y a comer por los bares y restaurantes más frikis de Barcelona, la cara oculta de la noche.

O'Barquiño
©Iván Moreno O'Barquiño
Por Òscar Broc, Martí Sales y Ricard Martín |
Advertising

Peret decía que Barcelona es poderosa. Sí, pero nosotros añadimos que tiene un poder 'freak' que hace caer de culos. A veces entrar a tomar una copa en un bar es como caer en una dimensión paralela o un cuento de terror: duendes, bosques, bares ocultistas, confesionarios sadomaso, enjambres gigantes de mariposas ... ¡La Sagrada Família cubierta de lonchas de jamón! Cualquier ayuda en la lucha contra el aburrimiento se agradece, y más aún si podemos flipar en colorines agarrados a un buen lingotazo. 

NO TE LO PIERDAS: Y si no quieres sustos, date un garbeo por los bares más bonitos de Barcelona. 

Bares y pubs, Bares nocturnos

Sor Rita

icon-location-pin El Gòtic

Ingredientes: un chorrito de Carmen de Mairena, una pizca de Pepi, Luci y Bom, una loncha de Paco Clavel, un trocito de Falete, dos gramos de Paca Carmona, la ralladura de un callo de Marujita Díaz y aceite. Muchísimo aceite. Bienvenidos a Sor Rita, posiblemente el tugurio más kitsch de Barcelona, el único bar que ha conseguido colar su foto en la Enciclopedia Catalana para ilustrar la definición de petardeo. El nombre del local (diminutivo castellano para definir a las señoras alocadas) tiene poco de eclesiástico, de hecho es un espacio que atrae pecadores, libertinos y canallas, como la miel a Winnie The Pooh o las chocolatinas a Sloth.

Time Out dice
Bares y pubs, Bares

O'Barquiño

icon-location-pin El Raval

Barcelona tiene secretos en cada rincón. Si la vives como un explorador en la jungla, si miras bien detrás de las tapias, al fondo de un callejón, si te adentras por aquel pasaje sombrío que escupe buganvillias, si tiras siempre por la calle que no conoces, puedes encontrar sorpresas mayúsculas. En la calle Príncipe de Viana, corto, recóndito, justo detrás del Tres Tombs, hay un bar gallego aparentemente vulgar. Pero tiene un piso de arriba. Si vais un sábado o un domingo a partir de las nueve de la noche, os parecerá que entráis en la dimensión desconocida. Allí arriba se celebra un espectáculo de música semanal: un grupo de personas mayores enamoradas de la copla se reúnen para cantar, bailar y beber juntos.

Time Out dice
Advertising

Piscis

icon-location-pin El Raval

El Piscis es un altar kitsch: su sala con luces rojas y sofás de escay debería ser proclamada patrimonio de la humanidad. Uno de los enclaves canallas más indomables de la ciudad.

Time Out dice
Bares y pubs

The Bollocks Bar

icon-location-pin El Gòtic

Bar roquero de excelente decoración y cerveza barata con música de fondo que nos transporta a la época de Guns'n'Roses. También encontraréis un maniquí de Eddie de Iron Maiden, sentado en el váter, colgado de la pared. ¡Oh yeah!

Advertising
Restaurantes

Miku Maku

La lacónica reseña del indexador ("bar restaurante con cocina ininterrumpida que sirve desayunos, arroces, hamburguesas y platos mediterráneos") no hace justicia a Miku Maku, un local de espíritu psicotrónico: la mascota de la casa es un mono gigante que en ocasiones especiales, como su cumpleaños, cubren de lonchas de jamón (¿imagináis la estampa de un gorila recubierto con 21 kg de lonchas de serrano? Y también hacen lo mismo con otras figuras animales, incluso con un dragón de Gaudí ). Aunque su gusto dudoso no tiene límites: ¡incluso han cubierto de jamón una reproducción de la Sagrada Familia! Algo que sin duda mejoraría el edificio original, en nuestra humilde opinión. Son exploradores de las posibilidades de la comida. Ahora que el añorado Bárbaro -los de las salchichas de metro y medio- cerró, aquí todavía se atreven a hacer cosas como preparar una hamburguesa de diez kilos y 50 cm de diámetro, y cada jueves hay tortillas de patatas gigantes.

La Cobra
© Irene Fernandez
Restaurantes

Bar La Cobra

icon-location-pin Ciutat Vella

El tabernero te dice que tienes que probar el veneno estrella, el Odditea, una curiosa mezcla de whisky, chai y cítrico. Pero con el cóctel tienes suficiente para flipar. Estás en un museo demoníaco, un pozo alucinatorio que palpita a ritmo de rock duro. Hay un rincón dedicado a Edgar Allan Poe, con una foto del maestro y un cuervo. Pero la joya de la corona es una esquina forrada literalmente con radiografías: el papel de pared que haría llorar a Marilyn Manson.

Time Out dice
Advertising
Bares y pubs, Coctelerías

Tinta Roja

icon-location-pin El Poble-sec

Bar-cabaret de ensueño, con coctelería argentina y una sala de teatro donde en ocasiones hay tango en directo y actuaciones de trapezistas. Un sitio perfecto para tomar una copa en una atmósfera suave y misteriosa, onírica

Time Out dice
Restaurantes, Japonesa

Minamo Barcelona

En este restaurante japonés de lujo sólo hay dos opciones: un menú degustación al mediodía y otro por la noche. Degustaréis la alta cocina nipona en su versión más refinada, un banquete excelente. Ahora bien, por la noche hay un añadido: combinan la comida con un espectáculo de luz y de color en el que en el momento álgido sueltan a cientos de mariposas que vuelan entre los comensales. No sé vosotros, pero si a veces ya me desagrada que me impongan la música de fondo a la hora de la cena, aunque es peor que me bombardeen la cara con puñados de lepidópteros mientras como.

Advertising
Bares y pubs, Cervecerías

Barkiria

icon-location-pin Sants

Si eres fan del heavy metal, eres fan del rollo viquingo (hay un 90% de posibilidades de que sea así). Bajo esta premisa, en Sants está Barkiria, un bar de espíritu 'power metal' con temática viquinga. Eso sí, aquí el vínculo con los antiguos nórdicos no es celebrar ceremonias 'ásatrú', sino beber hidromiel marca Odín con un cuerno, y la celebración de conciertos de folk-metal en formato acústico (si es que esta paradoja es posible). Ahora, también son un bar viquingo de barrio, y eso quiere decir que lo atrapan, con todas las fuerzas posibles: desde clases de baile en línea para las abuelas del barrio, hasta bocadillos planchados, y tienen una máquina arcade con una treintena de juegos 'vintage'. Ya sabéis, si el trabajo os hace sentir 'berserk', una litrona en honor de Thor descargará adrenalina.

Bares y pubs, Coctelerías

El Bosc de les Fades

icon-location-pin Ciutat Vella

Aunque siempre esté lleno de turistas, este lugar mantiene un 'je ne sais quoi' que empuja al nativo a tomarse una copa una vez cada cierto tiempo. El bar del Museu de Cera de Barcelona es la reproducción de uno de aquellos bosques siniestros que aparecen en los libros de Tolkien o Ursula K Le Guin. El momento en el que se apagan todas las luces de golpe es ideal para arrimarse al acompañante.

Advertising