Vámonos de bares

Te decimos cuales son los mejores locales para beber en la ciudad
NitCriticaRobadors.jpg
Robadors, 23
Advertising

Barcelona es una de las ciudades con más vida nocturna del Mediterráneo. Nuestros expertos han seleccionado algunos de los mejores bares de la ciudad, que compartimos con vosotros.

Restaurantes, Mediterránea

Bar Calders

icon-location-pin Sant Antoni

Fanes de Pere Calders, Dios os ha escuchado. En el callejón que lleva el nombre del escritor ha aparecido hace poco una de las joyas más recomendables de Sant Antoni. Tienen libros del autor catalá, tiran las cañas con muñeca docta y ofrecen un coleccionable de tapas de barrio que hace temblar de placer. Obviamente, lo mejor es tomar vermut. Tienen de cuatro tipos, pero si lo que queréis es Priorat en vena, el de Falset resulta obligatorio. Por cierto, su terraza es uno de los secretos mejor guardados del barrio: no os sacarán de allí ni con una grúa.

Time Out dice
Bares y pubs, Coctelerías

Tinta Roja

icon-location-pin El Poble-sec

En esta cueva hurgada en el cemento del Poble-sec se respira el aroma canalla y bohemio de las tabernas de tango y variedades de principios del siglo pasado. El bar tiene doce años de historia, que no es poco, pero parece más antiguo que la necrópolis de Giza. Los ectoplasmas susurran milongas al oído y el ambientador podría ser el desodorante de Eliseo Subiela.   Entrar en el Tinta Roja es como acceder a una feria victoriana de ocultismo organizada en Rosario, a medida que uno se adentra en sus profundidades rojizas de bar portuario, iréis encontrando muebles, mesas y sillas antiguas, extraños objetos cubiertos de polvo -una bicicleta, un acordeón-, cuadros amarillentos de otros tiempos ... Un desfile de elementos bastante viejos, pero sobrados de encanto, que dan paso a un escenario casi grotesco donde se imparten clases de baile y ofrecen conciertos de tango.   Aquí todo parece sacado de un sueño, de una alucinación de absenta. La atmósfera es irreal e invita a una embriaguez lisérgica, que se ve acentuada por la penumbra, las luces rojizas y los incontables rincones oscuros que esconde el local. Una iglesia anacrónica en época de coctelerías premium y chiringuitos hipsters. Por cierto, si bebéis lo suficiente Legui -un licor argentino delicioso - y no os dan miedo las psicofonías, acercad la oreja a la pared: escucharéis a Carlos Gardel cantando aquello de Mi Buenos Aires querido desde un gramófono de ultratumba.

Time Out dice
Advertising
Camera
Restaurantes

El Bar de l'Antic Teatre

icon-location-pin Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Tiene el look deteriorado de las asociaciones culturales alternativas. Si lo que buscáis son camareros con cuerpo de Adonis, David Guetta a toda caña y Absolut con Red Bull a precio de petróleo, mejor que vayáis al Opium Mar. El Antic Teatre es un espacio viejo y reciclado, pero tiene una de las mejores terrazas interiores que he visto en mi vida. Un patio gigante con brotes anárquicos de vegetación para tomar algo a la fresca, coger el puntillo a base de quintos y hacer tiempo antes de las actividades culturales que organizan. Mourinho no podía tener más razón: teatro del bueno.

Advertising
ifm
Bares y pubs

Smoll

icon-location-pin El Gòtic

No hay nada igual en Barcelona. Una caja de cerillas vintage que casi pasa desapercibida, un rinconcito retro trufado de luces, sillas y mesas de diseño de los años 60-70, un pequeño orgasmo estético que, si queréis, os podréis llevar directamente a casa. Todo el mobiliario, incluso la vajilla! - Está a la venta. ¿Mi fantasía? Que me toque un Euromillón, entrar y decirle al camarero con una sonrisa: "Te compro todo el bar".

Bares y pubs, Coctelerías

L'Entresòl

icon-location-pin Gràcia

El local apuesta por la 'qualité: la decoración es sencilla, comedidamente moderna, con líneas claras y aseos debidamente desinfectados.   No necesita nada más, porque su personalidad se define sobre dos ejes inamovibles: una selección musical que provoca ataques de priapismo (si desea escuchar Snow Patrol vaya al Karma) y los mejores gintonics de Gràcia, entre ellos el señorial Tanqueray Rangpur, una obra de arte con lima, infusión de té verde y el mismo aroma que la nuca de Ana de Armas. Atención, adictos a la ginebra, tienen más de 35 marcas premium y un recetario de gintónics que haría cantar ópera a Guti. Además, aquí van en serio y se imponen los cubitos de calidad- aguantan enteros hasta el final-, la copa redonda de toda la vida y la destilería más high-class. Sin rodeos: L' Entresòl lo tiene todo para ser uno de los mejores bares de Barcelona. Observo como los camareros hacen bailar las botellas de ginebra. DJ Mater, el residente más atlético, sólo tiene oídos para el caviar y pincha Kanye West tras Vampire Weekend. Veo tías buenas. Muchas. La quinina de la tónica me va dejando sordo de placer. Miro alrededor, sonrío y Miles Dufrasne, uno de los responsables de esta catedral etílica, me pone la mano en el hombro y me dice al oído: "Bienvenido a la familia".

Time Out dice
Advertising
Bares y pubs

Absenta

icon-location-pin La Barceloneta

Un local pequeño y bastante tranquilo (aunque los sábados está lleno hasta los topes), con mesas redondas y sillas recicladas y dos sofás con revistas para echarles un vistazo. También hay una pequeña librería con ediciones antiguas de los clásicos de la literatura. Si te van las emociones fuertes, no dudes en pedir la absenta de cannabis: dos morados al precio de uno. Su terraza es muy codiciada.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com