Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 4 motivos para ver en directo a Ronnie Spector

4 motivos para ver en directo a Ronnie Spector

Apunta la fecha del 18 de junio en tu agenda: quien fuera la voz principal de The Ronettes y una de las figuras femeninas principales del pop de los 60 actuará en Barcelona con un concierto retrospectivo de toda su carrera

Por Time Out en colaboración con Sala Apolo
Advertising

La serie de conciertos de los Caprichos de Apolo lleva una línea magnífica desde hace años, y de vez en cuando la categoría de los artistas elegidos va más allá de un simple capricho, y se instala en la condición de concierto imprescindible. Es el caso de la próxima visita programada en la Sala Apolo, este próximo 18 de junio, ya que la protagonista de la velada es una figura mítica del pop de todos los tiempos, Ronnie Spector, quien fuera la voz central del trío The Ronettes, la musa del mítico productor Phil Spector –con quien estuvo casada durante seis años– y más tarde reconvertida en una vocalista feroz del soul-rock de los 70, que colaboró ​​activamente con los miembros de los Beatles una vez se desmanteló la banda.

El concierto está anunciado como una reunión, también, de la formación original de The Ronettes, así que la velada promete ser importante en dos sentidos: como un hecho de justicia para con una figura importante de la música popular, que a sus 74 años conserva buena parte de la fuerza que le dio tanta personalidad, y también como un acto nostálgico en el que escucharemos de nuevo algunos de los singles más carismáticos del pop primitivo. ¿Aún no tienes suficientes argumentos? Aquí te damos cuatro más.

1. Un repertorio magnífico

Siempre identificaremos la voz de Ronnie Spector como la de la canción Be my Baby, que lanzó a la estratosfera la carrera de The Ronnettes, un trío de chicas formado en Nueva York que participaba del lenguaje eufórico del pop de los 60: melodías instantáneas, arreglos sutiles, una cierta alma negra y soul –Ronnie es mestiza, de madre negra y padre irlandés–, pero también la exquisitez de las canciones bien hechas según el libro de estilo de los compositores y los productores del Brill Building. Cuando The Ronettes firmaron un contrato con el productor Phil Spector, llegaron los grandes hits: no sólo Be my Baby, sino también The Best Part of Breaking Up, Do I Love You? o Walking in the Rain. El trío duró hasta 1968, el año en que Ronnie se casó con Spector. El matrimonio no duró mucho, pero la música es eterna.

2. La recuperación The Ronettes

En el concierto del Apolo nos prometen que la formación de trío vocal que veremos en directo es la de The Ronnettes originales, pero esto es imposible, porque la hermana mayor de Ronnie, Estelle Bennett, murió de cáncer en 2009. Será por tanto, una de las reencarnaciones tardías del grupo, con Nedra Talley –prima de Ronnie y componente original del trio– y la sustituta Tricia Scotti, que lleva años trabajando como corista para Ronnie Spector. Más allá de estos matices, es una buena noticia, ya que será una de las últimas oportunidades para ver un grupo mítico del pop de los 60 con el estilo original, y aún con la energía para dar alas a canciones memorables.

Advertising

3. 'English Heart': todavía en forma

Ronnie Spector nunca se ha quedado parada. Ha sufrido momentos duros en su carrera, como la lucha legal para reclamar los royalties que Phil Spector –ahora en prisión por asesinato– le ocultó en su momento y nunca le pagó, pero en general es una artista reconocida y que ha ido publicando nuevo material. La nostalgia es parte de su negocio, pero también las canciones actuales, como las que forman su último disco, English Heart (2016), el primer después de diez años de silencio y que recupera su estilo inimitable, a medio camino entre el pop clásico, el rock de los 70 y el soul más feroz.

4. Voz con alma

A sus 74 años, es difícil pedirle a Ronnie Spector que luzca las mismas habilidades vocales de su juventud, pero con el paso de los años se ha demostrado que es una cantante carismática, hábil y capaz de adaptarse a muchos repertorios. Un ejemplo claro es la versión que hizo de Back to Black, popularizada por Amy Winehouse, cuando ésta murió, y que grabó para recaudar fondos de ayuda a su familia. En ese instante espectacular, Ronnie demostró que aún tenía el toque mágico, y que su voz sería grande hasta el final. No dejes pasar la oportunidad.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising