Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 3 rutas para descubrir el Parc de la Serralada de la Marina

3 rutas para descubrir el Parc de la Serralada de la Marina

¡Abrid los ojos y pisad nuevos rincones!

Turó de les Maleses
© Turó de les Maleses Turó de les Maleses
Por Carlota Martí (Lymbus) |
Advertising

Vuestro fin de semana es sinónimo de descanso y desconexión y esto se traduce en planificar, al menos, una mañana de excursión. Así, seguro que habéis paseado más de una vez por Collserola; habéis subido a la Mola y os habéis atrevido con algún pico más alto como el Puigmal. Cerca de casa tenéis otro terreno de juego por descubrir: el Parque de la Serralada de la Marina. Es un espacio verde, situado al lado de Santa Coloma, Badalona, ​​Tiana o Alella. Un oasis en medio del área metropolitana con vegetación y patrimonio histórico. Nos ponemos las botas de montaña y os trazamos tres rutas para que lo conozcáis sin miedo a perderos.

La Vall de Montalegre y Tiana

Tiana será vuestro punto de inicio y final para completar una ruta que, en un 70%, transcurre por senderos y pista. Empezaréis en el Punto de Información del Observatorio Astronómico de Tiana: encontraréis un camino que se adentra ya en el Parque y que os avanza cómo será gran parte del paisaje que os rodeará durante la excursión: con bastante vegetación y un punto salvaje, descubriéndose como un parque poco manipulado por la mano humana. El primer punto de interés lo veréis pronto. El llamado cementerio de la cólera: según leemos, en 1870 llegó a Tiana -desde Barcelona- una expedición de afectados por esta peste amarilla y se habilitó un terreno donde dar sepultura a los enfermos que murieron. ¿Se os ha quedado mal cuerpo? Un poco, ¿verdad? Reanudad la marcha que pronto toca bajada. Y es que hechos los primeros 2,5 kilómetros tendréis que demostrar vuestra habilidad para deslizaros a través de unos senderos que pueden ser vuestra puerta de entrada al trail running: estrechos, con piedras y plantas pero asequibles. Antes de volver a la civilización podréis visitar la Font de Sant Bru -que a primera vista no parece ni una fuente ni una cueva- y el yacimiento de Can Sentormà: con restos de una villa agrícola del siglo I aC. Los últimos pasos los haréis ya sobre asfalto, a pie por el pueblo de Tiana justo antes de cerrar el círculo llegando al Observatorio!

Distancia: 6,7 km
Desnivel positivo: 224 m
Duración: 2 h aprox.
Consulta la ruta
aquí

Vall de Montalegre

Advertising

El Turó de les Maleses

¿Habéis oído hablar alguna vez de Les Maleses? Si vais, encontraréis los restos arqueológicos de un poblado ibérico que se estableció en la zona entre los siglos VI y II aC. Ah, y la visita es gratis! Actualmente, hay tres áreas excavadas donde se intuyen hasta 22 casas y una calle central. ¿Queréis llegar hasta ahí? Tendréis que superar unos 300 m de desnivel positivo arrancando desde la iglesia románica de Sant Pere de Reixac -aquí podréis dejar el coche-. Con un poco de agua y una gorra puesta, id paso a paso siguiendo las marcas amarillas y, en unos quince minutos, encontraréis el camino que os llevará de cabeza a las Maleses. Primero caminaréis por una zona boscosa que, pronto, se transformará en una subida más derecha que continuará por un sendero estrecho. Una vez piséis unos peldaños de madera respirad, ya casi estáis, sólo os queda un tramo de camino pedregoso y empinado. Una vez arriba, disfrutad de la historia y de las vistas. Veréis Barcelona, ​​Collserola, Montserrat, el Montseny... vaya, de todo y más. De bajada, antes de volver a Sant Pere de Reixac podréis visitar la Pedrera y la fuente de los Avellaners: casi siempre sale agua.

Distancia: 5,5 km
Desnivel positivo: 377 m
Duración: 2 h aprox.
Consulta la ruta
aquí

Advertising

Puig Castellar

¿Salimos desde casa? ¡Casi! Comenzaremos este recorrido circular en el barrio de Singuerlin, en el complejo deportivo Torribera. El destino también es un poblado ibérico, en este caso, el que se asentó en el Puig Castellar. Lo primero que descubriréis, sin embargo, es la fuente de Bartomeu, recuperada en 2003 y, ahora, un espacio donde se respira tranquilidad. Una vez cojáis un camino de tierra y superéis una intensa subida, abrid bien los ojos y disfrutad de la panorámica. ¿Veis el monasterio de San Jeroni de la Murtra? ¡Sí! Entre curvas y curvas, pasaréis por debajo de una torre eléctrica y pronto estaréis en la ermita de San Climent. Será el último descubrimiento antes de plantaros en el poblado ibérico de Puig Castellar, habitado entre los siglos VI y II aC. La mayoría de hallazgos arqueológicos que se hicieron se conservan en el Museu d’Arqueología de Catalunya y el de Torre Balldovina de Santa Coloma, pero podréis apreciar las pequeñas calles y algunas de las casas que le daban forma al poblado. Deshaced el camino y no os vayáis sin pasar antes por la cueva de Genís, recubierta por un buen puñado de piedras. Comenzad el descenso y, si queréis refrescaros, haced una parada técnica en un sendero que queda por encima de la Font de la Bóta o sentaos a descansar en la Font del Drapet.

Distancia: 4,7 km
Desnivel positivo: 238 m
Duración: 1 h aprox.
Consulta la ruta
aquí

Advertising