Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Clases de hula-hoop en Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

hula-hoop

Clases de hula-hoop en Barcelona

¡Uníos a la comunidad de 'hoopers' de la ciudad!

Por Carlota Martí (Lymbus)
Advertising

Todos hemos ‘hoopeado’ alguna vez en la vida. ¿No sabéis de qué os hablamos? De coger un hula-hoop y aguantarlo en movimiento sin que se caiga al suelo. ¿Os suena? ¡Si os habéis teletransportado directamente al patio del cole, sois de los nuestros! Dadle la mano a vuestro yo de la niñez y coged de nuevo el aro. No es necesario que lo hagáis solos, podéis uníos a los Fans of Hooping, una comunidad que nació hace diez años en Barcelona de la mano de Mika: "Descubrí el hula hoop cuando vivía en Inglaterra y cuando llegué aquí no había nada. Yo era una fan del Hooping y mi objetivo era encontrar gente con quien practicar: enseñaba, fabricaba y regalaba aros o invitaba a la gente a venir al parque de la Ciutadella para ampliar la comunidad".

Mika estudia y experimenta con otras disciplinas como el circo, se ha formado en danza contemporánea o acro-yoga, y a lo largo de todo el año programa clases de hula-hoop, jams y eventos gratuitos para sumar nuevos adeptos y enseña, también, a fabricar aros. También ha creado Sinergia, la primera convención de hula-hoop del país. Ella es capaz de hacer girar el hula-hoop con la nariz o de mover hasta cuatro de ellos la vez. ¡Palabra! "Organizo clases para diferentes niveles: con un grupo de iniciación, otro intermedio y uno de multihooping avanzado. En las sesiones se mezclan técnicas y se hacen ejercicios más cercanos al yoga-hoop, al circo-hoop o al fitness-hop pero, en general, hay tendencia a ir hacia el hoop-dance". Vaya, ¡a bailar con el aro!

Hula-hoop, cèrcol

Advertising

Si os preguntáis en qué consiste una clase de hula-hoop, os lo contamos rápidamente. Tocaréis el aro desde el minuto 1 y comenzaréis con un calentamiento donde os concentraréis en vuestra respiración, estiraréis el cuerpo y pondréis a punto pecho, abdomen, cintura, caderas y piernas: ‘hoopearéis’ con ellos. Seguramente nunca os habéis parado a pensar cómo movéis el hula-hoop. Hay más de una manera de mantenerlo en movimiento. Vamos con la primera: poned los pies en paralelo, el aro a la altura de las caderas y hacedlo girar moviéndoos de izquierda a derecha. También podéis avanzar un pie y moveros de delante a atrás. "El objetivo es que cada uno encuentre su manera. Que pruebe, que investigue y que se quede con lo que se sienta más cómodo". ¡Es todo un mundo! Veréis que la cosa cambia si lo hacéis girar hacia la derecha o hacia la izquierda y que hay diferentes tipos de hula-hoops. "Cuando empiezas es mejor hacerlo con uno más pesado porque notas más el contacto con el cuerpo y tomas más conciencia de cómo debes moverte para hacerlo girar", nos dice Mika.

Hula-hoop, cèrcol

Advertising

Una vez superamos la fase de las caderas intentamos bajarlo un poco más y llegar hasta las rodillas. ¡Imposible! Nos lo plantamos directamente en las piernas y después de un par de intentos, ahora sí, ¡lo movemos! "Con el hula-hoop desarrollas mucha conciencia corporal y controlas mucho más tu cuerpo. Decides y sabes con qué parte quieres moverlo cada momento". Tras nuestra primera sesión, también intuimos que ayuda a tonificar caderas, cintura o abdomen y que, incluso, nos puede acercar a la meditación. "Te concentras sólo en eso, en el momento presente, respiras, te centras y te olvidas de todo lo demás", explica Mika. Después del ABC del hula-hoop, en la última parte de la clase, se introducen algunos movimientos en los que ya bailamos con el aro y otros en los que nos acercamos al circo haciéndolo volar por los aires.

Hula-hoop, cèrcol

Advertising

A la comunidad de Fans of Hooping la podéis encontrar en Facebook y en Meetup. Así sabréis que durante el invierno se reúnen para dar clases en algún local cerrado como el Anaglifos Art Factory; cuando empieza a salir el sol se van hacia la Ciutadella y los lunes hay Hoop Jam en espacios como el Casal de Barri Pou de la Figuera.

Hula-hoop, cèrcol

Advertising

"En todo el mundo es más común que la gente lo practique pero aquí sorprende más. Ahora hay más conciencia sobre un cuerpo que antes teníamos abandonado. Lo valoramos más y nos atrevemos a probar cosas nuevas y una vez las probamos descubrimos que movernos nos encanta". Hoopear es divertido y 'fácil', nos puede ayudar a ganar conciencia corporal o coordinación y ponernos en forma y para practicarlo sólo necesitamos un aro que la propia Mika nos puede enseñar a hacer. El Hula Hoop es un juego de niños sí, ¡pero para todas las edades!

Recomendado

    También te gustará

      Advertising