Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Cómo ponerse en forma jugando a PokemonGo por Barcelona

Cómo ponerse en forma jugando a PokemonGo por Barcelona

¡Haz ejercicio jugando a la app de Pikachu!

PokemonGo
Por Carlota Martí (Lymbus) |
Advertising

Pikachus, Charmanders, Bulbassurs... nos hemos vuelto locos. Vamos por Barcelona con los ojos fijos en el móvil y pensando sólo en una cosa: cazar pokémons, sumar puntos de experiencia, encontrar poképaradas, pokégimnasios, conseguir más huevos... Hasta ahora no lo sabíamos pero resulta que tenemos alma de 'gamers'. El recuerdo de muchas tardes de verano siguiendo las aventuras de Ash Ketchum, las horas con la gameboy con Squirtle a nuestro lado, la canción del Team Rocket... la nostalgia, vaya, nos ha llevado a descargarnos el juego de moda y pasarnos horas y horas jugando... ¡en la calle! Con PokemonGo no se cumple el tópico. Somos adictos a un videojuego sí, pero la cosa no es encerrarse en casa a jugar, sino todo lo contrario. El juego de Pikachu y compañía rompe todas las normas. Desde aquí os damos 11 razones para demostrar que se puede convertir en el mejor aliado para poner en forma cuerpo y mente.

Pokemongo

Caminar

Es básico. Si queréis jugar y convertiros en maestros Pokémon sin hacer trampas –descargar un falseador de GPS– debéis caminar tanto como podáis. ¿Por qué? Primero, para cazar Pokémons. Algunos los podréis capturar desde casa pero si queréis llegar a haceros con todos los que dicen que hay disponibles, deberéis levantar el culo de la silla. ¿Un consejo? Consultad el Pokéradar o preguntad a amigos pokéfans dónde encontrar los que os falten. Cerca del Parque de Poblenou tenéis un Gyarados, en Josep Tarradellas han visto a Charizard, muy cerca de la Ciutadella se pasea algún Abra y en el Park Güell se dice que vive un Wartotle. En EE.UU., Nick Johnson fue el primero en capturar todos los animales disponibles. Lo hizo caminando 12 km diarios durante 17 días. Id haciendo camino, perderéis un montón de calorías.

ciutadella
©Bildagentur Huber

Parques

Pokeparadas, gimnasios y pokémons. Si buscáis un lugar donde haya un buen surtido de estas tres cosas... dejaros caer por los parques de Barcelona. Los típicos: la Ciutadella y el Park Güell, pero también, otros más 'periféricos' donde hay premios gordos. El Turó Park, con Psyduck y nueve pokeparadas, el de Pedralbes, con cerca de 20 puntos donde haceros con Pokeballs o el Parque del Centro de Poblenou donde se ha cazado a algún Electrabuzz y un par de Shythers. Además, encontraréis bastantes compañeros de fatigas con el mismo objetivo que vosotros. No sufráis, ¡es bueno! Dice la leyenda que cuanta más gente, más pokémons, más puntos de experiencia y más facilidad de subir de nivel. De hecho, podéis ayudaros y compartir Cebos. ¿Eing? Una herramienta que se puede utilizar en las pokeparadas, que atrae a pokémons durante 30 minutos y de la que se puede beneficiar cualquier jugador. Si veis pétalos rosas volando a vuestro alrededor, ¡es que algún amigo pokefan ha lanzado uno! Vamos, comenzad a redescubrir la ciudad de parque en parque, se os pondrán los tobillos bien fuertes.

Advertising
pokemon go

Incienso

Además de los módulos Cebo también hay otro regalito que cumple una función similar y que hará las delicias de todos los cazapokemons: el incienso. ¿Cómo se consigue? En las poképaradas. Caminad y buscad puntos donde conseguirlo y una vez tengáis... soltad las cápsulas. Durante 30 minutos se os acercarán todos los bichos que haya por la zona, normalmente unos 6. Vamos, que deberéis estar sí o sí media hora con la app encendida y cazando, cazando, cazando... Los perezosos nos diréis que esto es ideal para el trabajo: tirad el incienso y, sentados en el mismo escritorio, venga a cazar. ¡Fuera, fuera! El botín será mucho mayor si lo activáis en un parque o si lo utilizáis para atraer a ese pokémon que se os resiste y que os han dicho que duerme en lo alto del Tibidabo. ¡Así que nada de detenerse!

Ous PokemonGO

Huevos

Son la niña de nuestros ojos. Los huevos pokémon son el mejor invento del siglo y nos están convirtiendo en fondistas casi profesionales. 2, 5 o 10 km. Son lo que os tocará andar según el huevo que queráis incubar para hacer nacer unos bichitos bien bonitos. ¡No es broma! El próximo que os tilde de sedentarios por ser 'gamers'... mostradle vuestro pokedex y presumid de kilómetros sumados (y sudados). Los huevos los encontraréis en las pokeparadas y una vez los activéis y os pongáis a andar... cruzad los dedos para que el animal que se esconda sea un Farfetch'd, un Kangaskhan o un Taurus. ¿Por qué? Si os queréis ahorrar un viaje a Asia, Oceanía o América, incubarlos en un huevo será la única manera de encontrarlos. Son autóctonos de aquellas zonas. ¡Eso sí, cuidado con la batería –y los datos– del móvil!

Advertising
PokemonGo

Poképaradas

Son como un regalo de navidad. Hay un montón de poképaradas y lo más seguro es que tengáis más de una cerca de casa. Ahora, una vez cosechadas las Pokeballs y demás regalos que se escondan deberéis esperar un rato para volver a pedir y que suelten más cosas. Tenéis dos opciones: hacer una tabla de ejercicios con squats, flexiones y saltos mientras contáis los minutos para que se os vuelva a activar la parada; o caminar, e ir a buscar otra. ¿Lo mejor? Que muchas se esconden en esculturas, tiendas míticas o edificios históricos que quizás todavía no habíamos descubierto. ¡Vamos, que con un Pidgey y una gorra puesta podréis hacer turismo en vuestra propia ciudad!

PokemonGO

Cazadlo todo

¿Estáis hasta los PIIIIP de que os salgan nidorans, rattatas, Zubat, doduos y Pidgey? No estáis solos, nosotros también. Ahora, controlad los nervios, no paséis de ellos y seguid cazándolos. Capturarlos es fácil y os puede llevar a ser un maestro pokémon. ¿Cómo? La cosa es que para evolucionar un Rattata necesitaréis caramelos específicos de su especie, que encontraréis cada vez que capturéis uno del mismo tipo. Vamos, que si tenéis 20 rattatas será más fácil que convirtáis a uno de ellos en Raticate.

Advertising
PokemonGo

Pikachu

La paciencia es la madre de la ciencia. Recordad todo lo que habéis trabajado en las sesiones de meditación: buscad la paz, la tranquilidad y el autocontrol en vuestro interior. Poneos en situación: más ilusionados que nunca empezad a jugar y os aparecen tres pokémons. No los cazáis, pasad de ellos. ¿¿Como?? No estamos locos. Si sabéis esperar, el cuarto animal que haga acto de presencia os hará infinitamente felices: es Pikachu. Es taaaaaaaaan bonito.

PokemonGo

Pokémons más poderosos

Ahora que ya tenéis a vuestro amado Pikachu, aprovechad la paciencia y el autocontrol que habéis demostrado para seguir reprimiendo vuestras ansias de probar todas las opciones de PokemonGo. Sobre todo, pensad en el futuro y meditad antes de potenciar los primeros bichos con 10 o 20 de PC que cacéis. Estaréis tirando municiones. La mejor estrategia es ser como una hormiga: cazar, entrenar y subir de nivel. Cuanto más tengáis, mejores serán los pokémons –y con PC más elevado– que se cruzarán en vuestro camino.

Advertising
PokemonGo

Gimnasios

La idea de poder pisar por primera vez un gimnasio pokémon os hará dar el máximo de vosotros mismos para llegar lo antes posible al nivel 5. Los hay de amigos y de enemigos. Según el equipo que elijáis, en unos entraréis y ganaréis puntos de experiencia y, en los demás, tendréis que luchar para derrotar al líder y haceros con el espacio. Sea como sea, pondréis muy en forma el dedo pulgar y estaréis preparados para participar en la próxima competición de lucha de pulgares internacional. ¡Que sea olímpico pronto!

PokemonGo

Elegir equipo

Instinto –amarillo–, valor –rojo– o sabiduría –azul–. La primera vez que entréis en un gimnasio os harán elegir. Si presumís de valientes, uníos a los amarillos. Son los Astérix de Pokémon. No sabemos si es por la mala suerte que se le atribuye al color o qué pero la mayoría de jugadores elegimos rojo y azul y en Barcelona predominan los gimnasios azulgranas. Vamos, que os pasaréis el día luchando y deberéis patearos toda la ciudad para encontrar algún centro amigo donde entrenar. ¡Nadie dijo que fuera fácil!

Mostrar más
Advertising