Descubrid el Naturfonting

¡Excursiones guiadas y actividades por el medio natural para barceloneses!

Carlota Martí

¿Naturfonting? ¡Naturaleza y fuentes! Esta sería la definición más sencilla para describir un proyecto que tiene entre ceja y ceja descubriros, incluso a los más urbanitas, las montañas y el medio natural que queda más cerca de casa. Las fuentes, o más bien el agua en todas sus formas –pozos, nieve, ríos, estanques…– son el hilo conductor de las excursiones que organizan los de Naturfonting por Barcelona y otros rincones de Cataluña. Poneos las bambas, coged la cámara y preparad vuestra mejor sonrisa ‘instagramera’.

Abrimos la agenda y variamos planes. Este sábado cambiamos el bar de turno por Collserola. Nos encontramos en el Baixador de Vallvidrera para hacer una excursión nocturna –no penséis mal, que es 100% puro–. Lidera Jordi Noves, guía de montaña y creador de Naturfonting. Cuando ya es de noche, conectamos los frontales –llevad los vuestros– y nos acercamos a un pantano que no sabíamos ni que existía a ver si hay suerte. A pesar de que hace unos segundos a todo le llamábamos sapo, ahora aprendemos a diferenciar entre el ruido que hace una reineta y el de una rana verde. Empezamos a sentirnos más aventureros que nunca y ya nos sentimos Indiana Jones cuando vemos que a nuestra espalda nos miran recelosos una familia entera de jabalíes. ¡Y todo, a cinco minutos de nuestra querida ciudad!

Para los que no os desengancháis del palo de ‘selfies’, haceos con una antorcha y preparaos para caviar del bueno. Tras una parada técnica para cenar unos bocadillos casi a oscuras –mientras hablamos de ovnis y lugares abandonados–, nos dirigimos a la Carretera de les Aigües y observamos Barcelona iluminada desde las alturas. Una pasada.

Pero no solo de vistas y de animales va la cosa. Por el camino nos enteramos que en Collserola hay más de 250 fuentes –!–, que parte de nuestra travesía está adaptada a invidentes y que hacia el 1911, al lado del pantano de Vallvidrera, había un casino, una montaña rusa y una atracción parecida al Tutuki Splash. Vaya, un Port Aventura en potencia. Quedan túneles por los que pasaban las vagonetas y restos de fachadas, columnas o esculturas del casino. En total, son más de tres horas de ruta pero no os asustéis, los caminos son asequibles y la excursión es apta para toda la familia. Nosotros seguimos vivos y sin agujetas y solo recordamos una bajada un poco exigente.

Los grupos reducidos –de un máximo de 16– que propone Naturfonting permiten descubrir el espacio con Jordi, el guía, bien cerca: “Me gusta ir explicando todo aquello que vamos dejando atrás. No quiero ir tirando millas sin más”. La mayoría de excursiones son en fin de semana y el precio es de unos 10 euros. Además, también organizan salidas a cimas, sobre raquetas de nieve o a medida para particulares o empresas.

Barceloneses, salid del armario. Os pasáis el día en la ciudad pero…. ¿Qué queréis hacer todos los fines de semana? Oxigenaros y desconectar en la montaña. Aquí encontraréis un plan perfecto para todas las edades: paz, naturaleza, animales más reales que en el zoo y paisajes que quitan el hipo. Y, con guía. Así que no sufráis por si perdéis el norte de vista.

Críticas y valoraciones

0 comments