Ideas para hacer deporte en vacaciones: la maleta más deportiva

Es el momento de huir de la ciudad y conocer mundo. ¡Hacedlo con una bolsa llena de deporte para manteneros en forma!

Sois los más groupies de la clase y no entendéis la vida sin deporte. ¡Bien hecho! Cuando estáis en casa es fácil no fallar a vuestra cita con el ejercicio pero… cuando cogéis la bolsa y os vais unos días de la ciudad, ¿qué? Además de la crema solar, las mallas y una chaqueta –para viento y lluvia–, os hacemos una lista de 6 cosas que debéis poner en la maleta si queréis seguir haciendo deporte allá donde vayáis.

Bambas

Bambas

Vosotros también las queréis como si fueran vuestro hijo, ¿verdad? El día que las sacas de la caja y te las pones, el enamoramiento es instantáneo. Las bambas no –NO– se pueden dejar en casa. Han de ser lo primero que pongáis en la maleta, antes incluso que el cargador del móvil, la ropa interior o el neceser. Os permitirán practicar todo tipo de deportes, ir de excursión por caminos imposibles, descubrir la ciudad paso a paso y correr más kilómetros que Forrest Gump. Escoged unas que sea ligeras, flexibles y que tengan buena amortiguación y adherencia a cualquier tipo de terreno. Ah, y si queréis descubrir rutas de running urbano por todo el mundo, lo podéis hacer en la app de Salomon City Trail.

Bañador

Bañador

¡Otro que no puede faltar a la fiesta! Si viajáis a una ciudad con playa –¡al mar, al mar!– o tenéis una piscina cerca, cogedlo. Eso sí, olvidaos de los biquinis que se desabrochan al mínimo chapuzón o de poneros los calzoncillos debajo del bañador. Buscad y encontrad un bañador pensado para nadadores todo terreno como vosotros. Descubriréis que los bañadores y los bikinis diseñados para natación, además de prácticos, también pueden ser… bonitos.

Advertising
Esterilla

Esterilla

Ommmmm. Cuando estéis haciendo la maleta, antes de cerrarla, respirad profundamente y relajaos. Ligera, delgada y fácil de guardar, así ha de la esterilla que os llevéis si no queréis que se quede con todo el espacio de la bolsa. ¿Lo más importante? Que sea antideslizante para que podáis hacer posturas sin sentiros como en una pista de patinaje. Será más fina de lo habitual –1,5 mm– pero os permitirá hacer yoga, pilates, abdominales, flexiones y también meditar sobre suelo chino, británico, australiano… Escoger el destino es cosa vuestra.

TRX

TRX

El TRX es el súmmum de lo transportable. Lo atáis al techo, a una puerta, a un árbol… donde queráis. Y ya sabéis que podréis hacer sentadillas, flexiones y trabajar todos los músculos del cuerpo en la habitación del hotel, en el parque de turno o en casa del nuevo amigo que hayáis conocido haciendo ‘couchsurfing’. En un único movimiento ganaréis fuerza, equilibrio y flexibilidad gracias a este tipo de entrenamiento funcional que cada vez conquista más corazones. Encontraréis modelos más y menos asequibles.

Advertising
Cuerda

Cuerda

Volvemos a los básicos. Recordáis qué hacíais en el colegio? Saltar una y otra vez a la cuerda. Ahora para adelante, después para atrás y los más ‘pros’ cruzando brazos. Recuperadla y sentíos como niños a la vez que dinamizáis músculos y quemáis calorías. Además, ¿os imagináis que divertido puede ser llegar a una nueva ciudad, coger la cuerda y descubrirla de salto en salto? Es original, seguro y en la maleta os ocupará muy poco espacio. Si tenéis niños, cantad un ‘si la barqueta es tomba…’ y a divertiros.

Pelota inflable

Pelota inflable

Reíd, reíd… pero cuando estéis en la playa pasándolo pipa mientras jugáis al burro con la pelota inflable acordaros de darnos las gracias. Antes de llenarla de aire es tan fina que hasta la podéis guardar dentro de una carpeta o un libro. Sencillo pero práctico pero divertido, os permitirá jugar a matar, hacer toques o improvisar unos partidos de fútbol o vóley muy curiosos.

Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments