Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Natación para bebés, niños y embarazadas

Natación para bebés, niños y embarazadas

¡El agua da a los pequeños una libertad total de movimiento!

Penguins Barcelona
Por Carlota Martí (Lymbus) |
Advertising

Confianza, imaginación, juego y profesor en el agua. Son los pilares de Penguins Barcelona (Horaci, 7), un centro acuático pensado para bebés, niños y embarazadas y donde la piscina es protagonista. Es un espacio concebido para estimular el desarrollo de los pequeños y para acompañar a las mujeres embarazadas en su camino hasta el nacimiento del hijo. El mundo penguins se centra en tres actividades básicas: bebés y niños al agua y preparación al parto AIPAP. "También, ofrecemos clases pre y post parto fuera del agua, hipopresivos, ABC estimulación, yoga, masaje infantil... pero siempre son actividades para bebés, niños y mujeres embarazadas. Si te focalizas en un público concreto, lo haces mejor", nos explican Ana y Prosper, padres de este proyecto ubicado en Sarrià.

Bebés y niños en el agua

El agua da a los pequeños una libertad total de movimiento y se puede convertir en la herramienta ideal para despertar su creatividad y colaborar en su desarrollo cognitivo, psicomotor y emocional. Ana y Prosper han viajado hasta Suecia, Dinamarca y Estados Unidos para aprender de los mejores y llevar hasta Barcelona unos métodos de Linnéas Simskola y Imagine Swimming basados ​​en el juego y la imaginación y donde el bebé siempre está activo y el profesor en el agua. ¿El objetivo? Que el niño se lo pase bien mientras trabaja la flotabilidad, la respiración y la propulsión. "Cuando son pequeños es el momento de estimularlos porque es cuando son más ágiles, precisos y cuando absorben y aprenden más cosas. La actividad física les beneficia de muchas maneras: los hace más creativos, más despiertos, se concentran mejor... Saltan, bucean, mueven todo el cuerpo... ¡no paran! Les fascina el agua y se lo pasan pipa", dice Prosper.

Trabajan con música de fondo y dividen los grupos por edades: los baby penguins van de los 0 a los 2 años; los white penguins de los 2 a los 3 y los penguins de los 3 a los 7. Si vuestro niño aún no supera los 3 años, poneos el bañador porque os tocará meteros en el agua. Los baby y los white penguins se remojan acompañados de los instructores del centro pero también del padre o la madre –¡que también aprenden!–.

Advertising
Penguins
Penguins

A partir de los 3, son cuatro niños por profesor. "Dividimos la piscina en 4 zonas, ponemos plataformas, casi no utilizamos elementos de flotación... El monitor siempre está en el agua porque así les da confianza. Y la idea es que los niños nunca estén al borde de la piscina esperando. Juegan, se divierten... El cerebro del niño, cuando se divierte, se pone en modo aprendizaje y está dispuesto a aprender y absorber todo", añade Prosper. En este caso, padres, madres, ¡no os vayáis! En Penguins cuentan con una cafetería de zumos, tés y comida ecológica con vistas a la piscina. Quieren ser transparentes y no quieren obligar a los padres a irse, todo lo contrario, "si se quedan los niños se motivan aún más".

Advertising

Las instalaciones están hechas a medida de los pequeños. ¿Cómo es la piscina? Con el agua a 32 grados –casi como la de la bañera de casa–, tratada con sal y con un cloro generado de forma natural. Además, olvidaos del sonido angustioso de las piscinas cubiertas, aquí no resuena nada porque las paredes están recubiertas con unas placas de colores anti sonido que absorben el ruido.
Antes de entrar en el agua, los pequeños deben mojarse en unas duchas a su altura y, al terminar, dentro de los vestuarios de los padres, hay una zona para que los niños se entretengan jugando mientras los mayores se cambian. También, desde Penguins recomiendan y facilitan unos bañadores dobles especiales a precio de coste: con una primera capa de neopreno y, encima, otra con elásticos para prevenir problemas con pipis y demás.

Penguins

Advertising

Preparación al parto: método AIPAP

Madres, ¿estáis a punto? Que hacer deporte nos ayuda a tener un embarazo y un parto mejor no es ningún secreto. En Penguins nos invitan a prepararnos para el día D siguiendo el método AIPAP. Es un programa de 120 ejercicios en el agua que ayudan a mejorar la condición física general y la movilidad de las articulaciones pélvicas. En las clases se trabajan todos los músculos, ligamentos y tendones que intervienen en los movimientos y posturas que facilitan el parto. Son 10 sesiones de 50 minutos que se repiten de forma cíclica.

¿Y quien guía las sesiones? "Comadronas. El agua es el mejor espacio donde hacer ejercicio porque sólo soportamos el 50% del peso corporal. Además, comparten clase con otras madres que se encuentran en la misma situación y eso da confianza ", explica Prosper. ¿Beneficios? Aumentan las posibilidades de tener un parto normal, reduce el riesgo de problemas durante el embarazo y facilita el desarrollo cerebral del bebé.

Advertising
Penguins

Ana y Prosper contagian entusiasmo e ilusión en un proyecto que reúne a padres, madres, niños y bebés en el agua, en un Mundo Penguins pensado para ellos, que los abraza, que los acoge y que los acompaña en un camino en remojo de crecimiento y descubrimiento.

Mostrar más
Advertising