Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Natación sincronizada para adultos en Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Natació sincronitzada

Natación sincronizada para adultos en Barcelona

¡Chicos y chicas lanzaos a hacer coreografías en el agua!

Por Carlota Martí (Lymbus)
Advertising

"Se ha abierto el abanico de posibilidades. Antes, si a los 18 no ibas con el equipo nacional no podías seguir haciendo sincro. Ahora sí y, también, puedes empezar aunque seas mayor". Hacer natación sincronizada no es sólo cosa de niñas o chicas que van camino de convertirse en la nueva Gemma Mengual. Hace 7 años, el Club Esportiu Mediterrani se tiró a la piscina creando un grupo de natación sincronizada para adultos con el objetivo de enseñarles las herramientas y la base técnica de esta disciplina y crear unos entrenamientos con un aire diferente: clases bien estructuradas donde se trabaja pero de una manera mucho más lúdica. "La idea es que aprendan a hacer sincro pero que se lo pasen bien. Pedimos compromiso y unos 3 días de asistencia porque si no cuesta avanzar. El progreso suele ser lento pero esta parte de dificultad también motiva, es un reto", nos cuenta Júlia Casals, ex profesional y entrenadora de sincronizada.

Natació sincronitzada
Natació sincronitzada

En este club de Sants, el primer día que os pongáis el bañador os harán una pequeña prueba de natación para ver cómo os relacionáis con el agua y los estilos. También os explicarán algunos de los ejercicios básicos de la sincronizada para testear vuestra coordinación: os tocará hacer el eggbeater, un movimiento circular de piernas que nos mantiene a flote. "Es más fácil entrar en este mundo si vienes de la natación porque ya dominas el medio acuático. Si no, lo tienes que tener muy claro porque tragarás bastante agua". En el Medi el equipo lo forman bailarines acuáticos de entre 20 y 40 años, algunos habían hecho sincro cuando eran muy pequeños, otros practicaban natación pero también hay algunos que sentían pasión por el agua pero nunca hasta ahora habían dado el paso. Y sí, son chicas pero, también chicos. "Me gustaba mucho el agua y un amigo que hacía me animó a probarlo. Éramos unos cuantos chicos, ninguno sabíamos, había poco nivel, así que eso me ayudó a aprender", dice Ignacio, uno de los chicos del equipo. Son un grupo mixto y aunque quisieran tener más hombres no les es muy fácil encontrarlos. "Ahora sí que hay bastantes niños que empiezan de pequeños a hacer sincro pero los adultos no tenían ninguna referencia cuando eran niños y no se lo habían planteado, así que cuesta más encontrar chicos que tengan el gusanillo de la sincro".

Advertising
Natació sincronitzada
Natació sincronitzada

En 2008, las Panteres Grogues (Diputación, 163; tlf, 93 209 54 90), también iniciaron con mucha ilusión un primer equipo formado sólo por hombres. Ahora, también apuestan por el formato mixto para enriquecer las actuaciones. Son una asociación sin ánimo de lucro que según cuentan ellos mismos buscan ofrecer un espacio donde gays, lesbianas, bisexuales y transexuales puedan hacer deporte de forma libre. Uno de los entrenadores de la sección es Pau Ribes, el primer nadador español que participó en un campeonato mundial en la modalidad de dúo mixto.

Advertising
Natació sincronitzada
Natació sincronitzada

En Sarrià, el Club Natación Kallipolis también piensa en todas las edades. Aquí, lo más fácil es que llaméis y expliquéis vuestra historia. Cuentan con un grupo de adultas y veteranas donde hay nadadoras de todas las edades. Tienen bailarinas de 20 o de 30 pero también pioneras de este deporte que, con 70 años o más quieren seguir haciendo sincro. Las que tienen más años son las que más tiempo llevan practicándola. Se lo toman en serio, se preparan para participar en algún open y se encuentran dos días a la semana. Si para empezar y dar vuestros primeros pasos preferís una opción algo menos 'seria' quedaos con las sesiones del sábado: la mayoría son madres de niñas del club que de ver a las pequeñas les han entrado ganas de hacer sincro. Dicen que se lo pasan pipa en las clases.

Advertising
Natació sincronitzada
Natació sincronitzada

Es en equipo, se baila al ritmo de la música, hay agua, tiene parte de dificultad... son algunas de las cosas que enganchan de esta disciplina que ahora, gracias a clubes como el Medi, el Kallipolis o las Panteres tiene también una vertiente más lúdica alejada de la alta competición. ¿Cómo se enseña y cómo es el día a día de un equipo adulto? En el Mediterrani, a lo largo del curso trabajan por etapas. Durante las primeras sesiones inciden en el físico porque en el agua te cansas mucho. Hacen entrenamiento de natación, no se olvidan de la pinza de la nariz, practican las posiciones básicas dentro y fuera del agua y, después, preparan una coreografía que enseñarán en una competición open y en una exhibición que se hace en el club a final de curso. Para estos días guardan un bañador especialmente pensado para la ocasión y que reservan para que no se gaste. También, como cualquier equipo, tienen capitana, Clara. "Es mi droga, hacer sincro es lo que espero cada día. Como capitana debo mantener motivado al grupo y unirlo. Fuera del agua tenemos vidas y edades muy diferentes pero en remojo somos iguales y, a final de curso, creo que nos parecemos más y todo", concluye.

Advertising
Natació sincronitzada
Natació sincronitzada

Recomendado

    También te gustará

      Advertising