0 Me encanta
Guárdalo

Retrorunning: correr hacia atrás

Sandra Corcuera, cinco veces campeona del mundo de retrorunning, nos cuenta todos los secretos de esta disciplina

© Vicens Gimènez
Retrorunning

Ropa técnica, compresiva, zapatillas y primero un pie, luego el otro y a sumar kilómetros. Hasta aquí todo normal. Eso sí, ¿cómo os quedáis si os decimos que la cosa va de correr hacia atrás y que aquí mismo tenemos a una campeona del mundo de la disciplina? ¡No estamos locos! Es Sandra Corcuera y en el 2007 participó en su primera prueba de retrorunning. "Todo es un cúmulo de casualidades. Toda mi vida he practicado deporte y en el 2000 empecé con el atletismo. Como me gustaba coleccionar cosas, empecé a sumar carreras de todos los tipos y distancias y un día, en 2007, vi una de retrorunning. No sabía muy bien que era pero me apunté. al llegar a la línea de salida me dijeron que tenía que correr de espaldas. Fueron mis primeros 1.500 metros de retrorunning" nos explica Corcuera.

Tras su debut corriendo hacia atrás, Sandra descubrió que en Estados Unidos un puñado de médicos y deportistas utilizaban el retrorunning para prevenir y recuperar lesiones. Así, Corcuera decidió incorporar 10-15 minutos de correr de espaldas a sus entrenamientos de atletismo y vio como las lesiones empezaban a desaparecer. "Me enteré de que el verano de 2012 había un Mundial y me lancé a entrenar en serio", recuerda. Y de la anécdota a llevarse su primer mundial, a sumar cuatro oros más y cinco subcampeonatos.

¿Por dónde empezamos?

Pero, ¿cómo es correr de espaldas? La idea es inclinar el cuerpo hacia adelante y colocar las piernas lo más atrás posible, a la hora de poner el pie en el suelo, entrar con la puntera y hacer como una especie de palanca. No es un movimiento natural, se debe aprender y entrenar. "Es como si nos deslizáramos. No hay el mismo impacto que cuando corremos hacia delante, así que es menos agresivo en el contacto con el suelo. La diferencia más importante con el running es la técnica. Lo más complicado es acostumbrarse a no mirar por donde avanzas, por ello, es muy recomendable empezar a correr por pista, así te guías con las líneas. También, es difícil hidratarse con comodidad, lo mejor es optar por bidones como los que utilizo yo de Infisport ". ¡Entendido!

Advertising

Sandra nos dice que primero tratemos de caminar hacia atrás, para adaptar el cuerpo y la pisada. Lo mejor es que empezamos por incluir 10-15 minutos de retrorunning al final de nuestros entrenamientos y que lo hagamos en un lugar plano, sin obstáculos y con poca circulación. Descartemos la Rambla, vaya. Seguimos las instrucciones de Corcuera y, primero, combinamos 2 minutos andando y 2 corriendo. "A medida que pasen los días y que os sintáis cómodos, id aumentando los intervalos hasta hacer los 15 minutos de forma continua".

¿De ropa? ¡La corriente! Técnica, compresiva cómoda para los entrenamientos y, en el caso de Sandra, ultraligera para la competición. También, calcetines más altos para proteger el tobillo y gafas de sol con sujeción total y ajustables. "De zapatillas, yo recomiendo unas con un drop bajo, de 8 milímetros más o menos". Para los que
no sepáis qué es el drop... ¡os lo decimos rápido! La diferencia de altura que hay entre el talón y la puntera.

Advertising

De momento, no hay ningún club en Barcelona que tenga en cuenta al 100% esta disciplina pero en el Club d’Atletisme Esbufecs de Mollerussa sí la trabajan con mucho cuidado y suelen ser protagonistas de las listas de Cataluña para las pruebas internacionales . "Hay entrenadores personales o de gimnasio de diferentes puntos del estado que a título individual se han puesto en contacto conmigo porque les gustaría incluirlo en sus entrenamientos o para guiar a algunos deportistas", nos explica Corcuera.

El entrenamiento de una campeona del mundo

Sandra es autodidacta, entrena entre 6 y 7 días a la semana. Hace tiradas largas, cortas, intervalos, fartleks, series... "Las diferencias con el running no son muchas. La principal es la técnica y el trabajo en el gimnasio de todo el cuerpo". Horas y kilómetros de entrenamiento para ponerse a punto para pruebas de 1.500, 3.000, 5.000 e, incluso, 10.000 m -en pista-, una media maratón o un maratón -en ruta-. "La Maratón, sin embargo, no es una disciplina mundialista, se disputa en formato exhibición para batir el récord del mundo. Mi sueño es batirlo, y también que aumente la práctica de este deporte, que sea reconocido en nuestro país y que, algún día, se convierta en olímpico", confiesa Sandra.

Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments