Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right El Cruïlla reúne toda la riqueza de la música moderna

El Cruïlla reúne toda la riqueza de la música moderna

Un año más, el festival ecléctico de Barcelona inicia una nueva edición en el recinto del Fórum, entre el 12 y el 14 de julio, con la participación de artistas de todos los estilos, del rock al funk pasando por el hip hop y el mestizaje

Por Time Out en colaboración con Cruïlla
Advertising

Cuando el festival Cruïlla comenzó a dar sus primeros pasos, en aquellos años en que se celebraba en Mataró, su bandera era la del mestizaje. En aquel tiempo era un concepto que estaba de moda, la conexión entre sonidos y culturas, la apuesta por la mezcla como una especie de alquimia creativa –eran los tiempos en los que Manu Chao podía ser cabeza de cartel del festival–, y de ahí el nombre, muy bien encontrado, por cierto [Cruïlla significa encrucijada, cruce de caminos]. Años más tarde, el festival dio el salto a Barcelona, ​​ocupó el recinto del Fórum en julio, e inició su crecimiento a todos los niveles: no sólo de espacio, servicios y público, sino también en el acercamiento musical. El mestizaje continuaba en el ADN del Cruïlla, pero había muchas más cosas: una notable falta de prejuicios a la hora de seleccionar música actual vibrante y estimulante, con lo que se ensanchaba el espectro sonoro del festival, y una apuesta fuerte por los artistas nacionales. Así, en el Cruïlla había cada vez más hip hop, más música electrónica de baile, las nuevas propuestas del pop mestizo latinoamericano, pop-rock español, indie, world music y clásicos del rock. Todo en el mismo lugar.

Ahora llega la edición de 2018, y el Cruïlla se mantiene firme en una propuesta creativa que se ha demostrado que es acertada. El festival crece en público, y este año la propuesta artística es de las más ricas y variadas que le recordamos, hasta el punto de que parece un resumen muy bien delineado de lo que es la música popular y moderna en este punto exacto del siglo. Y, además, sin perder de vista una de las obsesiones del festival: que cuando se entre en el recinto, durante diez horas, nunca pares de divertirte. ¿Quieres saber qué encontrarás? Vayamos por partes.

1. Jueves 12: blues y rock

La primera jornada del Cruïlla es de toma de contacto, de aclimatación al espíritu musical del festival. Es una jornada breve, que empieza a las siete de la tarde y termina pasada la medianoche, y que sólo tiene tres artistas en cartel: Seasick Steve y dos platos fuertes para culminar el primer arrebato eléctrico, el ex líder de los White Stripes, Jack White –un hombre obsesionado en conservar la manera de hacer del blues-rock de los años 70, un fundamentalista de las formas clásicas–, y el polifacético Enrique Bunbury, que continúa su búsqueda de las raíces del rock con su estilo singular en el que también se mezclan cabaret, música de raíces y un cierto toque siniestro. Una buena manera de empezar.

2. Viernes 13: hip hop y calor

A partir del viernes, la cosa empieza a complicarse, porque pasaremos de un solo escenario a un total de seis. En los pequeños habrá artistas indies nacionales (Joana Serrat, Nudozurdo, Blaumut) o artistas con cierta conexión con la música negra de baile (Jessie Ware), y los grandes –Time Out, Cruïlla Enamora y Estrella Damm– los platos fuertes de cada edición, con músicas del mundo (Gilberto Gil, Bomba Estéreo), mestizaje (La Pegatina), pop-rock global y tres grandes cabezas de cartel: el grupo de hip hop y R&B N.E.R.D., liderado por Pharrell Williams, la banda de rock político Prophets of Rage, así como una estrella joven de la música de baile electrónica transformada en pop, Kygo. Sudarás todo lo que se puede sudar.

Advertising

3. Sábado 14: raíces y baile

Si revolvemos entre los artistas del segundo día grande del Cruïlla, encontraremos dos constantes: la búsqueda de raíces musicales, tanto en los sonidos africanos (Fatoumata Diawara) como en los folks locales (Els Catarres, Núria Graham), o también en el rock clásico (Albert Hammond Jr.). Pero lo que atraerá más público, probablemente, será el lado más artístico o enérgico de la propuesta musical: bandas como The Roots, que practican un hip hop elegante con instrumentos tocados con virtuosismo, la banda indie-rock Izal, el gran David Byrne o dos apisonadoras electrónicas en directo, los franceses Justice y los británicos Orbital.

4. Cosas que hacer en el Cruïlla

El Cruïlla es un festival urbano, y aunque la música es su propuesta principal, no quiere descuidar otros aspectos que puedan hacer de ella una propuesta interesante para la ciudad. De este modo, dentro del recinto del Fórum también encontrarás propuestas de arte decorativo como el escenario principal del Estrella Damm, que ha sido diseñado y decorado por Lluís Danés, o dos espectáculos escénicos como Dreams, una propuesta de La Fura dels Baus, o una adaptación de la fiesta popular del Aquelarre de Cervera. También habrá espacios de belleza, de arte urbano, e incluso una iniciativa que intentará acercar el público del Cruïlla el Gran Teatro del Liceo para descubrir la ópera a buen precio. ¿Hay cruce de caminos más sorprendente que este?

Recomendado

    También te gustará

      Advertising