Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Más vida diurna en el Gayxample

Más vida diurna en el Gayxample

Os presentamos tres locales recientes y que intentan darle un poco de vida durante el día al barrio gay por excelencia

Por Josep Maria Sarri |
Advertising
Bim bar

En el Gayxample hay pocos locales de ambiente diurnos. Durante mucho tiempo, pasear antes de que se haga de noche por algunas calles del barrio gay de la ciudad podía ser una experiencia desoladora. Ni un triste local con cara y ojos donde poder tomar un café o tomar una copa temprano.

Cafetería con 'drag queen'
Por suerte, en los últimos meses estos ha cambiado y han aparecido algunos locales interesantes que, a pesar del mal momento económico, se atreven a abrir fuera de los horarios más habituales. Son tres locales dirigidos al público gay que en época de vacas flacas intenta encontrar su espacio en una zona muy tranquila durante el día. El local de este tipo más nuevo y también más enfocado al público gay es el Bim Bar (Casanova, 71) de los mismos propietarios que el Bim Bam Bum y ubicado justo al lado. Esta cafetería y bar de copas abrió a mediados del mes de abril con una colorista fiesta. En encargado es Carlos Leal, un joven venezolano que hace siete años que vive en Barcelona y que por las noches se transforma en Luna Diva, una drag deslenguada que se deja ver los fines de semana en el establecimiento vecino. El local, con una zona de sofás en la entrada, varias mesas en el interior y una gran barra, abre al mediodía de lunes a sábado y encontraréis siempre algo para comer, sobre todo ensaladas y batidos. Todo muy sano, como los camareros, chicos guapos escogidos -no nos lo niegan- en parte por su atractivo y siempre con ganas de hablar con los clientes. Una vez es hace de noche, en el Bim Bar los cafés dan paso a los cócteles hasta la medianoche. Para darle un poco de color, algunos viernes y sábados la misma Luna Diva se pone detrás de la barra.

Una gran mariquita
No muy lejos del Bim Bar, en la misma calle de Casanova pero tocando a la Gran Via está la cafetería Neo (Casanova, 46). El establecimiento, un proyecto de un empresario de origen turco, se inauguró a mediados de marzo. Y aunque los primeros meses sólo abrió por las tardes, ahora también lo hace por las mañanas. Cuando la persiana está bajada, lo reconoceréis por la gran mariquita que tiene pintada. Una vez dentro encontraréis una gran mesa para compartir almuerzos con amigos y desconocidos, y una barra también de grandes proporciones donde, por la noche, podéis tomar una copa. En el interior hay varias mesas donde se puede comer. En este establecimiento también tienen cocina y se puede comer y cenar un menú a precios bastante razonables (el menú de noche de fin de semana cuesta 14,50 €).

Jornada extensiva
El último bar de este repaso es el que hace más tiempo que ha abierto, el Osbar (Diputació, 225). A pesar de su nombre, no se trata de un establecimiento para el público bear. El 'Os' del nombre corresponde a las dos primeras letras del nombre de su responsable, Óscar Verde.
El local se estrenó el pasado mes de noviembre y tiene un horario generoso. Entre semana abre puertas a las siente y  media de la mañana y entrena la jornada sirviendo desayunos. Después se puede comer o tomar el café y por la noche también funciona como bar de copas hasta pasada la medianoche, incluso un poco más tarde el fin de semana. En las paredes del establecimiento encontraréis varias exposiciones de artistas emergentes. Por las tardes, también organizan actividades como encuentros para jugar a juegos de mesa en inglés.

Advertising