Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Annalena McAfee, periodista de raça

Annalena McAfee, periodista de raça

De la invasión de Polonia a los calzoncillos de John Updike. Hablamos con Annalena McAfee de ‘L’exclusiva!’

Por Josep Lambies
Advertising

Hace poco empecé a hacer proselitismo de la mordacidad republicana de Will McAvoid, el arrogante presentador de noticiario de 'The newsroom', y ahora cae en mis manos 'L'exclusiva!', la primera novela de Annalena McAfee. Que no lo hubiéramos visto antes en las librerías no significa que haya estado de brazos cruzados hasta ahora. McAfee fue directora cultural del Financial Times, y hasta julio del 2006 estuvo al frente del suplemento literario de The Guardian. Como el libro también va de periodistas, no lo puedo resistir: me presento haciéndole saber mi nueva fijación estacional. "Todavía no he podido ponerme, pero no tardaré -dice-. No me pierdo nada de lo que hace Aaron Sorkin, y si es la mitad de buena que 'El ala oeste de la Casa Blanca' ya valdrá la pena".

Basta de televisión. Hablamos del periodismo de otros tiempos, los de Clare Hollingworth, aquella corresponsal de The Daily Telegraph que en agosto del 39 llamó a la embajada británica de Varsovia para avisar de que los nazis acababan de entrar en Polonia. "Para disipar cualquier duda, sacó el auricular por la ventana para que los del otro lado del cable escucharan el acento alemán -explica McAffee-. Nadie ha tenido un scoop como este". La protagonista de su historia, Honor Tait, también es una periodista veterana. Y no se puede quejar, que en 1936 consiguió otra buena exclusiva: entrevistar a  Franco en las Canarias, quince días antes del golpe de estado.

McAfee es un anecdotario de la profesión con pelo rubio. ¿Sabéis qué le pasó una vez a John Updike? "El pobre hombre siempre hacía lo imposible para protegerse de los periodistas -como miembro del gremio, McAfee se sabe culpable-. Los citaba en una habitación de hotel lo más aséptica posible, con muebles básicos, sin lujos, para que nadie sacara conclusiones equivocadas del más inocente bibelot. Y todo fue bien, hasta que por una distracción se dejó los calzoncillos blancos bajo una silla". No me lo explica por ultrajar a nadie. Al principio de 'L'exclusiva!', Honor Tait tiene 80 años, y después de una vida entera entregada a la prensa espera la visita de una redactora sensacionalista. Hecha un flan, claro.

Hace rato que me estoy aguantando, pero si no habló reventaré: Annalena McAfee está casada con Ian McEwan. Ni media esperanza de impresionaros con titulares amarillos. Pero 'L'exclusiva!' no existiría si no fuera por él. "Estábamos en Escocia, de vacaciones, en un lugar remoto y aislado para que Ian pudiera acabar 'Chesil Beach', sin radio ni wifi -¿soy yo o le brillan los ojos?-. Yo acababa de leer un cuento de Chéjov, y pensé que, si me ponía, sería capaz de hacer una cosa de estas". A McEwan le encantó el relato, la historia de una vieja periodista que esconde una piedra con forma fálica justo antes de recibir la visita de una joven reportera. McAfee también conoce los trucos del oficio. "Os veo venir -me dice-. No me pillaréis desprevenida".


L'EXCLUSIVA!
Anagrama/Empúries.
367 pág. 19,95 €

Advertising