La soledad del corredor de fondo

Alan Sillitoe

LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO
Alan Sillitoe
Trad. Mercedes Cebrián
Impedimenta
256 pág. 19,95 € Hace unos años los Pulp advertían en el tema 'Common people' contra cualquier glamurització de las clases trabajadoras. Cantaban aquello de: "Nunca entenderás qué se siente viviendo tu vida sin sentido ni control". Mucho antes, sin embargo, en los años 50, un joven rebelde de clase obrera ya reveló la mediocridad de la vida de extrarradio en las ciudades del norte de Inglaterra. Aquel joven era Alan Sillitoe (1928-2010), insigne 'angry young man' y autor del célebre libro de cuentos 'La soledad del corredor de fondo', que ahora publica Impedimenta. El relato más conocido es el del título, que narra la peripecia de un delincuente juvenil, internado en un reformatorio, que encuentra en el atletismo de larga distancia una válvula de descompresión mental. La narración es una larga introspección, escrita a ritmo de trote, sobre el anhelo de insubordinación. Pero entre el resto de relatos hay retratos más sutiles de la frustración suburbial. Sillitoe proyecta una mirada impenitente sobre la incapacidad de vencer la soledad ('El cuadro del barco de pesca'), las dramáticas consecuencias de la incomunicación conyugal ('El partido') y las soluciones para sobreponerse al fatalismo del 'no future' ('Una tarde de sábado'). Pero tampoco rehúye la nostalgia cuando, ya consagrado como hombre de letras, echa un vistazo atrás y recuerda la infancia en la calle en los años 30, entre amistades delictivas ('El arca de Noé') y guerras de bandas ('Declive y ocaso de Frankie Buller'). Sillitoe describe un mundo lejano, pero la rebeldía y el malestar que destilan sus cuentos no parecen tan desaparecidos como nos gustaría creer.

Críticas y valoraciones

0 comments