Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Foto-galería histórica de La Modelo

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Foto-galería histórica de La Modelo

Descubre la historia de la antigua prisión de la ciudad a partir de una serie de imágenes inéditas en blanco y negro que no de dejaran indiferente.

Por Time Out en colaboración con la Generalitat de Catalunya
Advertising

Tanto si ya habéis visitado la exposición de La Modelo como si todavía no lo habéis hecho, no podéis dejar de echar un vistazo a estas fotografías: 12 recuerdos de los 80 primeros años de historia de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Descubriréis qué escondían los espacios que formaban este centro penitenciario,  cómo eran las celebraciones litúrgicas que tenían lugar en la cárcel, cuál era el contexto social y político de la época y muchos secretos sobre fugas, reivindicaciones y motines que seguro que despertaran vuestra curiosidad…

Entrada principal 1904

Así era la fachada de la entrada principal de La Modelo. A pesar de que los inicios del proyecto se remontan a marzo de 1870, no fue hasta el 9 de junio de 1904, fecha en qué se hizo esta fotografía, que el edificio se inauguró. El terreno, que ocupaba una zona rectangular equivalente a dos manzanas del Eixample, costó poco más de 220.000 pesetas. Cuando la diseñaron, se calculó que en La Modelo se podrían alojar entre 700 y 800 reclusos, pero la cifra rápidamente se sobrepasó y pronto los presos tuvieron que compartir celdas que inicialmente habían estado concebidas para una sola persona.

 

La Biblioteca 1906

La filosofía de la prisión radicaba en la idea que, para evitar que la maldad aumentara y para poder seguir la reinserción de los reos, estos tenían que tener el mínimo contacto con el resto de la población reclusa, por eso raramente abandonaba la celda. No obstante, podían disponer de una hora de paseo diario o visitar la biblioteca, esta sala con periódicos y libros que provenían de donaciones y que estaban cuidadosamente seleccionados, que se encontraba en la plata subterránea. Hay que añadir que, aunque muchos de los presos comunes eran iletrados, buena parte de los presos políticos eran ilustrados.

Advertising

Vagabundos 1906

Durante los primeros años de vida La Modelo, en esta se alojaban principalmente pequeños  delincuentes y los que se conocían como ‘golfos’ –vagabundos sin oficio– como los de la fotografía. Se trataba de adolescentes que habían sido detenidos a raíz de varias causas políticas, como las huelgas obreras. Los que veis en la imagen iban a la escuela de la prisión. Desde sus inicios, en el centro penitenciario se mezclaron, por una cuestión de falta de espacio, los condenados y los preventivos, con todos los conflictos que eso generó.

Concierto en la prisión 1915

Para celebrar las bodas de plata del Patronato de Presos, en junio de 1915 se celebró un concierto en el centro de la prisión. Las únicas celebraciones que se hacían entre las paredes de La Modelo eran de tipo institucional o religioso. Las reuniones se celebraban en el centro del edificio, siempre alrededor del famoso panóptico de cristal que distribuía las diferentes galerías y que todavía podéis visitar si vais a la exposición de La Modelo.

Advertising

Derribo de la prisión de mujeres 1936

En el marco de la Guerra Civil tuvieron lugar las únicas excarceraciones masivas de la prisión. La primera fue el 19 de julio de 1936, cuando se liberaron todos los presos después del pronunciamiento militar fallido: un total de 951 internos se marcharon del centro. Ese mismo día se procedió a la liberación de las reclusas y al derribo de la cárcel de mujeres de Reina Amalia –esta siniestra instalación del Raval que era exclusivamente para mujeres desde 1904– y que, tal como se aprecia en la fotografía, ese hizo a pico y pala.

Celebración de la Mercè 1941

Durante el período de la dictadura franquista la fidelidad a la República se convirtió en un delito y se aplicaban represalias a todo aquel no afecto al Alzamiento Nacional. Entre las paredes de la prisión se celebraron, durante esa época, actos oficiales  a bombo i platillo como el que veis en la fotografía, hecha desde el centro de la cárcel hacia las galerías. En este caso se trataba de la celebración más importante pera las prisiones: la fiesta patronal de la Merced, patrona de los presos, el 24 de septiembre de 1941, en la que intervinieron distintas autoridades, la flor y nata del movimiento.

Advertising

Visita de los familiares 1946

ambién con motivo de la celebración de la Mercè, los reclusos podían recibir la visita de sus familiares en el patio. Normalmente las visitas tenían lugar sólo una vez por semana, no podían alargarse más de 20 minutos y se hacían en unas cabinas específicas. En la exposición de La Modelo os podréis hacer una idea también de cómo eran los permisos para hacer Vis a Vis con los familiares más íntimos, una de las muchas razones por las que no deberíais perdérosla.

Exposición de manualidades 1963

Cuando se abrieron las puertas de La Modelo se creía firmemente en la benignidad del correccionalismo penitenciario. Esto se quería mostrar de cara al exterior y cuando las autoridades, como las que aparecen en la fotografía, iban de visita a la prisión, se les mostraba una exposición de manualidades que los reclusos, en pleno proceso reeducativo, habían elaborado. Era una demostración de la capacidad que tenían de rehabilitar a los presos y, además, los talleres dentro de la cárcel ayudaban a redimir las penas. ¡Si visitáis Las Modelo encontraréis una tienda con objetos hechos por presos entre los cuales hay unos cestos artesanales preciosos!

Advertising

Misa en la prisión 1964

Como hemos comentado, el centro neurálgico del edificio era el panóptico acristalado. Allí también se encontraba la capilla alveolar donde se celebraban misas, una de les pocas razones por las cuales los presos podían salir de su reclutamiento individual. En general, se utilizaba el aislamiento  y el silencio como herramientas para favorecer el arrepentimiento y la interiorización de la de la moral cristiana.

Motín en la prisión 1977

Así es como quedó una de las galerías después del incendio provocado durante uno de los motines que tuvieron lugar en  1977.  En ese momento la cárcel ya contaba con casi 1600 internos –recordad que el número óptimo para mantener las condiciones de salubridad y humanización era de la mitad, unos 800–. Durante los meses de febrero, junio, julio, septiembre, octubre y noviembre se produjeron distintos motines. Presos organizados pertenecientes al movimiento reivindicativo llamado la COPEL (Coordinadora de Presos Españoles en Lucha) denunciaban ser objeto de maltrato y habían pedido la destitución de muchos funcionarios y del mismo ministro de Justicia. Sus objetivos eran radicales: “¡o la libertad total o la muerte!” Los internos quemaron más de mil libros y arrancaron las puertas de madera de muchas celdas, destruyendo las cerraduras de las mismas.

Advertising

Visita del subsecretario de Justicia 1981

Durante los años de la transición la conflictividad de los reclusos fue en aumento. En el año 78 unos 300 presos se autolesionaron delante de los medios de comunicación y otros comenzaron una huelga de hambre. La lucha radical de los presos se alargó hasta el año 1980. Con la elaboración de la primera ley penitenciaria española en 1979 se empezaba a tener en cuenta la reeducación y la reinserción social de los presos y sus derechos fundamentales. En la fotografía el subsecretario de justicia habla con un grupo de presos, que probablemente le estén explicando las carencias que seguían existiendo en el centro y los problemas derivados de la constante masificación de internos.

Objetos intervenidos a internos 1982

¿Sabías que el dos de junio de 1978 se produjo una espectacular fuga de prisioneros de La Modelo? 45 reclusos consiguieron escapar a través de la red de cloacas que tenía salida en la calle Rosselló. Gracias a herramientas como las de la fotografía, que fueron posteriormente intervenidas, consiguieron excavar un túnel de 18 metros de largada que conectaba con las cloacas. Se organizaban en 3 grupos de 15 personas y trabajaban en cadena, día y noche, hasta que al cabo de 10 días terminaron el túnel, le instalaron un cableado eléctrico para poder tenerlo iluminado y salieron libres por la calle Rosselló al grito de “¡Viva la COPEL!”

Recomendado

    También te gustará

      Advertising