Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Entrevista a Trust
DNIT Trust

Entrevista a Trust

Orgia de pop homoerótico

Por Javier Blánquez
Advertising

El año pasado no hubo ningún otro disco como el debut de Trust. Lejos del estilo dominante en la escena independiente canadiense -donde los dos extremos son un tipo de rock épico y un tipo de pop electrónico travieso-, lo que hacía Robert Alfons, fotógrafo de profesión metido a hacer canciones, era rendir homenaje a estilos que había sido clave en su primer juventud: el pop gótico, el EBM y el eurobeat; es decir, una mezcla entre Depeche Mode, Front 242 y Ace of Base, con poderosos arreglos de sintetizadores que de tan fríos parecía que cortaran el aire.

Pero la verdadera clave del estilo de Trust está en la voz de Alfons, capaz de llegar a registros graves inquietantes, tanto que parecen salidos del infierno. "Si estoy muy enfermo puedo llegar a cantar muy grave -explica-. No es una tesitura forzada, el tono grave me es más natural que los registros agudos".

Hedonismo sintético de cámara oscura
Todo el álbum de debut de Trust, titulado 'TRST' (2012), es un homenaje a un estilo de vida, cosmopolita y aficionado a las rutas de la noche gay de las grandes ciudades: sus canciones tienen títulos como 'Gloryhole' o 'Dressed for space' que nos llevan a pensar en encuentros a oscuras en clubes de acceso restringido, con música alta y con gran riesgo de contagio de enfermedad venérea.

Incluso la portada del disco es la imagen de un travestido hecho polvo que se encontró una noche en un club de Toronto. Él no se esconde -"es como un viaje a toda velocidad en el tiempo, hacia lo que significaba ser gay en 1995"-, y asegura que el próximo disco, en el que ya trabaja, irá en la misma dirección. Muchas canciones de este futuro trabajo -que estará a la venta en 2014- las tocará en Barcelona, donde actuará por segunda vez. La primera vez fue en el Sónar -"eso fue el año pasado, y fue espectacular", explica-, cuando todavía no lo tenía todo rodado.

Un proyecto en solitario
Ahora Trust es un proyecto profesionalizado y casi a tiempo total -"ya no hago tantas fotos como antes. Antes hacía un montón y ahora sólo hago un carrete a la semana, o dos"-, y esto quiere decir que Robert está concentrado en hacer mejores canciones e integrarlas en un show más visual y  más valiente.

Al principio le ayudaba Maya Postepski -la batería de Austra, otro grupo canadiense de pop con inspiración gótica -, pero ahora lo tiene que hacer solo. "Trust siempre ha sido mi criatura, de hecho", dice. Y ahora que ha encontrado el camino para diferenciarse y excitar los instintos más básicos, llevará su pop musculado y homoerótico donde haga falta. Id, pero llevad protección.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising