Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right La copla tecno de La Bien Querida

La copla tecno de La Bien Querida

La Bien Querida cuelga la falda flamenca y abraza a Kraftwerk y New Order en ‘Ceremonia’

La Bien Querida
Por Marta Salicrú
Advertising

No volveréis a ver a Ana Fernández-Villaverde con guitarra acústica como mínimo en una temporada. Ana Fernández-Villaverde se ha quitado los faralaes. 'Ceremonia' (2012), el tercer disco de La Bien Querida, el proyecto que comparte con David Rodríguez (La Estrella de David, Beef), abandona la guitarra acústica y los violines árabes en favor de los sintetizadores y de las programaciones electrónicas. Pero incluso desnudas del aire andalusí del debut, 'Romancero' (2009), y de su continuación, 'Fiesta' (2011), las canciones de La Bien Querida conservan un regusto ibérico que los sitúa en un improbable medio camino entre el Krautrock alemán, la New Wave británica y los casetes de las gasolineras españolas. No en vano, entre las influencias del disco, al lado de Kraftwerk y del binomio New Order/Joy Division, Ana cita a Tijeritas.
Explica Fernández-Villaverde que la primera canción que compuso fue 'Arenas movedizas', el primer single del disco, una copla de despecho techno, a un trepidante ritmo motorik, y que también fue la primera a la que Rodríguez hizo los arreglos; es así como se reparten las tareas: ella se encarga de hacer las letras y melodías y él de vestirlas. "Nos gustó mucho cómo quedó y decidimos que el disco estuviera enfocado hacia allí. Queríamos que el disco tuviera un sonido homogéneo, porque con 'Fiesta', desde la distancia, nos dimos cuenta que se nos fue un poco de las manos con los arreglos y que cada canción iba por libre".
Pero incluso antes de aquella primera canción, con 'Ceremonia' lo primero fue el título, que quizá, de forma inconsciente, ya marcó el camino hacia los sintetizadores. "Justo después de salir 'Fiesta', escuchando 'Ceremony' -single de debut de New Order-, pensé que el disco se llamaría 'Ceremonia' porque me gustaba cómo quedaba con los discos anteriores. A David, de jovencito, le gustaban mucho New Order, era su grupo preferido". Pero la influencia de los autores de 'Temptation' también está patente en el álbum: 'A veces ni eso' recoge mejor su herencia que el nuevo disco de los británicos.
'Ceremonia' se desmarca de  sus predecesores desde la portada, en la que por primera vez no aparece Fernández-Villaverde. "Como en este disco prescindimos de músicos externos, David hizo los arreglos con un iPad y con sintetizadores antiguos, y lo hicimos prácticamente en casa -viven entre Barcelona y Madrid- , decidí hacer yo misma la portada. Y no me apetecía salir en ella. Así, además, marcaba el giro que queríamos hacer". Un golpe de volante del que, a pesar de confiar en lo que estaban haciendo, no estaba segura de que le gustara a todo el mundo. "Sí que llegué a pensar que a mucha gente no le gustaría el disco, pero estábamos en un punto en el que teníamos que arriesgar", dice Ana, para quien 'Fiesta' fue una continuación de 'Romancero' sin el efecto sorpresa del primero. "La acogida del disco me ha sorprendido mucho, no me la esperaba para nada", admite. Pero celebra que haya sido así: "Es el disco con el que me siento más identificada, por el sonido y por los arreglos".
 
Directo sin concesiones

Un nuevo sonido requiere un nuevo directo, para el que, como comprobamos en la gala de presentación del Primavera Sound -donde La Bien Querida volverán a tocar -, Ana y David cuentan con Frank Rudow (ex-Manta Ray). "Necesitábamos a una persona versátil que supiera trabajar con batería electrónica, sintetizadores y programaciones". Y con este formato de trío pasarán también "por el filtro de 'Ceremonia" las canciones de sus discos anteriores. No esperéis ningún bloque acústico: el golpe de volante no hace concesiones.

Advertising