Madeleine Peyroux sigue los pasos de Ray Charles

La cantante mezcla jazz, blues y folk norteamericano en 'The blue room'

© Rocky Schenk

Es un disco clave en la historia de la música popular: con 'Modern sounds in country and western music' Ray Charles dinamitó las fronteras -o contribuyó a hacerlo- entre la música que blancos y negros escuchaban en Estados Unidos a principios de los 60, con la lucha por los derechos civiles en danza.

El álbum mezclaba jazz, blues y country, y por eso a Madeleine Peyroux le va tan bien revisarlo en 'The blue room' (2013): no sólo porque Ray Charles esté en su "top 5", dice, sino porque si una cosa he hecho la norteamericana es mezclar géneros. "En América todavía es muy importante mezclar estilos y culturas, de los que tenemos muchos -afirma ella-. Debería ser parte de nuestra identidad como americanos entender las culturas que nos rodean. Nueva York es un buen lugar para hacerlo, por eso vivo allí".

Continuar el camino
La idea fue de su colaborador habitual, el productor estrella, Larry Klein, en quien Peyroux confía a ciegas: "Seguí su visión tan bien como pude". Pero fue ella quien decidió que, en vez de revisar 'Modern sounds...' entero, escogería unos temas selectos y completaría el tracklist como le apeteciera.

"El disco de Ray fue seminal, pero lo que me interesa es continuar el camino que él empezó -explica-. Quería ver cómo podía seguir los pasos de Ray en un contexto más contemporáneo, si era posible. Así que busqué canciones compuestas después de que él hiciera el disco, y que encajaran bien con los temas de las canciones más conocidas del álbum y que, por lo tanto, era importante que incluyéramos en el nuestro".

Siempre Leonard Cohen
Así, a parte de 'Bye bye love', 'You don't know me', 'I love you so much it hurts', 'Born to lose' y 'I can't stop loving you', del  clásico de Charles, Peyroux revisa temas de Randy Newman, Buddy Holly, John Hartford, Warren Zevon y, claro, Leonard Cohen, a quien la cantante ya versionó en 'Careless love' (2004), su primer gran éxito y el primer disco en el que trabajó con Klein.

"Por encima de todo lo quiero por la honestidad brutal, por la capacidad de convertirla en arte", dice Peyroux de Cohen, a quien no descarta dedicar un disco entero. "Si puedo cantar bien una canción suya, moriré feliz. De verdad".

Tampoco descarta -ni concreta- hacer un nuevo disco con temas propios, como hizo en 'Bare bones' (2009). "Ahora tengo gusanillo de la composición o, si prefieres, he probado el veneno y me ha gustado -dice-. Pero no puedo prometer nada más que intentaré ser una buena cantante y trabajar con los mejores, si puedo".

Críticas y valoraciones

0 comments