Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right '7 razones para huir' y el morbo de las películas de episodios
Noticias / Cine

'7 razones para huir' y el morbo de las películas de episodios

7 raons per fugir
7 raons per fugir

Un (sub)género con tradición

Me encantan las películas de episodios. También me gusta el equivalente literario: los libros de cuentos, de relatos cortos, desde que lo descubrí con Pere Calders, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe y Mercè Rodoreda hasta las ‘Dos mujeres desnudas’ (Rosa dels Vents/Suma) que han escrito conjuntamente Elisenda Roca y Maria Ripoll. Las historias breves tienen morbo, me aceleran el corazón, me ponen en tensión. Cuando las empiezas, ya sabes que, al cabo de poco rato, estarás en pleno nudo argumental, y que, minutos o segundos después, todo habrá terminado. Las historias breves son lo más parecido a una relación sexual... convencional, estándar: prólogo/besitos, meter y sacar, salpicadura y final. Las historias breves son ideales para voyeurs que se lo pasan bien hundiéndose por unos instantes en la vida de unos personajes desconocidos que, de ningún modo, aguantarían una larga temporada. Porque prefieren pasar página/fotograma e ir hacia otra aventura. En el cine francés, italiano y español hay una larga tradición de pelis de episodios. En Catalunya, todos recordamos ‘El porqué de las cosas’, de Ventura Pons, adaptación del libro de Quim Monzó, protagonizada por los añorados Anna Lizaran, Rosa Novell, Jordi Dauder y Pepe Rubianes, además de Pere Ponce, Jordi Bosch, Mercè Pons, Lluís Homar, Núria Hosta, Abel Folk, Sergi Mateu, Francesc Orella o Pepa López. Está a punto de estrenarse ‘7 razones para huir’, una nueva incursión del cine catalán en el mundo de los episodios, y donde también aparece Orella. Esperemos que repita el éxito comercial y crítico del film de Ventura Pons de 1995.

7 razones para huir

  

Pol López es de otro planeta

La peli es la ópera prima de Esteve Soler, Gerard Quinto y David Torras, y ha sido producida por Aritz Cirbián y Martín Samper. Hay algunos capítulos soberbios. El primero es maravilloso, porque está bien escrito, tiene constantes cambios de rumbo y sorpresillas y, todo sea dicho, tiene a un actor que borda cualquier personaje que le den y lo lleva hasta más allá de la excelencia: Pol López. En su fragmento, López, a quien ahora también podemos ver en haciendo de botones de hotel en ‘Boi’, es el hijo de Orella y Rosa Cadafalch, un pobre chaval que un día recibe una noticia bien desagradable, que desencadenará más y más noticias desagradables. López hace un nuevo recital interpretativo de los suyos, y a un servidor se le cayó la babita.   

 
Sergi López y su extraña pregunta

No menos extraordinario está otro López, Sergi López, cuando hace una curiosa pregunta a Emma Suárez en su episodio de ‘7 razones para huir’. López domina la palabra tanto como la gestualidad y las expresiones faciales. Otro crack, vaya. ¿Y la pareja formada por Alain Hernández y Àgata Roca, un agente de pisos y su clienta? Ahí es nada su nivel de inspiración, con una colección de buenos diálogos que pasan del humor negro al absurdo. Hablaría de todos los ‘cuentos’, pero mejor no destripar más una película que acaba con un show de un dúo delicioso: David Verdaguer y Nuria Gago.

7 razones para huir

 

Ramon Fontserè, ¡te queremos ver más!

Presentada durante la última edición del Festival de Málaga, donde triunfaron ‘Los días que vendrán’ y ‘La filla d’algú’, ‘7 razones para huir’ combina el castellano (Pepe Viyuela y Lola Dueñas tienen su momento de gloria, en un pasaje con crítica social incorporada) y el catalán, y contiene más de siete razones para no huir de ella. ¿Una razón más? La recuperación de un gran juglar como Ramon Fontserè, que hace demasiado poco cine y tele, y a menudo encasillado en el papel de abogado, médico o señor serio en general. ¡Con la cara de burlón que aún luce!

Advertising
Advertising