Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Recreación del Camp Nou como huerto urbano
Time Out BarcelonaRecreación del Camp Nou como huerto urbano

El Camp Nou podría convertirse en el huerto urbano más grande del mundo

Según el proyecto impulsado por el Ayuntamiento, Barça y Espanyol compartirían el RCDE Stadium de Cornellà y irían a pachas con los gastos

Por Time Out Barcelona Editors
Publicidad

La pandemia ha hecho estragos en los presupuestos de los clubes de fútbol, ​​que se han tenido que apretar el cinturón hasta el último agujero para hacer frente a una temporada sin hacer caja a los estadios. También ha puesto sobre la mesa lo que cuesta mantener un equipamiento de las dimensiones del Camp Nou para hacer sólo un uso puntual. Esto, sumado a la actual política de recuperación de espacios para disfrute de los barceloneses impulsada por el Ayuntamiento, ha confluido en una propuesta impulsada por el Consistorio que cuenta con el apoyo de un buen número de directivos de los dos principales equipos de la ciudad.

La idea surgida del equipo de Urbanismo de Ada Colau es que el césped del Camp Nou se divida en parcelas para que los socios y las socias del Barça que así lo deseen puedan tener un huerto. Las parcelas libres se sortearán entre el resto de ciudadanos que lo soliciten, aunque estos tendrán que pagar una cuota anual de 60 euros para gastos de mantenimiento, que se repartirán entre la Hacienda municipal y la caja del F.C. Barcelona. "Sabemos que no es mucho, pero ahora mismo cualquier pequeño ingreso ayuda", asegura una fuente anónima del club, muy preocupada por la situación financiera del Barça.

Aunque también se planteó, finalmente se ha descartado que el Camp Nou albergue también gallinas, gansos y otras aves de corral. "Al menos habría alguna posibilidad de que, de vez en cuando, se pongan huevos en el campo", argumentan desde el sector favorable a la implantación de los gallineros.

El plan prevé que Barça y Espanyol compartan el estadio de Cornellà, ahora mismo infrautilizado. Compartirían terreno de juego y gastos, lo que también iría de perlas a los blanquiazules. Aparte de los beneficios económicos y una gestión más eficiente de los espacios, desde el Ayuntamiento de Barcelona también insisten en el enorme potencial simbólico de hermandad y sororidad (no nos olvidamos los equipos femeninos) que ofrecerán al mundo los dos clubes compartiendo una misma instalación: "Desde la caída del Muro de Berlín no se habrá visto nada igual", asegura uno de los técnicos del Consistorio, visiblemente emocionado.

¿Te ha gustado? ¡Acaba de pasar un feliz Día de los Inocentes!

Últimas noticias

    Publicidad