Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Hetta: aquí hay tomate

Hetta: aquí hay tomate

Advertising

Todos sabemos lo que cuesta encontrar tomates que sepan a tomate en Barcelona. Pocos restaurantes cuidan esta fruta o la consideran un ingrediente noble. Este carácter de eterno secundario nos ha llevado engullir infinidad de ejemplares con menos sabor que un trozo de colchón, tomates sospechosos que tienen el mismo tamaño y color, y parecen haber salido de una fábrica. Hay que recuperar el tomate de verdad.

Olof Johansson, Alberto Sambinelli, Xavi Tranque y Ferran Garcia Zafra, los chefs del Hetta (Pasaje Marimón, 5) ya se han puesto trabajar y han convertido esta fruta en la estrella temporal de una carta que no descansa y cambia constantemente. Este espacio diáfano, donde cocina y comedor casi se confunden, se está convirtiendo en uno de los restaurantes más atractivos de Barcelona gracias a su obsesión por el producto. De hecho, su carta se basa en ingredientes de temporada que cambian en función del calendario agrícola. Material ecológico y biodinámico, presentado en diferentes cocciones y temperaturas, con altas dosis de creatividad y delicadeza.

 

Prueba los espárragos crudos con hielo y pino confitado. Pide la yema de huevo marinado con botarga y suero de parmesano. Volverás seguro, son platos de Estrella Michelin. Pero vamos a nuestro amigo rojo, una fiesta de la vitamina C que durará en carta lo que dura la recogida del tomate biodinámico: julio, agosto y la primera quincena de septiembre.


Con este producto cargado de umami y de una textura casi sensual, facturan un gazpacho antológico. Denso, potente, con un color naranja rojizo que es vida. Seguimos con una ensalada de tomate marinado con un pesto de cinco hierbas y flores de temporada: fresca, golosa y perfecta para el verano. Después aterrizan en la mesa unos tomates verdes fritos sabrosos, tiernos y con tres cremas que duran muy poco. Y para terminar la traca, unos tomates cocidos a la cal, trabajadísimos, de una textura delicada y melosa, con gel de albahaca inyectado y una base terrosa que les da mucha vida. Es un homenaje al tomate que hará felices los integristas de esta fruta tan maltratada en Barcelona. Una fiesta que no puede terminar sin una de mis postres favoritos: el sándwich de helado ahumado. Pruébelo y fliparás. Y date prisa, hacen vacaciones del 2 al 20 de agosto.

Share the story
Últimas noticias
    Advertising