Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right ¿Los deportistas no se merecen (inolvidables) películas?
El mejor, dir. Barry Levinson
Foto: Fotograma de la pel·lícula 'El mejor' El mejor, dir. Barry Levinson

¿Los deportistas no se merecen (inolvidables) películas?

Advertising

Humanos fuera del terreno de juego

La muerte de Blanca Fernández Ochoa y el triunfo de la selección española de baloncesto han hecho aflorar historias personales que a menudo quedan escondidas detrás de los deportistas famosos: la esquiadora era una mujer que sufría mucho, y Ricky Rubio está marcado por el fallecimiento de su madre, Tona, por culpa de un maldito cáncer de pulmón, a los 56 años. Los medios nos acaban de ofrecer la cara más humana y cercana de los deportistas de élite. Pero, ¿qué pasa con el cine y los deportistas? ¿Por qué hay tan pocas películas potentes y emocionantes sobre el mundo del deporte? Vayamos por partes y maticémoslo.


Los boxeadores, los más sufridores

Los únicos deportistas que realmente tienen una considerable, premiada y jugosa filmografía son los boxeadores. Pero no nos engañemos: hablar de boxeo no es hablar de... ¡deporte! Es hablar de orígenes humildes, violencia, intereses, apuestas, trampas, diferencias sociales, zancadillas, problemas con la pareja y grandes putadas. Los biopics de boxeadores así nos lo han confirmado: Paul Newman fue Rocky Graziano en ‘Marcado por el odio’ (1956), de Robert Wise; Robert De Niro se convirtió en Jake LaMotta en ‘Toro salvaje’ (1980), de Martin Scorsese; Denzel Washington se metió en la piel de Rubin Carter en ‘Huracán Carter’ (1999), de Norman Jewison; y Russell Crowe interpretó a James Braddock en ‘Cinderella man’ (2005), de Ron Howard. Dos títulos de Mark Robson (‘El ídolo de barro’ y ‘Más dura será la caída’), uno de Robert Rossen (‘Cuerpo y alma’), la maravillosa ‘Rocco y sus hermanos’ (Luchino Visconti, 1960), la saga ‘Rocky’, ‘Campeón’ (Franco Zeffirelli, 1979), ‘The Fighter’ (David O. Russell, 2010) y las españolas ‘Young Sánchez’ (Mario Camus, 1964) o ‘La distancia’ (Iñaki Dorronsoro, 2006) también nos han enseñado un panorama del boxeo donde el glamur acaba recibiendo un traidor puñetazo por parte del drama desesperado y del patetismo profundo. Dos recitales más de tortazos y humillaciones dignos de ser recordados: ‘Million dollar baby’ (2004), de Clint Eastwood, y ‘El luchador’ (2008), de Darren Aronofsky. 

 

El ídolo de barro

 

Retratos de grupo

Existe otro tipo de pelis ambientadas en el deporte, y son esas que describen a un numeroso grupo de personas dispuestas a ganar trofeos: aquí podemos incluir ‘Carros de fuego’ (1980), de Hugh Hudson, ‘Hoosiers’ (1986), de David Anspaugh, ‘Once pares de botas’ (1954), de Francisco Rovira Beleta, o ‘Invictus’ (2009), de Clint Eastwood. En todas ellas, el foco de atención se desplaza constantemente, porque se tienen que explicar varios relatos a la vez. Y podemos añadir ‘Campeones’ (2018), de Javier Fesser, que introduce más posibilidades narrativas: no se trata de saber si todos ellos triunfarán o no, sino de emocionarse con su duro día a día.


Los personajes importantes no están jugando

Sí, seguro que me he dejado algunas pelis (‘Campo de sueños’, ‘Los Búfalos de Durham’, ‘Rush’), más por falta de espacio y para no agobiaros con un exceso de ejemplos que no por falta de memoria, pero no querría olvidarme del cine y el béisbol: de Gary Cooper haciendo de Lou Gehrig en ‘El orgullo de los Yanquis’ (1942), dirigida por Sam Wood y protagonizada por Gary Cooper; o de Robert Redford en ‘El mejor’ (1984), de Barry Levinson. Y ojo con la divertida, materialista y destructora visión del fútbol americano que ofrecía Oliver Stone en ‘Un día cualquiera’ (1999): el protagonismo, sin embargo, lo acaparaban los personajes satélite, los buitres, pajaritos y pajarracos como Al Pacino y Cameron Diaz, y no los jugadores.

De momento, lo que sí estamos sufriendo es una invasión de documentales (en formato de serie o largometraje) sobre deportistas: algunos espectadores se conforman viendo el lujoso, vacío y tatuado día a día de Sergio Ramos, y otros  quieren alguna cosa más elaborada, y prefieren las películas de Asif Kapadia sobre Ayrton Senna y sobre Diego Armando Maradona. Vuelvo al inicio: me ha conmovido más y me ha permitido conocer más delicadas interioridades del alma el mítico reciente partido de baloncesto de Ricky Rubio que el 80 por ciento de los films citados.

NO TE LO PIERDAS: Las mejores películas del Festival de Cine de Sitges

Share the story
Últimas noticias
    Advertising