Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 10 propuestas de fin de semana para salir de Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Costa Brava
Costa Brava Costa Brava

10 propuestas de fin de semana para salir de Barcelona

Te ofrecemos una selección de propuestas para que exprimas el fin de semana al máximo: haz un viaje en globo, visita volcanes y recorre la costa catalana.

Por Time Out en col·laboració amb Sant Aniol
Advertising
gorgues de Sant Aniol

1. Un baño en las gargantas de Sant Aniol

La excusa perfecta para ir hasta la Garrotxa es nadar en las gargantas de Sant Aniol, donde surge la famosa agua volcánica Sant Aniol. Os podréis remojar, si sois valientes y no le teméis al agua fría, dentro de agua cristalina, rodeados por un paraje magnífico y una vegetación espectacular. La caminata previa también es un buen reclamo: mientras recorréis la ruta para llegar a las gargantas encontraréis maravillas como la presa del Gomarell, el estrecho del Goleró, la ermita de Sant Anio, el Salt del Brull o la Garganta Blau. Reconectad con la naturaleza y descubrid por qué el agua Sant Aniol tiene espíritu volcánico.  

paracaigudes

2. Saltar en paracaídas

Si levantarte unos metros del suelo no es suficiente para ti, ¿qué te parece lanzarte al vacío desde unos 4.000 metros? El salto con paracaídas sobre la badía de Roses es un clásico del turismo de aventura en la Costa Brava. La escuela tiene monitores muy experimentados con los que saltarás en tándem mientras otro graba un video con tus mejores caras. La experiencia es de infarto: hasta los 1.500 metros, la caída es libre. Entonces, un tirón te indicará que el monitor ha abierto el paracaídas y, durante unos minutos, podrás aprovechar para admirar el Cap de Creus desde una perspectiva inmejorable.

Advertising
Aiguamolls de l'Empordà

3. Piérdete en el Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà

Con cerca de 5.000 hectáreas, es el conjunto pantanoso más importante de Catalunya, después del delta del Ebro. Aquí podrás observar centenares de especies animales, sobretodo pájaros ya que es el refugio de muchas aves migratorias. El parque natural también dispone de un centro de información y documentación y de una estación meteorológica. Y si eres de los que se flipan con la cabeza bajo el agua, las Illes Medes serán tu paraíso: este parque natural protegido es una de las reservas de fauna y flora más importantes del Mediterráneo.

Estanc de Llorà

4. Visitar las gargantas de Llorà

Las gargantas de Llorà (también conocidas con el nombre de Garganta del Diablo) son, juntamente  con las de Canet, la principal zona de baño de la Vall del Llémena. Se trata de una garganta muy grande, situada relativamente cerca de la ermita de Sant Medir, y de difícil acceso para niños y personas mayores, ya que para bañarse es necesario lanzarse directamente al agua y después subir por una cuerda. Además, para llegar, debéis hacer una buena excursión de una bajada pronunciada. ¡Pero vale mucho la pena!

Advertising
Banya del Boc

5. Ir al volcán de la Banya del Boc

Exacto, no sólo la Garrotxa es tierra de volcanes. El volcán de la Banya del Boc (250 ha) es uno de los mejores exponentes del vulcanismo cuaternario catalán existente fuera de la zona volcánica más conocida de las comarcas gerundenses. El cráter mide 1300 x 860 metros y tiene una profundidad de 100 metros. Este espacio es de una gran singularidad geológica, constituido por un cono volcánico abierto sobre el valle del Llémena y una amplia colada de lava basáltica que dio lugar a la llanura de Sant Joan. Entró en erupción en tres etapas diferentes, la última hace 123.000 años. La subida al volcán no es demasiado difícil, si bien es necesario calzado cómodo, agua y, sobretodo, el móvil a tope de batería. Las vistas son alucinantes.

submarinisme

6. Un paraíso bajo el agua

¡Qué fantástica idea tuvo el que se inventó la instalación de grandes ventanas en una cabina sumergida de las embarcaciones y así poder observar el fondo marino sin mojarse! Las Illes Medes, siete islotes delante de l’Estartit, en la Costa Brava, tienen una inmensidad de riqueza biológica y geológica, especialmente bajo el agua. Desde l’Estartit zarpan barcos que, además de llevarnos a descubrir algunos de los desfiladeros y calas más espectaculares, también nos permite observar este extraordinario fondo marino, con miles de peces de colores. Si sois un poco atrevidos y este verano os apetece descubrir por qué hay tantos aficionados al submarinismo, este lugar es, lógicamente, sensacional para entrenarse.

Advertising
Globus Costa Brava

7. Un romántico paseo en globo por el cielo del Empordà

Por fin una actividad para elevarse por los cielos de la Costa Brava que no pone a prueba nuestras condiciones atléticas ni los nervios. Los paseos en globo por el Empordà se han convertido en un éxito al que se apuntan familias que celebran un aniversario, parejas a la búsqueda de una experiencia romántica y emocionante… Y todo con mucho glamour e incluso un pícnic con cava una vez se produce el aterrizaje. Apto para participantes entre 5 y 99 años que busquen una jornada de emociones moderadas. En Colomers, en el interior del Baix Empordà, encontraréis diversas empresas que se dedican a este menester.

Ribes del Ter
Ribes del Ter

8. Parque de las Ribes del Ter

El parque de las Ribes del Ter sigue el trazado del riu, desde Fontajau hasta las Deveses del Pont Major. El atractivo de la zona, además de la belleza del lugar, es la riqueza y variedad zoológica; los observatorios ornitológicos ofrecen una buena oportunidad para contemplar las aves que construyen sus nidos. También se pueden observar insectos, anfibios y peces. Los sábados por la mañana, la Associació de Guies de Turisme de Girona organiza visitas naturalistas guiadas para todo el mundo, accesibles para personas con movilidad reducida y servicio de intérprete en lengua de signos.

Advertising
Túnel del Vent

9. Flotar en el túnel del viento

El Windoor de Empuriabrava se ha convertido en una de las primeras atracciones turísticas de la Costa Brava norte, con el permiso del resto de excelentes encantos de la zona. Pero seamos sinceros: si playas y restaurantes podemos encontrarlos en todas partes, los túneles de viento eran, hasta hace poco tiempo, una fantasía al alcance sólo de los grandes centros de ingeniería más avanzados del mundo (o de James Bond). Se trata, básicamente, de un receptáculo vertical y transparentes donde el aire propulsado desde tierra nos hace volar. Así de sencillo y así de extraordinario. La experiencia solamente dura dos minutos pero los que lo han probado lo recuerdan con un extraño brillo en los ojos, como si hubieran visto cosas que los demás no creerían.  

Cap de Creus

10. Desconectar en el Cap de Creus

La belleza del Cap de Creus, mientras deambuláis sobre rocas escarpadas y trabajadas milenio a milenio por el viento y el agua. Un paisaje único, con un punto lunático, el cabo más al este de la península Ibérica, y Cap de Creus. Lo que durante años fueron más de 400 bungalows del Club Mediterranée, ahora es uno de los rincones naturales más espectaculares, donde podrás disfrutar de la magia del paisaje mientras descubres algunas de las rocas que inspiraron a Salvador Dalí. Fíjate cuando cojas el camino de tierra: en el suelo encontrarás pistas de cuáles son las rocas que aparecen en sus cuadros surrealistas. Sí, culturizarse provoca calor… pero estás en el lugar ideal: verás que por todo el parque natural hay caminos señalizados que te llevan a pequeñas calas donde zambullirte.  

Recomendado

    También te gustará

      Advertising