Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Bares donde sentaros si vais más sudados de la cuenta

Bares donde sentaros si vais más sudados de la cuenta

¡Deporte y caña siempre son una buena combinación!

Interior de te
Por Carlota Martí (Lymbus) |
Advertising

Un par de taburetes o un banquito con una almohada bien cómodo pero siempre fuera del bar y bien pegados al cristal. ¡No paséis de largo! No tienen el glamour de algunas terrazas pero ganan en encanto y son las mejores amigas de los más deportistas de la clase. ¿Por qué? Son pequeñas y exteriores así que si vais más sudados de la cuenta, tranquilos, no molestan a nadie. Acercaos a ellas a tomaros la birra post-deporte.

Bar But
©MariaDias

Bar But

Deportistas, sentaos, comed y bebed. El ventanal inclinable y la barra baja con tres taburetes son el emblema del Bar But. Entre abdominales, carreras y saltos, os sentiréis obligados, sí o sí, a hacer una parada técnica. Madera clara, plantas, cuadros de jóvenes artistas, luces que cuelgan del techo y… comida de la buena. El Bar But es cálido y acogedor aunque lo miréis desde uno de los taburetes de la entrada. Tienen cervezas artesanas, croquetas de pollo al curry, brie trufado o pescado de mercado. ¡Ñam!

Calle Bonavista, 8.

Interior de te

Interior de té

¿No os llama mucho eso de tomar un té después de una ración de ejercicio? ¡Mec! ¡Abrid la mente! En el límite de Gracia con Sant Gervasi está Interior de té, un rincón clásico con mucha personalidad que nos tiene el corazón robado. Y sí, si vais todavía de deporte, tiene una diminuta mesa con dos sillas justo en la entrada. ¡No necesitaréis más! Tienen los mejores tés del mundo –no bromeamos-, a precios razonables. Dejaos aconsejar y acompañad la bebida con algún dulce de matcha.

Calle Milton, 1.

Advertising
Granja Petitbo
©Maria Dias

Granja Petitbo

¡Un clásico! Tildadlos de hipsters, modernos y derivados pero admitid que hacen uno de los mejores brunch de Barcelona. Encontrar una mesa libre se acerca a una misión imposible pero, antes de llamar a Tom Cruise, probad a pasar por allí prontito y elegid -quizás os tomarán por locos- los bancos con cojín de fuera. El interior del local es muy agradable pero, vosotros, recuperad fuerzas en la entrada sin sufrir por los aromas que suelte vuestro cuerpo.

Paseo de San Juan, 82.

Bar Mediterraneo

Mediterráneo

Que si la del Sol, la del Diamant o la de la Revolució. ¡Mentira! La mejor plaza de Gracia es la de Narcís Oller. Una vez allí, el objetivo será quedarse con el banco del Mediterráneo. En esta cafetería italiana, si pedís uno de los bocadillos que tienen en la barra, os lo abrirán y os añadirán un poco más de aceite y sal antes de servíroslo. Cuidan los detalles y si estáis un poco chof, leed las frases estilo Mr Wonderful que tienen por las pizarras: 'Quizás todos los días no sean buenos pero siempre hay algo bueno en todos los días'.

Plaça de Narcís Oller.

Advertising
Crum

Crum

¡Patatas, patatas, patatas! Ellas nos llevaron hasta el Crum. Y pueden ser de corte grueso, extra fino -como las de George Crum-, en rodajas, clásicas y alargadas o sofisticadas. Elegid corte y salsa, añadid una caña y ya lo tendríais. ¿Para sentarse? Dos barras de madera y cuatro taburetes. Si hacéis deporte con tres amigos más, el local de Parlament is the place to be.

Parlament, 15

Bicioci
©Irene Fernandez

Bicioci

¡Ah, que sois los locos del pedal! Hecho el rodaje y subido el track a Strava, traed la bici hasta este espacio de la calle Venus. El interior... ya lo dice el nombre, es para los viciados del ciclismo. Gorras, cuadros, ruedas, bicicletas, libros ... En la entrada tienen un inflador ideal para que vuestras ruedas recuperen aire y, al lado, un banco para que os sentéis con el mallot puesto y comáis una pizza Indurain, Pantani o Nibali.

Calle de Venus, 1.

Advertising
Brunch and Cake
Brunch and Cake Instagram

Brunch & Cake

Brunch, cupcakes y un local de color blanco nuclear con un aire entre chic y neoyorquino. Esto sí que es el colmo del modernismo. En el Brunch and Cake todo es impoluto, dulce y perfecto. Aquí nos cuidan mucho a los que venimos de hacer deporte y, justo tocando los cristales del local, nos han montado unos sofás de mimbre con cojines y unas mesillas -blancas, claro -donde sentarnos como reyes.

Carrer Enric Granados, 19

Advertising