Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Escapada al Moianès: tesoros bajo y sobre tierra

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Monestir de l'Estany Moianès

Escapada al Moianès: tesoros bajo y sobre tierra

En la comarca conoceremos las Cuevas del Toll, los pozos de hielo o el monasterio de Santa Maria de l'Estany

Por Xavier Amat
Advertising

El Moianès tiene las dimensiones perfectas para pasar un fin de semana, una comarca pequeñita donde todas las cosas interesantes quedan cerca la una de la otra. Aún así, no penséis que en 48 horas lo podremos conocer todo, pero nos haremos a la idea y disfrutaremos de elementos patrimoniales y naturales muy diversos.

CON LA COLABORACIÓN DE BARCELONA ÉS MOLT MÉS Y LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA.

Poues de Glaç de la Ginebreda
Poues de Glaç de la Ginebreda

Tarde día 1: Las 'Pourd' y los corderos de la Ginebreda

Proponemos comenzar la escapada dirigiéndonos a Castellterçol, donde en las afueras, dirección Moià, encontramos el Mas La Ginebreda. Se dedican al cultivo extensivo de especies forrajeras y también a la ganadería, con 250 ovejas de raza ripollesa. Toda la producción, tanto la agraria como la ganadera, la están transformando en ecológica. Es posible visitar la finca y poder tocar los corderitos. Asimismo, desde el lugar os podréis acercar a los pozos de hielo, las 'Poues', que datan de los siglos XVII y XVIII. Adosadas y de gran tamaño, singulares en todo el arco mediterráneo, demuestran la importancia que tuvo el lugar en el negocio del hielo preindustrial. Jugaban a su favor, claro está, el clima frío del invierno en este punto y la proximidad a Barcelona. La rehabilitación reciente de una de las 'poues' permite al visitante entrar en su interior.

Coves del Toll Moià
Coves del Toll Moià

Mañana día 2: Unas cuevas excepcionales

Junto a Moià, y dentro de su término municipal, hay uno de los lugares más fantásticos y visitados de la comarca, las Cuevas del Toll. Las exploraciones han demostrado que ya las habitaban personas y animales salvajes desde la Prehistoria. Abiertas al público, siempre con visitas guiadas, podremos observar más de un kilómetro de bellas y singulares galerías. El guía nos explicará, entre otras cosas, cómo se descubrieron en época moderna, qué hallazgos se han hecho, qué excavaciones todavía se están llevando a cabo, y cómo, en otros tiempos, por aquí corría al mar.

Advertising
Moià
Moià

Tarde día 2: Paseo por la capital

Después de comer vamos a Moià. Es un municipio de cerca de 6.000 habitantes y proponemos conocerlo empezando por ejemplo por la plaza de San Sebastián, patrón del lugar. Bajamos por la calle del Forn, con casas antiguas y emblemáticas, una de las cuales Can Carner, sede del Consorcio del Moianès y Hotel de Entidades, y otra, la del número 25, que fue la primera casa de la Escuela Pía en Cataluña, inaugurada en 1683. Llegados a la plaza Mayor, la mirada hay que repartirla a todas partes: las bóvedas del siglo XIII, la iglesia de Santa María, de los siglos XVII-XVIII, los esgrafiados de la vicaría, o, ya en la calle Rafael Casanova, la casa natal, visitable, del que fue consejero de Barcelona y símbolo de la resistencia catalana en 1714. En el mismo edificio se encuentra el Museo Arqueológico y Paleontológico, estrechamente relacionado con las Cuevas del Toll que hemos visitado por la mañana.

Precisamente el monumento dedicado a Casanova lo encontramos después de dejar atrás la iglesia. En un extremo de la plaza donde está la escultura nos llaman la atención la serie de casas señoriales con elementos modernistas. Nos acercamos y observamos que estamos en la calle Richard Wagner, y en las fachadas aparecen escritos nombres de óperas del compositor. La referencia a Wagner es debido a que en Moià nació en 1863 uno de los tenores que mejor ha interpretado las partituras del alemán, Francesc Viñas. Podemos terminar el paseo adentrándonos en la tranquilidad del parque Municipal.

L'Estany claustre del monestir
L'Estany claustre del monestir

Día 3: Jornada en l'Estany

El último día lo dedicaremos a descubrir a fondo l'Estany, uno de los municipios más interesantes de la comarca por varios aspectos. Aquí se encuentra una obra de ingeniería espectacular que data del siglo XVIII y que todavía hace la misma función: sacar el agua de la llanura de la población (he aquí de donde proviene el nombre de l'Estany). Probablemente cuando había agua en la superficie el paisaje era más bello, pero estas provocaban enfermedades, y además los monjes del monasterio agustiniano que hay en el lugar necesitaban tierras para cultivar. La solución fue construir una mina de piedra seca de medio kilómetro de longitud, y a la que hoy podemos acceder. Lo mejor es dirigirse al centro de visitantes La Mina e informarse de los itinerarios guiados que se programan.

El centro de visitantes está situado en una parte de las antiguas dependencias del monasterio de Santa Maria de l'Estany, una joya del románico y del que destacan por encima de todo los capiteles de su claustro, 72 en total con escenas bíblicas esculpidas, e iconografías de temática vegetal y heráldica. El monasterio fue fundado en 1080, y veréis también una notable imagen gótica de la Virgen esculpida en un solo bloque de alabastro.

Arraigados a la historia y a la piedra, nos despedimos del Moianès.

La Masia del Solà

Restaurantes Catalana

Un producto de primera, y que abarca de la carne al pescado, los arroces y los platos de temporada, para presentar una carta extensa y espléndida, basada en la cocina catalana tradicional pero pasada por el tamiz de la actualización y la vanguardia. Para los que os guste desayunar fuerte, apuntaos la Masia del Solà como lugar a visitar de mañana, ya que os prepararán un ‘trinxat’ de col y patata con tocino confitado, o un crujiente de cabrito con patatas paja, entre muchísimas otras posibilidades.

Les Voltes de Sant Sebastià

Restaurantes Cocina creativa

Los responsables de este restaurante de la capital del Moianès destacan platos como el cordero tierno relleno de queso de Montbrú, el pato relleno de setas, o el pie de cerdo relleno de hígado de pato. Sin duda estamos hablando de uno de los grandes restaurantes de la flamante comarca, con una gastronomía de alta calidad y producto de proximidad, y con el añadido de que se encuentra situado en las antiguas cortes de ganado de una casa centenaria.

Advertising

L’Esclopet

Restaurantes Catalana

Situado en el bonito pueblo de Granera, en l’Esclopet hacen cocina especializada en carnes a la brasa y, cuando es temporada, setas. Muchos productos los adquieren de las masías del mismo pueblo y de otros del Moianès, y se presentan a la manera tradicional. Podéis pedir desde una ‘escudella i carn d’olla’, hasta butifarras, entrecots, escalibada... Postres también caseros en este establecimiento que forma parte de la ruta gastronómica ‘El Parc a taula’.

El Rubell

Restaurantes Catalana

Definen su cocina como "típica catalana de ama de casa, de calidad, y que con el tiempo ha sabido evolucionar para incorporar, con gran sentido común y sin perder el mundo de vista, nuevas tendencias y modernidades, adecuándose a los gustos más actuales, manteniendo eso sí un clasicismo catalán que siempre ha sido nuestro rasgo más distintivo". Poco más hay que añadir, más allá de que estamos hablando de un restaurante con una larga tradición y vinculación con Monistrol de Calders, y que cuando era fonda incluso pasó aquí unos meses el futbolista Ladislao Kubala. 

Advertising

Urbisol

Restaurantes Catalana

Cocina tanto tradicional catalana como de vanguardia y moderna y con presentaciones cuidadas, en este restaurante integrado en el hotel del mismo nombre. Abrió sus puertas un ya lejano 1972, y desde los entrantes hasta los postres disfrutaréis de una experiencia inolvidable. Si deseáis alojaros en el hotel, deciros que es un cuatro estrellas con spa y en un entorno privilegiado.

Molí Vell d'en Sala

Hoteles alojamiento rural

El Moianès es tierra de antiguos molinos de harina, y alguno, como es el caso que nos ocupa, se ha reconvertido en alojamiento rural. El Molí Vell d'en Sala tiene el encanto que conserva la estructura original de piedra y que en el exterior el agua que servía para hacer mover el molino sigue corriendo a su ritmo y hoy es una balsa-piscina y un lugar donde remar montado en una barca (no hace falta que os lo llevéis, ¡ya hay una!). Todo ello bastante bucólico e ideal para ir con niños.

Hotel La Violeta

Hoteles

En un cruce de caminos cerca de Castellterçol nació hace 150 años una hospedería donde los viajeros se empezaron a detenerse para comer algo y descansar. Hoy aquel establecimiento ha cambiado mucho, pero sigue teniendo la misma función y con el añadido de haberse convertido en una preciosidad, especialmente sus seis elegantes y sorprendentes habitaciones. El restaurante también es un elemento clave de este hotelito de Castellterçol.

Advertising

Mas Vilarrasa

Hoteles Casa rural

En las afueras de la capital del Moianès encontramos esta casa rural con capacidad para once personas, con cinco habitaciones cada una de las cuales dispone de baño completo. Casa equipada con todos los electrodomésticos necesarios, y un exterior con jardín, piscina y barbacoa para aprovechar intensamente los días de buen tiempo. Los pequeños de la familia seguro que disfrutarán con la piscina, con los juegos, y también con los corrales donde hay aves y un caballo.

Motel El Toll

Hoteles Moteles

Habitaciones independientes, con terraza y salida directa al jardín, en la tranquila y bonita población de Collsuspina. Establecimiento vinculado al restaurante que lleva el mismo nombre, con más de 40 años en funcionamiento, y donde se recomienda ir para probar los productos de la comarca. El motel dispone de piscina, parque infantil, jardín, zona de aparcamiento, conexión WiFi, e incluso una pequeña granja.

Advertising

Cal Sabata

Hoteles Casa rural

Casa antigua de pueblo restaurada de arriba a abajo y dedicada desde hace cerca de 15 años al turismo rural, con capacidad para once personas. Sala de estar con chimenea, habitaciones con diferentes capacidades, jardín cerrado con porche y barbacoa, terraza, o una cocina totalmente equipada, son algunos de los servicios que encontraréis. En el pueblo de l'Estany tenéis interesantes lugares para visitar, así como piscina, pista polideportiva y parques.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising