Joan Manuel Serrat en 10 objetos

Paseamos por 'Serrat: 50 anys de cançons', la exposición dedicada al cantante que hasta el 13 de septiembre ocupa el claustro del Arts Santa Mònica

'Serrat: 50 anys de cançons' es un recorrido a través del tiempo, las experiencias y los recuerdos. Este viaje empieza en 1965 con los inicios de Serrat junto a Salvador Escamilla, en los entonces pequeños estudios de Radio Barcelona, y termina con una estantería llena de portadas de algunos discos y vinilos de su carrera. Entre una cosa y otra, nos encontraremos con los problemas de Eurovisión, un exilio y anécdotas íntimas del cantante.

Hemos escogido diez objetos que nos han ayudado a conocer mejor al músico y poeta.

El regalo de un padre
1/10

El regalo de un padre

La primera guitarra que tuvo Serrat fue un regalo de su padre aunque no sabe de “dónde sacó el dinero”, según explica un plafón de la exposición. Empezó a aprender a tocar el instrumento con una guitarra prestada, hasta que un día vio aparecer a su padre con “la caja de herramientas en una mano y en la otra una bolsa de papel de la que sobresalía el mástil de la guitarra".

Los Setze Jutges del 66
2/10

Los Setze Jutges del 66

Este cartel nos recuerda la Nova Cançó y las reivindicaciones de aquellos años. Aunque los medios de comunicación no les eran favorables, gracias a Salvador Escamilla y Radio Barcelona, en 1965 Serrat cantó casi cada día durante seis meses en su programa. También fue Escamilla quien lo recomendó en la discográfica Edigsa y en los Setze Jutges. Este cartel de 1966, dibujado por Robert Llimós, pertenece a los conciertos que hizo Serrat con el colectivo en Mallorca ese mismo año.

La compañera de viaje más fiel
3/10

La compañera de viaje más fiel

Inseparable e imprescindible. En todos sus viajes, Serrat siempre llevaba una Underwood en el equipaje. Con esta misma máquina pasó a limpio los textos personales que rondaban entre sus notas, que más adelante se convertirían en canciones.

Nueve doctorados honoris causa
4/10

Nueve doctorados honoris causa

Serrat ha llegado a ser reconocido nueve veces como doctor honoris causa en diversas universidades, una de ellas la Pompeu Fabra. Él llegó a cursar estudios superiores: pasó por la Escuela Técnica de Agricultura. Es un hombre que nunca dejará de sorprendernos.

Un maestro autodidacta
5/10

Un maestro autodidacta

La radio fue uno de los objetos más importantes para el cantautor. "Por la radio me llegó la mayor parte de mi formación musical", recuerda el artista del Poble-sec. Suerte que Serrat nació en la época en la que en la radio sonaba Machín y no Pitbull o Las Ketchup.

El primer amor
6/10

El primer amor

Una de las espinas que tenía clavadas desde pequeño fue la bicicleta. Como deja escrito en un texto en la exposición: “De lo primero que me enamoré en la vida fue de una bici, pero no tuve bicicleta hasta mucho tiempo después, hasta que pude comprármela”. Era tal el fervor que sentía por las dos ruedas que en 1984 fue el enviado especial de Radio Barcelona (Cadena SER) para comentar el Tour.

El cantante que llenaba portadas de la prensa rosa
7/10

El cantante que llenaba portadas de la prensa rosa

'El noi del Poble-sec' sonaba en la radio, salía por la tele y llenaba portadas de prensa rosa. Pero no solo eran cuatro revistas, en la exposición del Santa Mònica también encontramos colecciones de cromos, pósters y 'merchandising' dignos de una estrella del rock.

El exilio que lo convirtió en héroe
8/10

El exilio que lo convirtió en héroe

En septiembre de 1975, Serrat estaba de gira por México mientras en España se fusilaban a tres militantes del FRAP y dos de ETA acusados de asesinar a diversos miembros de las fuerzas de seguridad. Cuando condenó los fusilamientos, el régimen dictó una orden de busca y captura que lo forzó a un exilio de más de un año. Este tiempo en tierras americanas ayudó a fortalecer el vínculo de Serrat con Latinoamérica. Para llegar a entender el éxito de Serrat en esos países hay que escuchar las declaraciones de Ricardo Darín en el documental 'El símbolo y el cuate': "Serrat nos abría el corazón y la cabeza".

También en el celuloide
9/10

También en el celuloide

Es cierto que no fue una estrella del cine, pero también ha pasado desapercibido para muchos que Joan Manuel hizo cuatro películas, tres como protagonista. El mejor recuerdo que guarda del cine, según sus palabras, es el intervenir como extra en 'Campanadas a medianoche' (1965), de Orson Welles.

Corazón azulgrana
10/10

Corazón azulgrana

A nadie le sorprenderá que por su venas corran los colores del Barça. Además, también ha podido enfundarse las botas más de una vez para jugar con la camiseta del club, como delantero, acompañado de los jugadores que marcaron su juventud, como Kubala, Moreno y Manchón. Eso sí, nunca en la Liga, solo en partidos de veteranos.

La exposición

Serrat, 50 anys de cançons

El 18 de febrero de 1965 un joven Serrat actuó por primera vez en público en el mítico y ya desaparecido Estudio Toreski de Radio Barcelona en el programa Radioscope de Salvador Escamilla. Después de 50 años de poesía y canciones, Serrat ha devenido un auténtico icono de la música popular en todo el mundo. El convento de Santa Mónica, donde fue bautizado como él recuerda como anécdota, es la sede del actual Arts Santa Mónica y donde se mostrarán 50 años de historia en forma de discos, dibujos, fotografías, instrumentos musicales y documentos de los momentos culminantes de su carrera.

Leer más
Hasta Do Sep 13

Críticas y valoraciones

0 comments