Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Els Llums de Sant Pau
Robert Ramos

Las Luces de Sant Pau: disfrutad de un montón de fantasías en una ruta maravillosa

El Recinto Modernista de Sant Pau pone en marcha por tercer año consecutivo sus luces de Navidad, en una experiencia inmersiva hasta el 14 de enero que incluye incluso una pista de hielo. ¡Os lo explicamos en 10 puntos!

Time Out en colaboración con Recinte Modernista de Sant Pau
Publicidad

De las Navidades siempre decimos que son tiempos de paz, de amistad y de familia, tiempos para compartir cosas buenas con nuestra gente más cercana, pero también es, y cada vez de forma más activa, tiempos de luz. El encendido de las luces de Navidad es un momento siempre muy esperado, y entre todas las luces de Navidad que se ponen en marcha en Barcelona, hay unas que son particularmente creativas, espectaculares y gigantes, y a la vez en un entorno del todo maravilloso. Son Els Llums de Sant Pau, una tradición de hace pocos años –esta es la tercera vez que se encienden en el Recinto Modernista de Sant Pau–, pero que poco a poco se va consolidando como una de las actividades más estimulantes en Barcelona entre finales de noviembre y la segunda semana de enero, que es todo el arco de tiempo donde podréis ir allí –obviamente por la tarde y por la noche, cuando caiga el sol– para visitar el edificio modernista, admirar los espacios de luces fantásticas y, incluso, patinar en una pista de hielo gigante.

Els Llums de Sant Pau es una actividad abierta entre las 18.00 y las 23.00 horas, todos los días hasta el 14 de enero, con la excepción de tres fechas muy concretas: 24 y 25 de diciembre, y 5 de enero. Una vez adquirida la entrada –se puede hacer aquí–, la experiencia consiste en un recorrido pausado por todo el recinto de Sant Pau, empezando por el exterior, donde está instalado un árbol de Navidad gigante, un tió y un espectáculo de mapping 3D permanente en la fachada, y después pasando al interior, donde hay diferentes áreas temáticas de luz que hacen una ruta circular que os devolverá al punto de partida. Con tranquilidad, todo se puede hacer en una hora, y también tendréis la opción de alargar la estancia patinando en la pista de hielo gigante que se ha instalado en el interior del edificio. ¿Es o no es un plan fantástico? Si queréis saber más, podéis seguir leyendo, porque os lo explicamos todo en 10 puntos.

Escoged vuestro horario ideal
Robert Ramos

1. Escoged vuestro horario ideal

Las Luces de Sant Pau es una actividad con mucha demanda, y para acceder al recinto se debe tener entrada, que se puede seleccionar para una hora concreta. La primera entrada es a las 17.30 horas, y la última a las 21.30, cuando empieza la última sesión. Las puertas se cerrarán a las 23:00. ¡Tenéis tiempo de sobra para organizaros!

Ahora bien... ¡no os encantéis!
Robert Ramos

2. Ahora bien... ¡no os encantéis!

Una observación importante: una vez adquirida la entrada, tenéis media hora para entrar. Es decir, si la habéis cogido para las 18.00, podéis utilizarla hasta las 18.30, no es una entrada para ir a cualquier hora. Pensad qué horario os conviene más para disfrutar de la experiencia sin masificaciones.

La ruta exterior
Robert Ramos

3. La ruta exterior

La experiencia comienza una vez que se entra en el recinto, que no es sólo el edificio, sino también la parte exterior. Allí encontraréis un árbol de Navidad gigante de 16 metros y un Tió de proporciones comparables, que os recordará que todavía estáis a tiempo de pedirle regalos.

La fachada, una obra de arte
Robert Ramos

4. La fachada, una obra de arte

La fachada del Recinto Modernista será también un espectáculo, ya que allí se proyectará una obra de arte con la técnica del vídeo-mapping a partir de 50.000 puntos de luz, una pantalla futurista con estética 100% navideña. El espectáculo, diseñado por el equipo de Proactiv, irá acompañado de música.

El mejor 'selfie' de Navidad
Robert Ramos

5. El mejor 'selfie' de Navidad

Estáis invitados a tomar todas las fotografías que queráis. El diseño de la ruta está pensado para excitar la vista, y sería una lástima que no os llevéis un recuerdo de la visita. Por tanto, no os preocupéis: podéis hacer fotos, hacerse selfies, todo lo que queráis.

Un punto de luz inmersiva
Robert Ramos

6. Un punto de luz inmersiva

Uno de los tramos de la ruta de luces es un puente de 20 metros completamente iluminado que es uno de los espacios más admirables de toda la visita. Cruzar el puente es la metáfora de que se está entrando en un mundo de fantasía.

El tren mágico
Robert Ramos

7. El tren mágico

Otra parada interesante del recorrido es el tren mágico, que realiza un pequeño trayecto de 20 metros, también completamente iluminado, y que hará las delicias de los más pequeños.

La nube de los deseos
Robert Ramos

8. La nube de los deseos

Dentro del recinto habrá también una nube gigante de 12 metros que está pensada para colgar regalos de Navidad, o para inspirarnos cuando tengamos que pensar qué queremos que nos traigan el Tió, Papá Noel o los Reyes Magos.

La pista de hielo
Robert Ramos

9. La pista de hielo

La actividad más atractiva es la pista de hielo, que hay que reservar con anticipación –son 5 euros extra añadidos al coste de la entrada–, y a la que tendréis acceso 15 minutos después de vuestra hora de entrada y hasta un total de una hora más tarde. El tiempo de patinaje está limitado a 20 minutos por persona para garantizar que todo el mundo pueda patinar en las mejores condiciones.

Luces solidarias
Robert Ramos

10. Luces solidarias

Toda la iniciativa de Las Luces de Sant Pau tiene también un aspecto solidario. El Recinto Modernista está trabajando con el Banc de Sang i Teixits para promover la donación de sangre y plantear la acción como un gesto positivo para con la sociedad. Esto también es espíritu navideño.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad