ZOO de Barcelona
ZOO de Barcelona

3 motivos para (re)descubrir el Zoo

Con el bienestar animal como prioridad, el Zoo sigue transformándose hacia una casa de conservación de la biodiversidad del planeta, investigación científica y sensibilización hacia los animales. ¡Un espacio lleno de vida a redescubrir!

Time Out en colaboración con Zoo de Barcelona
Publicidad

Circuitos educativos para sensibilizar a los niños y adolescentes y nuevos espacios para proteger animales en peligro de extinción son algunas de las novedades que ha ido implementando el Zoo de Barcelona, que cada día se reinventa para poder llevar a cabo la labor de conservación de la fauna a la vez que cuida de todos sus vivarachos habitantes!
Cuidadores y cuidadoras os harán de guías para explicaros en qué situaciones viven, cuál es su realidad diaria y qué podemos hacer como Humanidad para preservarlos. Y es que parece mentira, pero podemos hacer mucho con pequeñas acciones... Más de 30.000 especies de animales están actualmente en peligro de extinción y el Zoo utiliza la educación para concienciar, la herramienta más poderosa para cambiar el mundo!
Hipopótamos, reptiles, leones y cientos más os acompañarán en cuerpo y alma en esta aventura. ¡Os explicamos tres motivos que creemos relevantes para ir a redescubrir el Zoo!

1. ¡La cura de los animales por encima de todo!

Hace años un zoo era más una atracción pensada por el entretenimiento que una institución que velara por el bien y las necesidades de los animales. ¡Pero esto es cosa del pasado! Desde hace unos años, la mayoría de estos espacios se han vuelto relevantes, e incluso imprescindibles, para poder preservar toda la biodiversidad del planeta. También son claves a la hora de educar desde la experiencia, observando en carne propia cómo viven y activando la empatía. ¿A quién no mueve ver cómo el cambio climático afecta a la especie que tiene delante y que está llena de vida?
También es fuente de muchas investigaciones científicas que ayudan a entender lo que necesitan estos animales para que puedan sobrevivir. De hecho, en 2019 el Zoo de Barcelona aprobó un plan para reformarse y ser cada vez más fidedigna a su principal objetivo: la conservación y cuidado de las especies por encima de todo. Todo ello siguiendo punto por punto lo que las instituciones científicas y entidades oficiales recomiendan con este fin, trabajando codo con codo con organizaciones medioambientales y animalistas tan importantes como WWT o UICS, entre otros. Por este motivo, se han comprometido a reducir el número de especies y priorizar las más cercanas al territorio y en riesgo de extinguirse en el planeta, fomentar actuaciones para frenar la desaparición de especies, crear nuevos espacios para reproducir mejor cómo viven y fomentar los valores ambientales a todo el mundo que vaya. Si vais, os explicarán de manera muy asertiva qué es lo que debemos hacer para que toda la fauna viva en armonía con nosotros.

2. Nuevos espacios bien salvajes

¡La fauna más salvaje y en peligro de extinción requiere que los traten como reyes de la selva que son! Si vais, gracias al plan de remodelación del 2019, os encontraréis más espacios que de costumbre con la intención de recrear a la perfección los entornos donde viven animales tan carismáticos como los dragones de Komodo o algunos invertebrados. Quizás no hacen mucha cosa, ¡pero son bien hipnotizantes!
Podréis pasear por el circuito interpretativo del Sabana de Sahel, una biorregión de África que se encuentra en peligro por el cambio climático. Os explicarán cómo funciona toda la red de animales, cómo se relacionan entre ellos, mientras conectéis con su experiencia. Os encontraréis grandes mamíferos y otras especies más pequeñas... ¡Una experiencia llena de rugidos de león, tanto de tierra como de mar! Y es que os podéis sumar a la hora de comer de los leones de mar para ver qué es lo que les parece tan delicioso. Los cuidadores os explicarán con detalle qué es todo lo que les está pasando por la cabeza.
En el laboratorio de invertebrados, os explicarán las curiosidades más invisibles en el ojo de estos reptiles que parecen criaturas tan pequeñas a nuestro lado, ¡pero que no lo son lo más mínimo! Si los escucháis, os explicarán cómo viven y qué función tienen en todo el sistema medioambiental. Y estos recorridos son sólo un ejemplo, ya que podéis descubrir muchos otros ecosistemas.
Ir al zoo se convertirá en una experiencia salvaje, divertida y provechosa que os hará reflexionar sobre cómo tratamos la naturaleza.

3. Una misión: mejorar la vida en la Tierra

El Zoo Club ya tiene más de 80.000 miembros que aman la naturaleza y se implican en su protección de una forma emocionante y divertida. ¡Y también cuenta con las alianzas de varias organizaciones animalistas y medioambientales para que el Zoo se transforme cada vez más en coherencia con su misión, mejorar la vida de los animales y las especies!
La investigación, que también forma parte del nuevo modelo de Zoo, se hace mano a mano con los principales centros de investigación en biodiversidad del país con objetivos muy claros: la conservación de las especies, el bienestar animal y los estudios sobre la cognición. ¡Son búsquedas con mucha ética!
Y, por si fuera poco, el Zoo ha diseñado un programa educativo para las escuelas e institutos, alineadas en el currículo, en la defensa del medio ambiente y el respeto por la biodiversidad. Para que las nuevas generaciones vengan ya concienciadas y con espíritu de luchar por un mundo mejor. ¡Un plan muy tierno que os pondrá la piel de gallina y la mente lista para ser partícipes de la solución hacia un mundo más sostenible y amoroso con los animales!

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad