Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right 13 sitios de Barcelona que nadie conoce por su nombre real
La Pedrera
Foto: Shutterstock La Pedrera

13 sitios de Barcelona que nadie conoce por su nombre real

De la plaza del Tripi a la Rotonda. ¿Sabéis cómo se llaman de verdad todos estos sitios de Barcelona?

Por Time Out Barcelona Editors
Advertising

Ahora venimos nosotros y os decimos que lleváis toda la vida llamando por el nombre incorrecto a más de una decena de lugares importantes de Barcelona. ¿Qué vamos a hacerle? No es la primera vez que un apodo acaba convirtiéndose en el nombre oficial de una plaza o calle. Por ejemplo, si os decimos de quedar en la plaza de Salvador Seguí, ¿llegaríais? Mucho mejor si nos encontramos en la plaza de la Filmoteca, ¿verdad? Y ¿qué diría George Orwell si supiera el psicotrópico nombre que adaptado su plaza? 

Hemos encontrado una quincena de lugares famosos por un nombre que no es el suyo de verdad, pero seguro que salen muchos más ¿Nos ayudáis? 

NO TE LO PIERDAS: 12 expresiones de argot local que todo barcelonés debería conocer.

Plaça de George Orwell
Plaça de George Orwell
Foto: Shutterstock

1. Plaza del Tripi

Nombre real: Plaza de George Orwell.

¿Por qué se le llama así?: George Orwell tampoco era el nombre real del famoso escritor, así que seguro que no le importaría el mote psicotrópico que ha adoptado su plaza. Barcelona le dedicó este espacio por su participación en la Guerra Civil junto al POUM. El Ayuntamiento decidió darle un poco de alegría a la plaza –sin ningún espacio verde y en una zona conflictiva del barrio– instalando la escultura surrealista de Leandre Cristòfol. La obra quiere ser una alegoría de la mujer y el sexo, pero el mensaje no se entendió. Después, llegó el apodo de la plaza del Tripi, por los 'trapis' de droga que había y por la supuesta ingesta de estupefacientes del artista por haber hecho una pieza así.

La Pedrera (Casa Milà)
La Pedrera (Casa Milà)
©Elan Fleisher / Time Out

2. La Pedrera

Nombre real: Casa Milà.

¿Por qué se le llama así?: No todo el mundo sabe que el nombre oficial es Casa Milà, o en todo caso, no es lo primero que te viene a la cabeza. Obviamente, el apodo de Pedrera le viene porque toda la fachada de este imponente edificio modernista de Gaudí está hecha con más de 6.000 bloques de piedra que fueron moldeados a mano para canteros, bajo la supervisión del propio arquitecto. Hay tres tipos de piedra: del Garraf, de Vilafranca del Penedès y de Ulldecona.

Advertising
Jardins del Príncep de Girona
Jardins del Príncep de Girona
Foto: Òscar Giralt

3. Parque del lago

Nombre real: Jardines del Príncep de Girona.

¿Por qué se le llama así?: Si vais por el Baix Guinardó buscando los Jardines del Príncep de Girona, quizás os envían a la otra punta de la ciudad. El parque con un estanque –en verano los perros se remojan y durante todo el año es habitual ver gente haciendo navegar barcos de modelismo– y el bar siempre con las mesitas llenas, pasa de casas reales y es conocido por todos como Parque del lago, ya que la balsa de agua es el rasgo más distintivo de este espacio que ocupa un antiguo cuartel militar.

Hotel Vela
Hotel Vela
Foto: Shutterstock

4. Hotel Vela

Nombre real: Hotel W Barcelona.

¿Por qué se le llama así?: Su forma de vela de embarcación, visible desde toda la costa barcelonesa, hizo que desde el primer momento, cuando solo la polémica rodeaba este edificio diseñado por Ricardo Bofill, ya se le conociera con el mote de Hotel Vela. Es mucho más fácil que decir 'Hotel uve doble', claro.

Advertising
Vistes des dels búnquers del Carmel
Vistes des dels búnquers del Carmel
Foto: Antonio Lajusticia Bueno

5. Búnkers del Carmel

Nombre real: MUHBA Turó de la Rovira (Mirador de las baterías).

¿Por qué se le llama así?: Más que búnkeres, lo que hay en este mirador excepcional de Barcelona son restos de una batería antiaérea que defendió Barcelona de los ataques de la aviación durante la Guerra Civil y restos del núcleo chabolista del barrio de los Canons. Sea cual sea su nombre real, es una de las atracciones que reúne a más público, local y turista.

Plaça dels Àngels
Plaça dels Àngels
Foto: Marc Lozano

6. Plaza del Macba/ Plaza de los skaters

Nombre real: Plaza dels Àngels.

¿Por qué se le llama así?: ¡Mira que tiene un nombre bonito! Pero aquí vuelve a hacer acto de presencia la practicidad: ¿qué hay en la plaza?, pues el Macba y un montón de gente practicando con el skate. ¿Qué no encontraréis? Ningún angelito.

Advertising
Torre Mapfre i Hotel Arts, al Port Olímpic
Torre Mapfre i Hotel Arts, al Port Olímpic
Foto: AL PHT Air Picture TAVISA

7. Torres Mapfre

Nombre real: Torre Mapfre y Hotel Arts.

¿Por qué se le llama así?: En el Puerto Olímpico solo hay una Torre Mapfre: el edificio que hay a su lado es el Hotel Arts. La tendencia a pluralizar quizás viene para intentar emular otras famosas parejas de edificios: las desaparecidas Torres Gemelas, las Petronas, las Kio...

la rotonda
la rotonda
©Núñez i Navarro

8. La Rotonda

Nombre real: Torre Andreu.

¿Por qué se le llama así?: En 1900, el empresario farmacéutico Salvador Andreu –sí, el de las famosas pastillas– compró este terreno donde quería hacer una 'torrecita', su domicilio particular. Finalmente, terminó construyendo un hotel para la burguesía, La Rotonda, que aún se conoce así por el templete que corona el conjunto arquitectónico.

Advertising
Filmoteca de Catalunya
Filmoteca de Catalunya
Ivan Giménez

9. Plaza de la Filmoteca

Nombre real: Plaza de Salvador Seguí.

¿Por qué se le llama así?: Otro ejemplo que lo que acoges te puede robar todo el protagonismo. En esta plaza es donde está la Filmoteca, ni más ni menos. ¡Y el bar La Monroe! Por cierto, en Salvador Seguí también tenía mote: era el Noi del Sucre, uno de los líderes más destacados del movimiento anarcosindicalista de Cataluña de principios del siglo XX.

Museu de Ciències Naturals
Museu de Ciències Naturals
Foto: Shutterstock

10. Museu Blau

Nombre real: Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.

¿Por qué se le llama así?: A finales de 2017 se dejó de utilizar el nombre Museu Blau para referirse a este equipamiento, que se integró dentro del Museo de Ciencias Naturales, con otras cuatro sedes. Ya sabéis que, a menudo, los cambios cuestan: ¡si todavía hay abuelos que hablan de Calvo Sotelo para referirse a la plaza Francesc Macià! Para muchos siempre será el Museu Blau, aunque sea por simpatía con el esqueleto de ballena que nos da la bienvenida y por la proximidad con el mar.

Advertising
Mural Gats al carrer Xuclà
Mural Gats al carrer Xuclà
Foto: Arnal Ballester

11. Plaza de los Gatos

Nombre real: Calle Xuclà.

¿Por qué se le llama así?: No es una plaza, aunque lo parece por sus dimensiones y por el número de terrazas que la llenan. Es un tramo ancho de la calle de Xuclà, que luego se estrecha para acoger la Granja Viader hasta hacerse casi imperceptible. Y no es que los mininos se hayan hecho los dueños de esta espacio: el nombre le viene por el mural felino que Arnal Ballester hizo en la pared medianera que mira hacia la calle del Pintor Fortuny.

Casa de les Punxes
Casa de les Punxes
Foto: Shutterstock

12. Casa de les Punxes

Nombre real: Casa Terradas.

¿Por qué se le llama así?: Si a la Casa Milà se la llama la Pedrera por el material con el que está hecha, la Casa Terradas recibe el apodo de Casa de les Punxes por las cúpulas que culminan las tres torres que otorgan personalidad y magia a esta obra modernista en la que la leyenda de Sant Jordi también tiene mucho protagonismo.

Advertising
Viaducte de Vallcarca
Viaducte de Vallcarca
Foto: Shutterstock

13. Puente de Vallcarca

Nombre real: Viaducto de Vallcarca.

¿Por qué se le llama así?: Seguramente para muchos es lo mismo un puente que un viaducto, pero no es así. Según la RAE, un viaducto es un "puente elevado para el paso de una vía de comunicación sobre una depresión del terreno". Y si lo que tenemos en Vallcarca es un viaducto, deberíamos hablar de él con propiedad... ¡o no!

Recomendado

    También te gustará

      Advertising