6 restaurantes asiáticos que no te puedes perder

Cocina china, japonesa, vietnamita o tailandesa: descubrimos algunos de los locales donde podréis comer la mejor comida asiática de Barcelona
Manhoura
©Ivan Giménez
Por Ricard Martín |
Advertising

De acuerdo, la cocina del extremo oriente está más que implantada en Barcelona, pero un goteo incesante de nuevas y buenas direcciones hace que sea necesario que hablemos de ello a menudo. No es ninguna tendencia, es una realidad palpable que ha hecho que hoy incluso tu abuela distinga ramen de yakisoba.

¿El sushi os parece caro? Pues vale la pena saber que Taka, el cocinero detrás del exitoso La Cuina de l'Uribou ha abierto el bar SushiBou (Poeta Cabanyes, 6), en el que sirve piezas de sushi de primera categoría a 3 euros el platito de dos piezas. Sí, por este precio no tendréis ventresca de bluefin, pero sí dos nigiris de salmón, dorada o atún exquisitos. Si queréis asiático bueno, tenéis dos opciones low cost -en el Chen Ji (Alí Bei, 65), el chino de Trafalgar, un plato de sopa de costilla de cerdo y unos dim sum os salen por menos de 10 euros- hasta gigantes de la restauración, como el Koy Shunka (Sagristans, 5), uno de los grandes restaurantes nipones del mundo y que abrió el camino al galardón Michelin para la cocina japonesa en Barcelona.

Mr. China

Chino-chino
Lo mejor aquí es olvidarse del engañoso sushi y del menú de mediodía, anzuelos coyunturales. Este es un restaurante chino-chino –donde el personal, amabilísimo, apenas habla español– y vale la pena sumergirse en una carta larguísima que pocas veces se puede probar. Por ejemplo: una nutritiva sopa de verduras y albóndigas de marisco rellenas de cerdo picante, o unos fideos estilo Pequín, con salsa de carne mezclada con seis verduras crudas. Si os gusta el mítico chino de Trafalgar, pasad por aquí: es un poco más caro pero bastante más limpio.

Restaurantes

Un Capítol de Viêtnam

Alta cocina de barrio
Frente al picante a ultranza de algunas cocinas del Sureste asiático, la vietnamita aporta frescura, ligereza y muchas preparaciones al vapor. Menos conocida que la china o la tailandesa, disfrutar de ella en Un Capítol de Vietnam es un placer extrañamente familiar. Abierto en 1987 por el matrimonio Cun Pau y Xoi Kiu –exiliados de la guerra con Camboya–, tiene un carácter de barrio con un punto señorial: sí, tienen todos los clásicos del street food –los nems, el rollito de verano...– pero también un arsenal de recetas para ir más allá: como, por ejemplo, un guiso de tocino caramelizado parecido al 'capipota' catalán. Descubridlo.

Advertising
Restaurantes, Japonesa

Kiku

Un japonés en el 'chino'
En Barcelona los interioristas han cometido tantas animaladas en el nombre de la restauración, que es fantástico que uno de ellos sea el responsable de la cocina de un restaurante. Es el caso del Kiku, taberna japonesa anexa al BarRaval. Leticia Soler sabe hacer muy bien las dos cosas: tiene el título de Elisava y una experiencia vital de ocho años en Japón llena de cursos de cocina. Aquí, aplica el producto de proximidad a una oferta inédita en esta parte del Raval: la cocina de izakaia, la taberna japonesa, con un buen abanico de arroces, fideos, carnes y sushi de calidad.
Restaurantes, Japonesa

Hisako

La yaya imperial
Ernest Fibla Takahashi –Hisako es el nombre de su abuela– ha abierto una deliciosa izakaia en el Eixample. Para reivindicar lo que se comía en casa, se ha aliado con Jun Fukuyama, joven cocinero de Hiroshima con experiencia en el Sant Pau. Fukuyama juró que nunca más haría cocina de su país; esta contradicción ha cristalizado en una carta clásica pero con sorpresas, como unas olivas rebozadas y rellenas de carne picada de ternera y cebolla, o un espectacular plato de cinco brochetas. Rechazamos la etiqueta de fusión: de Japón, a parte de ciertos platos, cogen la delicadeza.
Advertising
Restaurantes, Japonesa

Yubari

Desazón a la japonesa
Esto es un lujo asiático, nunca mejor dicho. El Yubari –nombre del melón japonés, el más caro del mundo– impacta tanto por su falsa pecera y decoración –es un videomural– como por sus platos, un festival de creatividad nipona con un pie en Occidente (probad el bacalao con miso negro, o un filete con un falso risotto hecho de harina de fideos soba, y el sushi es impecable). Lo que lo hace un espacio único en Barcelona es el Kio Bar, una barra donde el bartender trabaja con el pastelero maridando cócteles y postres.
Restaurantes, Japonesa

Manohra

Informal y señorial
La cocina tailandesa tiene la parte imperial pero también la del 'street food'; en el restaurante Manohra dominan las dos, con una esquina con mesas altas y una habitación para comer tirado en cojines principescos. Este es el segundo restaurante de Chenita Ledovitse y Joan Castells, que siguen la fecunda tradición barcelonesa de tailandés mixto. Manohra ofrece la compleja cocina tai tradicional, como la define Chenita: “Siempre debe ser un poco picante, un poco dulce, salada y agridulce”. La ensalada de papaya verde aliñada con salsa picante de lima activa áreas de placer en el paladar que hay que conocer.
Advertising