Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Comida de pub: Irlanda en Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Esmorzar irlandes1/2
Paddy Flaherty2/2
Paddy Flaherty

Comida de pub: Irlanda en Barcelona

¿Qué se come en un pub irlandés? La cocina irlandesa no es famosa por su variedad, pero marida muy bien con la cerveza

Por Ricard Martín
Advertising

¿Existe la cocina irlandesa? La tierra de la exuberancia musical y literaria, de Rory Gallagher y William Butler Yeats, y también tecnológica -el famoso tigre celta que relanzó la economía-, siempre ha tenido mala fama cuando toca hablar de comida: patatas, salchicha y poca cosa más, es el tópico.

Hablamos de una serie de platos que son genéricamente conocidos como pub grub -cualquier comida que se sirve en una public house-. Ahora bien, para desmentir un tópico hay que ir a la raíz del hecho y probarlo. Así que nos pusimos manos a la obra, nos apetecía pasear por los mejores pubs de la ciudad -madera, sombra, el fresco de la cerveza - para ver qué platos pueden acompañar una fuerte pinta de Guinness.

El estofado irlandés
En el Kitty O'Shea's, el pub irlandés más veterano de Barcelona -abierto en 1994- el cocinero Declan Tarleton nos lo pone difícil: "La cocina irlandesa casi no existe. Solo es pan, estofado y pescado ahumado. No tenemos una gran historia culinaria", aunque en el Kitty's sirven ciertos platos clásicos de la cocina irlandesa que lo contradicen.

Como, por ejemplo, el irish stew, que a menudo aparece en el menú y consiste en un proteínico estofado hecho a base de cordero o ternera, patata, zanahoria, apio y perejil. Sencillo y sabroso. No sirven el tradicional irish breakfast. Pero sí que nos ponen en la mesa el ploughman's lunch, o comida de labrador: un plato combinado consistente en queso stilton, confitados, pan inglés, mantequilla y ensalada. Y compensan la falta de recetas autóctonas con una carta de ensaladas pantagruélicas, hamburguesas y bocadillos -¡tienen uno de entrecot con ensalada!- y el filete de ternera irlandesa con guarnición.

Comida de paleta irlandés
Volvemos al pub grub: "Esto es argot para decir comida", nos explica Alan Burke, cocinero del Flaherty's, "y significa tener el estómago lleno. No se puede trabajar en la construcción en Irlanda con un café y un croissant". El Flaherty's presume de tener la carta irlandesa más completa de la ciudad, y es cierto.

Además del irish stew, disponen del cottage pie, un pastel hecho con carne de buey, zanahorias y una capa de puré de patatas. Todo regado, claro, con generosa salsa de carne, la brown gravy. O el banger's and mash, salchichas de Irlanda con puré de patatas y onion gravy, una espesísima salsa de cebolla confitada y mantequilla. Llegados a este punto, Burke puntualiza que es condición imprescindible que en una comida de pub la ternera sea irlandesa: "La carne de ternera la hacemos madurar durante catorce días, la importamos directamente de allí y es más tierna y sabrosa".

Aquí, además, podemos disponer del almuerzo irlandés: un plato generoso de bacon, baked beans, huevo frito, tomate asado, patata rebozada con cebolla (hash brown), champiñones y white pudding, muy similar a nuestra butifarra blanca. Es la estrella de la casa y por su contundencia se sirve en todas las horas del día. Su brasa también es muy recomendable (¡un costillar de cerdo o un entrecot de medio kilo!) y como ha sucedido en la madre Eire, han introducido en la carta platos indios: "el pollo tikka masala es prácticamente el plato nacional irlandés, y todos los sitios de fish and chips allí son de italianos", explica Burke. ¡Tienen toda la carta activa funcionando desde la mañana a la media noche!

El mejor bacón del mundo
"El bacón de aquí es como el que tiran a la basura en Irlanda. Allí los cerdos no se crían en cadenas de montaje y toda la carne de vaca tiene un sabor diferente". Así habla John Dineen, más irlandés que un trébol de cuatro hojas y encargado del pub Michael Collins. Concentran las especialidades irlandesas en segundos que ya hemos mencionado, como el irish stew, el banger's and mash o el almuerzo irlandés.

Que, por cierto, lleva black pudding, una salchicha de sangre similar a nuestra morcilla pero más consistente, con más arroz. Y locos de la cerveza negra, no os podéis perder el pastel de carne: es una empanada de carne de ternera que se ha rustido al horno a fuego lento, con la adición de diversas pintas de Guinness que le dan el sabor de la madre Eire. Tampoco falta fish and chips y pollo con curri, ya implantados en el ADN culinario de Irlanda, o un entrecot de ternera "da aquella que ha campado por el prado". Queda como homenaje al hambre irlandesa el plato llamado la Gran Patata: rellena de queso o bacón, atún y maíz. Cuidado, que la cocina cierra a las diez de la noche: "Cuando es hora de beber, es hora de beber, y no interesa tener a un tío al lado comiendo", añade firme Dineen. Amén, John.

 

Un almuerzo irlandés de manual
Aunque está situado en el epicentro del marasmo turístico, el pub irlandés Dunne's también puede ser de interés para el local: es bonito hasta decir basta, solo os tenéis que dejar seducir por su madera bien puesta y por unas cervezas bien tiradas. La comida tampoco está mal: ofrecen un menú de mediodía digno, pero lo mejor es aprovechar para conocer la suculenta gastronomía irlandesa; tienen todos los platos del manual (que tampoco es muy difícil, vaya): el estofado de ternera con cerveza negra, las salchichas en una cama de puré de patata con salsa de cebolla dulce o el shepherd's pie, aquella especie de lasaña con esteroides, recubierta de patata. Buenas noticias: ¡preparan el plato de fry-up -baked beans, bacón y demás- para almorzar!

Más información

Kitty O'Shea's

Música Les Corts

La adúltera más famosa de la historia irlandesa sólo podía ser inglesa. Este pub, que lleva el nombre de esta controvertida figura de la política de la isla en el siglo XIX, es uno de los pubs de Barcelona donde mejor se come. A mediodía tienen un menú fantástico. Por la noche, algunos dicen incluso que han visto mesas con manteles blancos. La clientela es muy de oficina, cosa que le da un aire de 'City' londinense pero pasado por el filtro local. Medias pintas y conversaciones sobre Begur, en vez de pintas a docenas y discusiones sobre el culo de Pippa Middleton.

Flaherty's Irish Bar

Restaurantes Irlandesa El Gòtic

De entre todos los pubs que parecen museos, punto de fuga para turistas que decaen y botellódromos con tréboles por todas partes, este se encuentra un escalón por encima de los otros. La cocina aquí es notable –el pastel de carne, la comida preferida de todas las modelos, es impresionante–, tienen grifo de Grolsch y una distribución del espacio que aprovecha a la perfección los grandes ventanales y el espacio diáfano en que se ubica. También cuenta con una pequeña terraza, sólo recomendable para los que les gustan las emociones fuertes y ruidosas, y con sala de billar.

Advertising

Michael Collins

Bares y pubs Sagrada Família

Es el pub que todo el mundo conoce. Tiene más barras que un club de striptease y más teles que la gira Zoo TV de U2. Aquí van a parar los guiris que van y vienen de la Sagrada Família, gente del barrio y colonia anglosajona venida de toda la ciudad. Tiene un menú arregladito, una programación de acontecimientos deportivos televisados completísima y, a pesar de tu popularidad, mantiene cierta calidez. La decoración es de manual. Es a lo pubs lo que Springsteen al rock: gusta igualmente a gente con sapiencia enciclopédica coma a gente a quien sólo le gusta Springsteen.

Dunne's Irish Pub & Restaurant

Bares y pubs El Gòtic

Aunque situado en el epicentro de la marabunta turística, este pub irlandés también puede ser de interés para el local: es bonito hasta decir basta, simplemente dejaros seducir por su madera bien puesta y por unas cervezas bien tiradas. La comida tampoco está mal: ofrecen un menú de mediodía digno, pero lo mejor es aprovechar para conocer la suculenta aunque algo limitada gastronomía irlandesa: estofado de ternera con cerveza negra, o las salchichas en una cama de puré de patata con salsa de cebolla dulce. Buenas noticias: preparan el plato de fry-up -baked beans, bacon y toda la pesca-para desayunar.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising