Daniel Café: La ‘crème ’ y la crema

Daniel Brin, gran actor secundario de la cocina francesa aquí, pone bistró propio donde estava el Punx
Daniel Café
©Carlos Montanyes
Por Pau Arenós |
Advertising

Daniel Brin es un hombre dichoso. La sonrisa enciende su cara de manera permanente, aunque camine sobre cuchillos. Después de una vida como asalariado es dueño. Está más ilusionado que un Erasmus en la primera noche en Barcelona. La coyuntura le ha sido favorable. Buscaba un local y, pese a la situación, los traspasos siguen a precio de lingote. Supo que su amigo Àngel Pascual, con el que había trabajado, marchaba a Singapur y que lo que fue Punx podía convertirse en Daniel Café. Para entrar a vivir, como en los pisos.

Desde la inauguración fue el responsable del Cafè Emma, propiedad de Romain Fornell y Michel Sarran, donde servía un paté de campaña que atraía a chefs celebérrimos en días de ocio. El paté es rústico y sabroso -en algún punto, la 'mantellina' que lo envuelve aparece demasiado gruesa- y da la bienvenida a este restaurante "de cocina francesa con influencia catalana", cuya alteridad podría estar representada por una doble degustación. 'Crème brûlée' (CB) y crema catalana (CC). Veamos, Daniel, ¿cuál es la diferencia? "La 'crème brûlée' se cocina al horno". Y la antigüedad: la CC antecede a la otra unos cientos de años. Le agrada la idea de esa bipolaridad y planea un platillo con los dos amarillos.

Después del paté para merendolas frías en el campo, sigo con otro plato cárnico que no ha tocado fuego, el 'tartar' de buey. ¿Buey? "Sí, me lo sirve Puigbó". Un mugido con la salsa 'bistró' y su goteo de Worcestershire y tabasco, buen corte y buen picor para mejillas de 'duralex'. El padre de Daniel era carnicero y a él le debe el conocimiento de las piezas y las recetas de pollo rustido y blanqueta de ternera. También el 'boeuf bourguignon', el estofado de buey con vino de borgoña, tiene algo de su progenitor, "marinado durante un día y cocinado tres horas al horno a 180º", y del mismo Daniel, hombre sin prisas, calmo. Este momento profesional es un poco 'boeuf bourguignon':su carrera ha necesitado tiempo y reposo, una larga cocción. Con alguna indeseada resistencia, los cortes de deshacen en la boca. El vino Llebre, de Tomàs Cusiné, enseña las orejas para aplaudir.

Tanto el buey, ese buey que Josep Pla envidiaba a los franceses, como el #arrozparauno de sepia y gambas, que también pruebo y disfruto, son platos del menú de mediodía a 12,50 euros, buen material para un corto precio y no sabe Daniel si le saldrán los números pero sonríe como está sonriendo desde que abrió. La 'crème brûlée' del postre es una 'crème brutal', aunque el exceso de proteína de esta comida, a medias de la carta, a medias del menú, me deja más agotado que las obras completas de Alejandro Dumas (padre).

Nacido en Perpinyà, Daniel llegó a Barcelona hace siete años por la amistad con Eliane Thibaut Comelade, historiadora de la cocina, a la que hay que preguntar sobre la 'crème' y la crema y lo que las une más que lo que las separa. 

Más información

Restaurantes, Francesa

Daniel Café

icon-location-pin El Parc i la Llacuna del Poblenou

Donde antes estaba el restaurante Punx, Daniel Brin ha abierto su propio bistrot. Nacido en Perpiñán pero barcelonés desde hace siete años, Brin se propuso abrir un espacio donde poder disfrutar de buena cocina francesa a un precio asequible. El paté artesano, la ‘quiche’ o la ‘cocotte’ son dignas de mención, pero también las carnes, que se deshacen en la boca. Cocidas con dedicación y una larga cocción por un cocinero, hijo de carnicero, que debe algunas recetas y conocimientos a su padre. Terminad la comida con una ‘crème brûlée’ para dejar la barriga contenta, et voilà!

También te gustará

Restaurantes, Mediterránea

Taverna Hofmann

Mey Hofmann da salida a su versión de la tradición en un nuevo restaurante más asequible ¿Dónde están los arqueólogos del paladar, los paleogastrónomos, para diferenciar qué se come en una bodega, en una fonda y en una taberna? Pero no en el siglo XX, sino en el XXI cuando en las fondas ya no hay hospedaje y solo queda el señuelo del cartel. Las palabras han dejado de tener sentido en favor de los sentimientos. Los tres términos quieren dibujar en la mente del comensal la misma idea, en la que se mezcla la cazuela, la abuela, el pasado y ese tapeo sin tiempo acabado de urdir pero que parece que siempre nos haya acompañado. Cuando la maestra Mey Hofmann puso el sustantivo 'taberna' ante su apellido hubiera podido escribir 'fonda' porque el objetivo era el mismo: "Es comida que gusta a todos, un registro de cocina que se fue perdiendo". Casera: no lo es del todo. La propuesta es que traslade los platos con los que engatusa a sus nietos cuando la visitan desde Milán. Habla ella de unas lentejas que no se atreve a servir por esos calores que hierven Barcelona. La cocina de la abuela, pero qué abuela. La TH ocupa un espacio que hasta ahora ha tenido poca suerte: fue Cal Xim en su versión barcelonesa y Foc Ca La Nuri. Comí en ambos, y bien, escribí sobre los dos. Me temo que en sus cierres tuvieron que ver los precios. Mey lo sabe y busca esa contención en torno a los 30 euros. Deseo que se quede mucho tiempo para que esto no se convierta en una gacetilla inmobiliaria. "Equipo jove

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com