Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right L'Havana

L'Havana

Restaurantes, Mediterránea El Raval
4 de 5 estrellas
L'Havana
1/5
© Ivan gimenezL'Havana
L'Havana
2/5
© Ivan GimenezL'Havana
L'Havana
3/5
© Ivan Giménez L'Havana
L'Havana
4/5
© Ivan Giménez
L'Havana
5/5
© L'HavanaCrema catalana

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Quedan pocos restaurantes en Barcelona que hayan sido inaugurados en 1897. En 1945, otra familia se hizo cargo de uno de ellos, L'Havana, manteniendo su nombre y el compromiso con la cocina casera y catalana. Ahora, dos hermanas y su descendencia llevan cuidadosamente esta casa de comidas, con una clientela fiel y cotidiana y un calor familiar que seduce a primera vista: luz cálida, una vieja cabina de teléfonos, una cocina casi a la vista y una barra tras la que se mueven las dos sabias hermanas.

"Aquí cocinamos todos", dice una de las hijas, que dejan que el hermano se dedique a los postres con mucho acierto. Un flan casero y una crema catalana son el cierre ideal de una comida, que se imponen como primer tema en un comentario gastronómico: un hecho que no devalúa el resto de la comida. El clásico variado (bacalao 'esqueixat', ensaladilla, buñuelo de bacalao, escalibada) es un entrante a compartir ideal y muy bien preparado y presentado.

Las alcachofas y berenjenas rebozadas son soberbias, así como los calamares a la romana, difíciles de encontrar buenos en la vasta oferta de la ciudad. Los callos, las albóndigas con sepia y los calamares rellenos son especialidades que atraen a una clientela local (ni un turista) y exigente. Hay que tener en cuenta los canelones, con buena bechamel y excelente relleno. Y sobre todo una dosis racional de queso. Tres piezas presentadas en un plato llano y no en la gastada cazoleta de barro, muy suaves y con un buen equilibrio entre sus componentes.

Hay una inteligente carta de vinos, aunque podrían hacer más énfasis en los nuevos vinos catalanes. Es difícil no encontrar errores hoy en día, y en este caso sucede seguramente por el cúmulo de experiencia pasada de generación en generación. No hay ruidos, ni gritos, ni humos, ni olores, y sí un ambiente cálido que remite a edificio indiano. Me avergüenzo de descubrirlo ahora a pesar de tantos años de existencia, pero me alegro. Aunque sea tarde.

Por Marcelo Aparicio

Publicado

Detalles

Dirección Lleó, 1
El Raval
Barcelona
08001
Transporte Universitat (M: L1,L2)
Contacto
Horas de apertura De lu. a vi., de 13 a 16 h. y de 20.30 a 23 h.

Los usuarios dicen