Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Pappa Sven

Pappa Sven

Restaurantes, Escandinava Eixample
3 de 5 estrellas
Pappa Sven
©Maria Dias Pappa Sven

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Mathias Dahlgren, el gran cocinero sueco, sostenía que cuando creaba algo lo probaba y lo consideraba bueno si “daba esa sensación de pan con mantequilla”. Los suecos son tan austeros en sus conductas, que sólo con esta sensación requerida por Dahlgren tienen suficiente para disfrutar. Cuando me llegó el pan con mantequilla blanca, blanquísima, a la mesa del Pappa Sven, recordé al cocinero y supe que disfrutaría en este restaurante de Sant Antoni que llevan tan bien Nina Olsen y Erik Nilsson, con sus apellidos indiscutiblemente suecos.
Los rigores del invierno hacen que en Suecia se vean obligados a disponer de una despensa muy cargada de exquisitos productos que recogen en bosques y pantanos durante el verano y se secan, ahúman o marinan. Maestros en la materia, su cocina, además de austera, es muy rica en sabores, texturas y aromas. En nuestra visita optamos por un menú y dos platos de la carta. Del menú apreciamos el salmón marinado, con su tostada, y una salsa de mostaza dulce que abrió paso al hambre para saborear otro de los platos tradicionales suecos: las albóndigas. Pero Erik, el camarero también sueco, me advirtió: “no son las de Ikea”. Y tenía razón. Exquisitas, suaves, acompañadas por un puré magistral.
De la carta probamos el arenque frito en escabeche, con pan de ‘kavring’ (un pan espaciado, marrón, con toque de miel), manzana, cebolla roja y huevo duro. Me trajo recuerdos de los años setenta, en un fin de año en Estocolmo, con todo cerrado y sólo pan sueco. Fue un ayuno obligado que acabó el primer día del año, no porque abrieran las tiendas, sino porque al embarcar hacia Finlandia nos topamos con un buffet que es característico en los mares del Norte por esa fecha. Recuerdo una imagen imborrable de una enorme cantidad de bandejas con arenques y langostinos de todo tipo, bacalao en todos los estilos, carnes de reno o alce con frutos, sobre todo arándanos y bayas. Inolvidable.
En Pappa Sven acabamos la comida con otro característico segundo, el ‘lutfisk’ o ‘bacalao de soda’, con guisantes, bechamel, pimienta de Jamaica, clavo y patatas hervidas, estas cenicientas siempre presentes en la cocina sueca, que se almacenan bajo tierra para que duren todo el año. De postre, pastel de chocolate relleno de trufa, leche condensada, helado de vainilla y nueces o simplemente la quiche de manzanas, con helado de azafrán. Cerveza sueca. Óptima.

 

Por Marcelo Aparicio

Publicado

Detalles

Dirección Villarroel, 22
Eixample
Barcelona
08011
Transporte Sant Antoni (M: L2)
Contacto
Horas de apertura De ma. a sá. de 13 a 17 h. y de 20 a 24 h.

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening