Suís

Restaurantes, Cafés Gràcia
1 de 5 estrellas
(2reseñas)

Chocolatería, cafetería y heladería. El Suís toca tres teclas y las toca bien. Es un local de dimensiones considerables, al que puedes entrar a cualquier hora del día a tomar un zumo natural, un helado, un café, un granizado, un chocolate con bizcochos, una horchata y acompañarlo de algo para comer. Su punto fuerte, sin embargo, es el té. Ofrecen una carta muy extensa, con variedades de té rojo, blanco, negro, verde, infusiones y rooibos, una tisana con propiedades antioxidantes y muy relajante.

Publicado

Nombre del lugar Suís
Contacto
Dirección Travessera de Gràcia, 151
Gràcia
Barcelona
08012
Horas de apertura Cada día de 7.30 a 20.30 h.
Transporte Fontana (M: L3)
Static map showing venue location

Average User Rating

1 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:2
LiveReviews|2
1 person listening

Ayer tuvimos la desafortunada idea de ir a tomar unos cafés y unos zumos en este establecimiento.

La persona que nos atendió, una señora de mediana edad, fue bastante desagradable ya de entrada.

Tomamos unos zumos 'naturales' a casi 5€ el zumo, que tenían sabor de agua teñida con grumos... y unos cafés que estaban en el umbral de la normalidad.

A la hora escasa de habernos sentado, y haber hecho un consumo de más de 15€, la misma persona que nos había atendido se acercó para pedirnos que nos marcháramos porque tenía a otra gente esperando mesa... nuestra cara de estupefacción fue monumental. Nunca nos habíamos encontrado con una situación parecida. Evidentemente, no volveremos nunca más! Y por supuesto, todas las veces que tengamos ocasión, explicaremos a nuestro entorno, el trato pésimo recibido en este local.

Por los comentarios anteriores, puedo apreciar que es norma de la casa tratar mal los clientes...



Lo peor de la cafetería son los camareros. Son muy maleducados! 

Ofrecen un rincón para los niños pero es muy incomodo acceder con el cochecito y los lavabos no tienen ni cambiador ni un espacio donde cambiarlos.

Los bocadillo son pobres y el café nada del otro mundo.