Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Blue Spot

Blue Spot

Restaurantes, Marisco
Blue Spot
1/3
© Olga Planas Blue Spot
Blue Spot
2/3
© Olga PlanasBlue Spot
Blue Spot
3/3
© Olga PlanasBlue Spot

Time Out dice

Las vistas increibles son interesantes sobre todo cuando son inéditas. Y este es el caso de Blue Spot, de En Compañía de Lobos; en lo alto del cubo cromado de la milla noble de la playta de Sant Sebastià, ofrece una vista de 360º de Barcelona. La peculiaridad es que la perspectiva es desde la bocana del puerto. Y te desencaja la mandíbula tanto o más que otras más vertiginosas. Rodea el restaurante una terraza con coctelería creativa que es la guinda del pastel, pero este no es un artículo de interiorismo (aunque Isay Weinfield firma el local).

Una gran virtud de la cocina del Blue Spot (donde han invertido Pisha, es decir, Piqué y Shakira) es haberle dado la vuelta a esa costumbre repugnante de arruinar el buen marisco ahogándolo en zumo de limón. "La idea es no tocar demasiado el producto del mar, son sabores directos de marisco y de pescado a la brasa, pero añadiendo un toque cítrico diferente", explica Tiago Bonacina, el director. Este restaurante, precisa, "no es un lugar para hartarse, sino para probar un producto excelente, todo el pescado es salvaje, tanto de lonja de la Barceloneta como de pequeño proveedor".

Y disponen de una carta larga y comprensible (entrantes, carne, pescado, dos sopas, pastas y arroces) llena de platos exitosos. Empezando por unos finísimos berberechos a la brasa realzados por un sutil toque de curry rojo. Y un cangrejo real que ya viene sin trabajo, que pintas con deleite con una salsita de espuma de gambas y caldo.

Y ojo al cangrejo de concha blanda en formato hamburguesa. Dos brasas tras la barra presiden el restaurante: la robata para los pescados –pasan por brasa tanto rodaballo como navajas– y un horno de carbón que ahuma la carne. No os olvidéis de los arroces. El de rebozuelos y gambas, en la justa frontera de lo seco y lo meloso –y un sabor potentísimo de setas del tamaño del puño de un bebé– es un mar y montaña de los que van. Es un lugar para gastarse el dinero, aunque el ticket no sea obsceno: concentraos en disfrutar del sabor de cada bocado, probad varias cosas y visualizadlas con el ojo palatal. Saldréis con la barriga y el alma satisfechas.

Detalles

Dirección Passeig de Joan de Borbó, 101
Barcelona
08039
Transporte Barceloneta (M: L4)
Contacto
Horas de apertura Cada día de 13 a 16 y de 18 a 3 h. Lu. y do. hasta 24 h.

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening