Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Chicken Shop/ Dirty Burger

Chicken Shop/ Dirty Burger

Restaurantes, Hamburguesas El Gòtic
Apple Pie Chicken Shop/Dirty Burger
1/5
Chicken Shop/Dirty BurgerApple Pie Chicken Shop/Dirty Burger
Chicken Shop/ Dirty Burger
2/5
Chicken Shop/ Dirty BurgerChicken Shop/ Dirty Burger
Chicken Shop/ Dirty Burger
3/5
Chicken Shop/ Dirty BurgerChicken Shop/ Dirty Burger
Chichen Shop/ Dirty Burger
4/5
Chichen Shop/ Dirty BurgerChichen Shop/ Dirty Burger
Veggie Burger Chicken Shop/ Dirty Burger
5/5
Chicken Shop/ Dirty BurgerVeggie Burger Chicken Shop/ Dirty Burger

Time Out dice

¡Ojo! Nos esforzamos para informar con precisión. Pero estos son tiempos inusuales, así que, por favor, confirma que este local aún está abierto.

Así como hemos asistido a la única o solitaria rehabilitación del 'fish and chips' y a la de la hamburguesa, ¿por qué no se puede ofrecer un buen pollo? Por defecto, no nos fiamos del pollo barato. Pues eso no debería pasar en el Chicken Shop/ Dirty Burger, la primera franquicia que Soho House abre en España.

Une bajo un mismo techo los dos restaurantes de la casa: pollos y hamburguesas. La gracia de todo esto es la sencillez y la calidad del producto. El pollero jefe, el cocinero Iñaki Moreno, explica que es "tan simple como pollo de corral del Empordà, marinado 24 horas, hecho al vapor, vuelto a marinar y asado con leña y carbón". Sencillo pero laborioso.

Lo pruebo: por poca pasta, te traen un plato de medio pollo, tierno y sabroso, en el que incluso masticas con deleite las a menudo áridas pechugas (hecha al vapor, los jugos no se pierden y se gana gusto). Y el marinado aporta una marcha picantona parecida al 'jerky chicken' jamaicano. Aunque el chef no abre la boca sobre la receta, se intuyen pimientos dulces y ahumados. Ver como asan las aves es un 'show': en lugar de los omnipresentes hornos Josper, el director, Christian de Martino, presume de una barbacoa muy poco usual. Un pequeño foso donde quemadores de gas incendian leña y carbón, y con la llama natural encendida giran los pollos encima. "Sólo media hora: es el toque para que el pollo tenga la piel crujiente y un toque de brasa y de humo", dice Moreno. "Es muy importante que veas como cocinan lo que te comerás", añade.

Sobre todo, lo que mola más del binomio pollo/hamburguesa es la sencillez desarmante de la carta: pollo asado, cuatro guarniciones y tres postres. Lo mismo con las hamburguesas: ante la tomadura de pelo en que ha degenerado la 'burger', aquí hacen tres recetas (una es vegetariana) que cuestan entre cinco y seis euros. Y no son gigantescas, pero sí que tienen un sabor equilibrado, con ternera de Girona de primera y toques gourmet como una loncha de bacon de un centímetro de espesor hecha a baja temperatura. Valen la pena.

Las ensaladas también van al grano, por sencillez y calidad: lechuga romana buena, carnosa y dulce, tan difícil de encontrar, con aguacate y vinagreta de mostaza. Y las patatas fritas, caseras, son todo un vicio, así como los postres de pastel de manzana, con pedazos de fruta asada bien gruesos entre la harina y la canela.

Detalles

Dirección Plaça del Duc de Medinaceli, 2
Barcelona

Transporte Drassanes (L3)
Precio 12-15€
Contacto
Horas de apertura Dl. a dv., de 13 a 24 h. Ds., de 12 a 24 h. Dg., de 12 a 23 h
También te gustará
    Últimas noticias